16 enero 2017

Bajo la lluvia

Rainy Day. Foto de Rhads

Solía caminar bajo la lluvia, lo hacía desde que era muy niño, de hecho ese era uno de sus recuerdos más precisos. Sentía un tremendo alivio cuando llovía a raudales y la gente decidía quedarse en casa. Era entonces cuando aprovechaba para calzarse unas gruesas botas, y lanzarse a las calles vacías para sentir el chapoteo bajo sus pies y las gotas de agua deslizándose por su impermeable.

Le gustaba su vida, el ritmo regular de sus actividades diarias, la monotonía de las horas en un ciclo sin sobresaltos, que le mecía en un regazo de comodidad que nunca tuvo que echar de menos.
Aún así, había algo que le inquietaba en lo más profundo de su ser y que se le representaba de forma explícita durante esos largos paseos sin rumbo en los días de lluvia: la soledad de los vagabundos sin techo que habitan en las calles y que nadie ve. Hombres, sobre todo, pero también alguna mujer. Seres rasgados por un pasado de alcohol, drogas o calamidades de lo más variopinto. Personas que tuvieron una vida, como la suya o la de los otros, aquellos con los que compartía trabajo o edificio de viviendas.

Quiso componer un poema e incluso una canción sobre el tema. Exponer su atracción por los días de lluvia y el silencio de la calles, o por las personas que habitan en ellas o los barrios en los que no vive nadie, pero no encontró las palabras precisas, y no lo hizo.

10 enero 2017

Homenajes


David Bowie. Fotografía de André Monet


Hoy hace exactamente un año de tu partida. Sigo recordándote, poniendo tus discos, bailando tus composiciones e incluso tatareando estrofas y estribillos en un inglés, digamos, bastante poco correcto.

Durante todo el año se han sucedido un gran número de homenajes (de los cuales he intentando no perderme ninguno) en la radio, en la prensa y en la televisión. Personalidades del mundo de la cultura han repetido esa letanía de que eras único. No hacía falta que ellos lo dijeran, otros seres anónimos, como yo, lo hemos sabido siempre, por eso seguimos recordándote cada día, también hoy.

Seguirás brillando en tu firmamento de estrellas por toda la eternidad.

30 diciembre 2016

De estrellas, motores y huidas


Somos, cada uno de nosotros y nosotras, las estrellas guías de nuestro propio destino, hecho, en parte, con los sueños que tenemos o con las ideas que perseguimos. Mientras tengamos objetivos y sueños nuestra luz interior será el combustible indispensable para este viaje.

Fotos de Ginebra

Somos escritores de nuestra propia historia, esa que mezclamos con la de los otros. Escribimos el guión de nuestra vida, a veces nos atascamos con la trama o los personajes, la reescribimos o la dejamos a medias, la finalizamos o incluso la destruimos. Viajamos (o quizá debiera decir: huimos) hacia un futuro que desconocemos, desde un presente plagado de añoranzas y/o desvelos, después de haber buceado en un pasado hecho de buenos y malos recuerdos...


Mis mejores deseos para todos y todas en este Nuevo Año que comienza. Espero que sigamos compartiendo cosas desde estas ventanas que se abren al mundo que tenemos cerca y aquel que nos queda lejos en la distancia, pero extrañamente cercano en los sentimientos.

22 diciembre 2016

Planetas convergentes

Telaraña. Foto de Ginebra
He aprendido a esquivar las telarañas, las de fuera y las de dentro (que siempre he intentado, con más o menos éxito, echarlas "p'a fuera"). 

Mientras tanto me dedico, entre otras cosas, a observar la pericia del tejido, el vértigo de un trabajo "de altura" y la perfección de esa convergencia en una red de espacios y ramajes que crecen sin estorbarse; me ensimisma ese concepto espacial de "alto x ancho" equilibrado y perfecto. Nada entorpece a nada, a nadie.

Cada cuál sabe exactamente hacia donde dirigirse en un equilibrio perfecto entre su existencia individual y su entorno...

14 diciembre 2016

Simbiosis

Lava y espuma. Foto de Ginebra

Eran como la roca y las olas, se abrazaban con ímpetu para separarse después. Un ir y venir de acercamientos y alejamientos expresos, tácitos, impredecibles, deseados, necesarios o destructivos.

La simbiosis de lava y espuma formaba parte de sus existencias individuales y duales.
El mundo les quedaba lejos porque, a sus ojos, todo les quedaba chico.

09 diciembre 2016

"Baile cósmico"





Árboles. Foto de Ginebra


Cavar un profundo hoyo en una zona abrigada de los vientos y soleada, tener  en cuenta la dimensión y peso del individuo, y plantar bien profundamente la raíz en la tierra.

Cubrir con abundante tierra mezclada con fertilizante o abono en pequeñas dosis (otra vez hay que "sopesar" peso y dimensiones) y proporcionar riego equilibrado. Dejar que cada especie se desarrolle libremente. Tener paciencia y observar. Ser optimista y, siempre, saber esperar.

02 diciembre 2016

Nido vacío

Una casa de altura. Foto de Ginebra

El nido de amor se tornó en una casa vacía. A frases tan típicas como "tenemos que hablar" o "deberíamos darnos un tiempo", le siguió el sonido de las ruedas de la maleta en la tarima, la melodía de un disco antes de partir o la llave en la cerradura. 

El silencio se extiende por todos los rincones de cada una de las estancias. Hoy, como ayer, el buzón estará vacío, como el corazón.