Como la luz de un sueño, que no raya en el mundo pero existe, así he vivido yo iluminando esa parte de ti que no conoces, la vida que has llevado junto a mis pensamientos... Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto cruzar la puerta sin decir que no,curiosear los libros, responder al deseo de mis labios con tus labios de whisky, seguir mis pasos hasta el dormitorio.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo, hicimos mil proyectos, paseamos por todas las ciudades que te gustan, recordamos canciones, elegimos renuncias, aprendiendo los dos a convivir entre la realidad y el pensamiento. Espiada a la sombra de tu horario o en la noche de un bar por mi sorpresa. Así he vivido yo, como la luz del sueño que no recuerdas cuando te despiertas. Me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca.

Descafeinado

Sale el sol tras la tormenta. Foto de Ginebra


Acaba de llover de una forma abrupta, casi salvaje, como llueve durante las primeras tormentas de septiembre que preludian la llegada del otoño. Ha salido a correr un rato, no sabe si para disipar su abulia o para mantenerse en forma, supone que se trata de las dos cosas.

Le gusta el sonido de los charcos bajo sus nuevas deportivas y el sol cálido que emerge tras el aguacero impertinente.
Escucha una canción de  Talking Heads en su reproductor de mp3, mientras trata de concentrarse en el ritmo de su respiración, entre suave y entrecortada, según la intensidad de sus zancadas y la pendiente del terreno.

Se dispone a cruzar el amplio llano asaetado de caminos de tierra, para tomar después la vía del tren y llegar hasta la charca dónde abreva una colonia de cigüeñas.
Piensa en la monotonía de un día laboral, en los estrenos de cine y en lo que va a hacer al día siguiente en su tiempo de asueto. Se debate entre la lectura o el footing, actividades solitarias propias de alguien como él.

Ha pensado en adoptar un perro. Sabe que la perrera municipal está desbordada, pues un efecto de la crisis (otro más que añadir a la larga lista de despropósitos) es el abandono de animales inocentes que no deben entender en absoluto esa falta de decoro de unos dueños a los que se han entregado sin contemplaciones.

Tiene marcado en su cabeza el recorrido de sobra conocido, que suele realizar tres o cuatro días por semana. Después llegará a casa del mismo modo en el que vino, se duchará y preparará algún plato para cenar, algo ligero y descafeinado, como la vida rutinaria en la que está atrapado sin remedio.

Como niño con zapatos nuevos




El herraje, oficios en desuso. Fotos de Ginebra

Hay oficios artesanos que aún perviven (por suerte) en estos tiempos modernos en los que "los caballos de vapor" han sustituido prácticamente a los otros.

La figura del herrador, como muestra este breve vídeo, es imprescindible en el mundo de la equitación. De un buen herraje depende en gran medida la salud del caballo, suele decirse que sin cascos sanos  no tienes caballo, así es que "los zapatos" que lucen estos animales son fundamentales para disfrutar de ellos.
El herrador se merece,como poco, una bulería.

De casa




El hogar, serie retratos. Fotos de Ginebra

Bajo la luminosa ventana,
duerme una escalera
que los niños despiertan por la mañana.

Agua, Sol, globos
y bañadores. 
El húmedo azul descansa en el baúl.

"Bocadillos, mascotas y camelias"




Retratos por Ginebra

Una merienda entre los contrafuertes de la iglesia templaria de Santiago. Desde ahí podemos escuchar los conciertos que se desarrollan en la plaza mayor de la ciudad. Es un momento de ocio para los padres y de gozo para los niños. Zumos y bocadillos, chocolatinas y chicles de fresa.

Los burritos de "Satu" conocen las trochas de los Barruecos, pero están deseando volver al punto de inicio, quizá cansados de "dar vueltas a la noria", me hago una idea y les entiendo. A los humanos, de alguna forma, nos pasa lo mismo. Volvemos y Satu nos ofrece un  delicioso zumo de naranja recién exprimido.

Acaricia un perro o se baña con camellias japonicas. Busca los pétalos blancos entre la espuma de jabón, mientras suena en la sala  una canción de The Undertones.

"Esa España nuestra"

Reflejos, autorretrato.

Una mujer posa ante un espejo. Lo que vemos es, únicamente, el reflejo que el cristal nos devuelve, pero la mujer en sí es inaccesible, en el sentido de que apenas podemos intuirla, es prácticamente una silueta sin rostro, aunque muestre su boca.
No sabemos nada de ella, como no sabemos lo que abarca esa tupida red de corrupción que campa a sus anchas en España. Conocemos nuevos datos y sospechamos de la gran cantidad de ellos que quedan ocultos e impunes, pero la realidad como tal se nos esconde todavía.

Una abre un periódico o escucha las noticias y se atiborra de casos de latrocinio de dinero público y se sacia y se empacha, como si se hubiese comido una caja  entera de mazapanes navideños, aunque el regusto que le queda en la boca no es dulce, sino completamente amargo.

España es el paídonde más ha crecido el número de pobres y dónde "una minoría muy mínima" se ha enriquecido asquerosamente a costa del trabajador y/o contribuyente. España es ese sitio de "tarjetas fantasmas y de fantasmas con tarjetas", dónde, aparentemente, todo vale. España es, también, ese sitio dónde muchas familias sobreviven haciendo malabarismos, dónde crece el número de parados, de dónde salen en tropel centenares de jóvenes preparados y formados, donde crece la angustia y la desesperación, como dice el bolero de turno.

Intentar un cambio, en estas condiciones, ya no es una utopía, sino más bien una necesidad.

Bajo un castaño muerto


El castaño muerto. Foto de Ginebra

Alrededor del castaño muerto vive el silencio, que a veces rompe el vuelo de una cigüeña o el piar de los pájaros que buscan sus ramas desnudas para anidar. El castaño personifica, así, la metáfora de que la Vida, a veces, vence a la muerte. 
Hemos Matado El Amor. 

El perro de Sandra nos ladra cuando atravesamos el sendero de tierra que llega hasta el Árbol. 
No soporta que ningún desconocido se acerque al lugar donde reposa su dueña tumbada en una colchoneta naranja que flota en la piscina. 
A dos Desconocidos Siempre les separan Años Luz

Descansa el cabrero a la sombra yacente de este castaño. A ratos hojea un libro, aunque prefiere Tocar el violín, mientras pacen tranquilas sus cuatro cabras. Nos saluda con la mano cuando nos oye subir la cuesta. Entendemos por su gesto que le gustaría tener un rato de conversación.
Bajo El castaño muerto, hablamos de poesía, del Tiempo, del pueblo; mientras el sol de verano asciende castigador...

Sólo el amor puede salvarnos.




Trazos para soñar.



Ella dice que entiende las cartas sin palabras al leerlas.
Dice:" En esta clase de cartas, se ocultan por todas partes 
señales secretas de felicidad".
Sabe leer también las intenciones y detecta inmediatamente
las mentiras de los amantes.
Dice:"Nadie se fía de mí, me piden que les enseñe mi título.
Pero para la felicidad  o los engaños entre amantes 
no hacen falta pruebas".



"Al caer el velo de la  noche,
me arreglo cuidadosamente, me pongo lápiz de labios,
corrijo el gesto, mientras espero tranquilamente
que llegue la soledad"

Ilustraciones de Jimmy Liao en "Hermosa Soledad".
Novela gráfica y autobiográfica. Poesía e ilustraciones llenas de melancolía, de tristeza, de luz y esperanza. Una obra pictórica y poética que Liao escribió tras sufrir leucemia, enfermedad que le recluyó en un hospital para veteranos.
Un lápiz mágico, un alma sensible y un saber expresar sentimientos, podrían definir al genio creador del "Pez que Sonreía", "Secretos en el Bosque", "Desencuentros", "Soy Feliz" o "Hermosa Soledad" (de la que forman parte estas ilustraciones). Un descubrimiento delicioso que todos los públicos pueden saborear detenidamente.