30 abril 2016

No son un objetivo

"Los Hospitales no son un objetivo" es el lema de la nueva campaña que MSF está difundiendo en la red, después de que hace dos días fuera bombardeado  por las tropas de Bashar Asad un hospital en Alepo dónde murieron cincuenta personas, entre ellas niños y el último pediatra que quedaba en la ciudad; y todo esto ocurría mientras está vigente un alto el fuego entre el gobierno y la oposición.

Una niña llora mientras mira al objetivo de un cámara y chilla preguntándose qué han hecho ellos para merecer esto. No muy lejos de allí, un niño también llora desconsoladamente ante el cadáver de su hermano. Perdió a su padre hace meses en otro bombardeo y grita por qué ha tenido que sobrevivir él... No encontramos las palabras que puedan describir esta situación mientras  algunos se cuestionan, todavía, el porqué llegan refugiados sirios a esta Europa que les ha dado la espalda.



El próximo día 3 de mayo, el consejo de seguridad de la ONU votará una resolución en la que hospitales, pacientes y civiles en zona de guerra no sean blanco de ataques, y yo me pregunto ¿es qué todavía no tenemos esa resolución?¿No estábamos en el siglo XXI?. No me lo puedo creer... En fin, precisamente este vídeo quiere impulsar dicha resolución y el objetivo de MSF es que se difunda en las redes, así es que todos y todas podemos colaborar haciendo extensivo el mensaje. Proponen la difusión del vídeo acompañado de este breve texto que puedes copiar y pegar en tu facebook, twiter, blog, etc...

Apoyo a Médicos Sin Fronteras en su petición al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que reafirme la protección de la prestación imparcial de asistencia médica, del personal de salud y de todos los pacientes, independientemente de su origen, y establezca un mecanismo de investigación independiente y eficaz para informar de los ataques a las instalaciones médicas y hacer que los responsables rindan cuentas. Los hospitales no son un objetivo. #NoSonUnObjetivo
De media, una estructura de salud apoyada por MSF fue atacada o bombardeada cada semana durante 2015 y las primeras seis semanas de 2016 en Siria. El personal sanitario y los centros de salud de MSF también han sido objetivo en Yemen, Sudán del Sur y Afganistán, entre otros países, causando un sufrimiento intolerable, muerte y desolación.

25 abril 2016

Nidos

Nido y granito. Foto de Ginebra

Los nidos siempre han llamado mi atención. Cuando están ocupados y también cuando están vacíos. Me gusta observar dónde y de qué forma han sido construidos. Quiénes y cómo son los seres que los habitan y, si tuviera tiempo, investigar cómo y de qué forma viven sus inquilinos.

Hay nidos de amor (niditos suelen denominarse en el argot cotidiano) nidos imponentes como los que construyen las cigüeñas con todo lo que encuentran por ahí; nidos pequeños fabricados con paja y barro... En definitiva, esos lugares que sirven para cohabitar en pareja generalmente, para procrear o para vivir como cada cual vaya pudiendo o le dejen.

Este nido de la fotografía es casi una anécdota, porque el sostén en el que se enraiza llena por completo el espacio, es su columna vertebral, inexpugnable y soberbia esa mole de granito.

No hay habitantes, en este preciso instante han salido a comer, pero regresarán al hogar, como lo hacemos nosotros; a ese lugar que nos acoge y protege, que nos define como personas, incluso. El hogar o el derecho a una vivienda digna, pero eso es otro tema...

Volamos, pero volvemos, regresamos siempre a los brazos que, entendemos, nos reciben temblorosos por la dicha del regreso.

19 abril 2016

En el monocromo cotidiano

Anastasia. Foto de Ginebra
Tiene nombre de princesa rusa: Anastasia, y es una especie muy antigua originaria de Asia. En la cultura oriental es una flor que simboliza la buena suerte, la alegría y el bienestar. En la antigua China representaba el poder del emperador y su cultivo estaba prohibido en los jardines populares, sólo podía cultivarse en los jardines del emperador. En la tradición japonesa ocurre prácticamente lo mismo, y su significado sigue siendo el mismo hoy que en la época imperial.

Chicago la ha adoptado como flor representativa del estado, y conserva en todo el país un significado similar al de oriente; todo lo contrario que en Malta, dónde se considera portadora de mala suerte. En México, regalar crisantemos es sinónimo de estar enamorado.
En España es la imagen típica del día de los difuntos, más que nada porque su floración comienza a finales de octubre y noviembre; aunque ahora podemos adquirirlas en cualquier temporada, pues se ha convertido en una flor que se cultiva en invernaderos.

Es una flor que me gusta mucho (creo que a mucha gente  le gustan los crisantemos) y que comparte espacio con mis orquídeas y algún que otro tulipán y narciso.
Quizá es por eso por lo que también cabe en mi cámara de fotos. La observo con atención, me deleito en sus forma, en el dibujo de sus pétalos ovalados y la retrato con menos maestría de la que merece. En definitiva, flores que adornan nuestra existencia. Notas de color en el monocromo cotidiano...

12 abril 2016

De monstruos






Terroríficamente buenos. Fotos de Ginebra

Podrían dar miedo, pero no es el caso. Estos niños, por mucho que se empeñen, no infunden esa emoción negativa; todo lo contrario, con sus caras pintadas, sus gesto, poses o miradas; su expresión en una palabra, nos acercan a ese mundo infantil que está a punto de esfumarse para conducirles a la pubertad, y de ahí, directamente, a la adolescencia... ¡otra vez!.
Les (nos) esperan cambios físicos y psicológicos, así como conductuales. Con eso contamos...

Lo que da miedo, de verdad, son los tinglados políticos y económicos que envuelven el panorama nacional: Los Papeles de Panamá, la vida y "milagros" de la Barberá, los desatinos del gobierno en funciones (sobre todo respecto de su actitud en el tema de los refugiados sirios en Europa), la corrupción, etc... Todo esto da miedo lo mires por donde los mires... La ineptitud, la incertidumbre, la vergüenza, la desfachatez, la falta de moral en una palabra y  la inquietud que todo esto  nos genera...

Ojalá todos nuestros "monstruos" fueran como estos que aparecen en las fotos... sería alentador y reconfortante, francamente, pero me temo que la realidad es otra... (¿debería cambiar el nombre a este blog?).

05 abril 2016

Cara y Cruz



Ella no mira a las montañas, tiene el rostro escondido entre sus manos. Las nubes se funden con el humo de las hogueras otoñales. La luz de la mañana baña su cuerpo atlético. Desnuda, aparta su mirada de las cumbres, del sol, de todo lo que hay a su alrededor. No sabemos si se trata de un gesto de dolor, de retraimiento o simplemente una expresión íntima que viene utilizando desde que tiene uso de razón.

Hogueras en el valle. Foto de Ginebra
Él, en cambio, mira hacia el fondo del valle desde su atalaya granítica. Ella y él, a dos pasos el uno del otro y ,en realidad, tan distantes. A la sombra,por costumbre; en la cara oculta, que es donde se siente como "pez en el agua";solos ella y él, cruzando la sierra, planeando a través del llano, remontando el cauce,y sobrevolando el espacio hasta perderse en una cumbre y regresar de nuevo al origen, a ese tiempo en el que los dos eran cara y cruz del mismo compás.

30 marzo 2016

Como un árbol


Estábamos en casa de mis amigos, habíamos ido a pasar el fin de semana a La Vera. Era domingo e íbamos a salir a tomar una cerveza y a comer por ahí. Recuerdo el día y el instante cada vez que veo esta fotografía.La puerta se abrió repentinamente (nadie llamó, eso es algo que me molesta) era mi hija, tenía mi cámara de fotos y, sin mediar palabra, me hizo este retrato y, en ese acto inocente e impulsivo, vino a romper ese hechizo que es tu imagen y tú frente a frente.

Esa intimidad que creamos cuando nos arreglamos para salir de casa siempre me ha recordado, de alguna forma, a una especie de ritual mágico que ejecutamos lejos de la mirada de los otros. Suelo poner música mientras me aseo, me visto, pinto mis labios, me perfumo y elijo  los pendientes y abalorios que combinen con mi indumentaria y con mi estado de ánimo... En eso consiste, ya ven, ese "universo femenino" del que suele hablarse y que levanta más expectativas que otra cosa (al menos entre el género masculino) pues ahí está contenido ese universo, al menos el mío...

Mirarse en el espejo, reconocerse y gustarse (y no me refiero a la imagen física) es un gesto que requiere valor, porque el espejo, como la cámara, siempre te devuelve algo que pasa inadvertido a los ojos de los otros, pero que no puede esconderse. He de decir que en la mayoría de los casos me enfrento de una manera tranquila y segura ante mi propio reflejo. No escondo mucho, para ser franca, no escondo nada y, aunque hay excepciones, estoy conforme con mi pensamiento y mi modo de actuar. Creo que soy una persona coherente, aunque haya circunstancias y contextos en los que me contradiga porque soy humana, ni más ni menos,y asumo mis imperfecciones, y trato de corregirlas (en eso creo yo que consiste la evolución, y no en tener los cachivaches más modernos y las últimas generaciones de electrodomésticos, por ejemplo).

Es valiente quien pide disculpas, quien se corrige cada día para crecer como un árbol, a pesar de los avatares cotidianos, que no son pocos. Es valiente quien expresa lo que siente y no lo esconde, porque las emociones positivas debemos airearlas, expresarlas, compartirlas, porque si no lo hacemos, puede ocurrir que nadie sepa que las tenemos, y eso es un error, porque se rompe un instante vital que no se recupera. No hay que tener miedo a decir "te quiero",por ejemplo, es una frase asombrosa que se contiene en dos palabras: pronombre y verbo, y que encierra la esencia humana más gratificante, seguramente.

21 marzo 2016

Jirones

Nubes y cigüeñas. Foto de Ginebra
Las nubes son jirones deshilachados que rasgan el azul del cielo. Nubes de un blanco puro como el plumaje de las cigüeñas que se precipitan hacia el edificio que alberga el antiguo lavadero.
Vuelo precipitado, armónico, sonoro y cálido.

Hubo un tiempo en el que volé al compás de otro vuelo y subía y bajaba, aleteaba de alegría o me dejaba mecer por el viento. Volamos acariciando las copas de los árboles y los campanarios de las iglesias. Fue un vuelo intenso.

Una mujer que vuela sola. Sus  ojos son su timón y sus sentimientos, su yo interior, el viento que sus alas necesitan.Un corazón remendado que no se olvidó de latir.