12 noviembre 2018

"Amores confesables"

Caballo tordo. Foto de Ginebra

Al acercarme, se mostró impaciente y desconfiado. Pegada a su cara, le susurré algunas palabras tiernas con la única finalidad de ganarme su confianza. Me olió y me oyó hablarle en un lenguaje no tan extraño. Saqué una zanahoria que guardaba en el bolsillo del abrigo y este gesto selló un acuerdo tácito de "no agresión". El box olía a heno limpio y el caballo tordo brillaba entre los rayos de sol que se colaban en las cuadras.

Saqué mi cámara de la mochila y le retraté. En una carpeta llamada Horses convive con otros corceles, con otras yeguas y con tantos otros potros. Amores confesables porque los habrá que no se ajusten a ese calificativo...Y es que el amor es tan frágil y tan fuerte; tan abstracto y tan concreto; tan dulce y tan amargo; tan diferente , infinito e inabarcable que a veces produce vértigo y lo mismo puedes querer a un caballo que a un hombre o una mujer.

El corazón se ensancha con un poema enviado a golpe de clic; con unas flores recibidas por sorpresa, con un libro que te baña con vocales y consonantes bien hiladas...Las nubes y el crepitar del fuego en la chimenea. El color del otoño, la lluvia mansa que cae sin tregua, el olor a tierra mojada y mi caballo retozando en la dehesa.

28 octubre 2018

"No Pasarán"

Abuela pidiendo limosna. Foto de Ginebra

Tiempo de Resistencia, de caravanas, de movimientos sociales por la dignidad de las Personas. Dignidad es igual a Derechos y Oportunidades (y lo pongo en mayúsculas) porque son palabras antiguas que siguen esperando ser comprendidas y si no, al menos respetadas.

Reparto más equitativo de la riqueza, economía sostenible con el medio ambiente, derecho a la educación, a un trabajo digno, derecho a recibir atención sanitaria, derecho a estar bien alimentado, a la seguridad personal, a una vida en paz, a un hogar... pero, sobre todas estas cosas tan importantes porque son justas el  derecho a la Libertad Personal, ese tesoro que nadie puede arrebatarnos porque sólo nos pertenece a nosotros.

Ante el avance de respuestas políticas de ultraderecha en Europa, en Brasil, en EEUU; ante la decepción de una izquierda corrupta y vil como la venezolana o la nicaragüense, se hace preciso que sean las masas las que tomen el relevo y recuerden a los gobernantes mundiales de dónde nace el concepto de Soberanía Popular.

Tiempos de Resistencia y de No Pasarán...

20 octubre 2018

Fronteras

Cigüeña, serie paisajes pedregosos. Foto de Ginebra

Como todo sucedía a una velocidad de vértigo en la que se mezclaba la infinita estupidez tan característica en la especie humana, el ruido constante y los sucesos incomprensibles; la cigüeña optó por encaramarse al islote pedregoso en medio de la charca.

Allí podía observar sin ser molestada, alimentarse a placer y evadirse del trasiego de paseantes y turistas.
En su atalaya granítica sólo había espacio para ella misma, esa era su frontera particular modelada por el agua y por el viento.Un lugar inexpugnable.

07 octubre 2018

"Viento del Norte"

El viento. Foto de Ginebra

El viento del norte galopa salvaje hasta la orilla. Desbocado e inmisericorde, despeina la caballera de una estatua urbana, desguaza paraguas a su paso y perturba el orden de sillas y mesas en la terraza de un bar.
Una mujer se queja de la llovizna fina que comienza, y amenaza con descargar intensamente en breve.

A lo lejos,un hombre semidesnudo avanza por la arena de la playa y se detiene en la orilla. Se agacha y recoge un objeto con el que escribe lo que las olas se van a llevar.

Un joven  ayuda a su madre a recoger la colada en la terraza del  segundo piso. La lluvia arrecia, la gente corre por la calle.Desde la ventana abierta del primero fluyen hasta mis oídos las notas de una maravillosa canción que tan bien conozco. Dejo que me envuelva entera, que me acaricie con tacto de seda. Abro la boca e inhalo la melodía, me bebo a sorbos su voz.

25 septiembre 2018

Tierra y Mar

El velero entre los árboles. Foto de Ginebra

Desde el lugar en el que me encuentro lo veo navegar a merced de un viento suave, que más que impulsarlo, lo mece desde el horizonte y lo conduce cercano a la orilla, hasta el embarcadero.
Me siento a divagar, mientras lo espero. Pienso en sus ocupantes, en quienes son, en cómo viven, y como tengo tiempo, me invento cuál podría ser su historia. Puede que se trate de un grupo de  amigos, tal vez una familia con hijos o una pareja joven que disfruta de su recién estrenada intimidad de una forma que se me antoja "la mar" de romántica.

Apostada entre los árboles me siento en la hierba y prendo un cigarrillo. Mirando el balandro y su vaivén tranquilo y reposado, pienso en las otras embarcaciones que, en distintas circunstancias, llegan milagrosamente a la costa saturadas de personas apiñadas y ataviadas con chalecos salvavidas de color naranja.

El mismo mar y el mismo viento y, en cambio, tan diferente...Imagino a esas parejas, también jóvenes, a esas familias con hijos o a ese grupo de amigos a los que se ve sonreír cuando pisan tierra o cuando los voluntarios de la Cruz Roja les ofrecen agua, mantas o cualquier otra cosa.

La vida, tan caprichosa, tan perfumada de azar, que a unos conduce amorosa y a otros golpea sin tregua, incluso sin pesar. África tan desdichada, tan saqueada, tan abusada... África o el origen y el final.

09 septiembre 2018

Cigarrillos y baladas

París, la nuit. Foto de Brassaï

En un rincón del atestado salón, entre el humo de los cigarrillos y la balada procedente del incansable gramófono, una mujer joven reposa su brazo sobre el hombro de su acompañante. No vemos el rostro de él, sólo la sonrisa explícita de ella.En la imagen leemos la complicidad que destila ese momento íntimo entre ambos. ¿Una proposición?, ¿tal vez una confesión o una promesa?.No parece una despedida, más bien un reencuentro esperado.

Sea como fuere, es algo que posiblemente no sabremos porque ese instante fugaz sólo les perteneció a ellos y, de alguna forma, al fotógrafo que captó la imagen a ambos lados del espejo para atraparnos a todos en ella; para hacernos partícipes de la intimidad de dos enamorados en las noches parisinas de hace décadas.

26 agosto 2018

Mirando al norte


Navega a favor del viento un velero solitario. El mar manso, el faro en el islote, la brisa fresca en mi cara.Verano del norte, estío de cielos encapotados y chubascos imprevisibles.


Prepara su caña con la delicadeza de un artesano.Cebo vivo y toda la paciencia del mundo.Hoy comerá lubina salvaje. 
Al otro lado de la bahía, los bañistas se refugian de las miradas entre las rocas. El agua y el viento han hecho un brocado en ellas, como si fuesen canteros de catedral.


Paisajes marítimos. Fotos de Ginebra