19 junio 2017

Sobre la coherencia

Saramago. Foto de Ginebra

"Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir (...).
El problema es que la derecha no necesita ningún ideal para gobernar, mientras que la izquierda no puede gobernar sin ideales (...)"

(fragmento del discurso ideológico de Saramago)

14 junio 2017

"Menos mal que nos queda Portugal"


Había cambiado su ruta diaria para llegar al trabajo. En lugar del autobús, se decidió por el tranvía número 1, que la dejaba muy cerca de la oficina central; la misma que cada mañana limpiaba y abrillantaba antes de la llegada de los ejecutivos y demás "personal gris", trabajadores del banco.

Los nuevos carteles publicitarios habían llamado su atención, sobre todo el que estaba situado junto a la parada.Publicitaba a un joven hercúleo ataviado con una camiseta ajustada y unos calzoncillos.
Considerando que "el hombre de sus sueños" tenía un enorme parecido al modelo de la fotografía, no había dudado de que el azar estaba tejiendo un potente hechizo para que lo onírico, por fin, se materializase en algo concreto y real...

"Momentos Decisivos". Fotos de Ginebra

Los músicos aprovechaban la espera del tren para tomarse un bocadillo  antes de la actuación. Siempre iban con prisas, con la urgencia de aquellos que, en su juventud, tienen grandes expectativas respecto del futuro. 

09 junio 2017

Botones negros


La coneja de la suerte. Fotos de Ginebra

La coneja blanca se llama Lola y tiene los ojos como botones negros.Es curiosa, como roedor que es, siempre atenta a cualquier movimiento, desplegando el sensor particular que son sus tachonadas orejas. 

El novio de Andrea se la regaló y durante un tiempo convivieron ambas, hasta que las ocupaciones de la primera le impidieron atenderla como es debido. Aunque creo firmemente en el poder del azar, desde el principio no me cupo la menor duda de que Lola viviría con nosotros en lugar de con su verdadera dueña y así fue. En los meses sucesivos la mascota cambió de hábitat, de costumbres (si es que viviendo en una jaula se puede hacerlo) y de "realidad", en una palabra.

Ahora vive en mi cocina y, si me preguntan, creo que contestaría que es bastante feliz, al menos así la percibo yo.Es receptiva a nuestras voces, las conoce y se alegra de que nos detengamos un instante ante su casita de barrotes y hablemos con ella. Le gusta especialmente que le acaricie la cabeza y masajee su diminuto y delicado cráneo.Por mi parte, me entretengo observando su mansedumbre y bienestar cuando lo hago y he de decir que se ha convertido en poco tiempo en un elemento indispensable en el hogar (a juzgar por la primera fotografía no sólo para mí).

Una noche soñé que salía de su jaula con chaleco y reloj de bolsillo y hablaba de que el tiempo se agotaba y debíamos darnos prisa antes de que la reina nos cortara la cabeza...

29 mayo 2017

Lejos

Flor. Foto de Ginebra

Ella le dijo: -"Hay una lágrima dentro de los pétalos de la flor".Él contestó: -"Las flores, como los hombres, no lloran".
Ella le dio la espalda y se perdió en sus pensamientos. Se marchó lejos, como venía sucediendo desde hacía tiempo. Más allá de las nubes, en otra dimensión imaginada y/o real.

Él, que muchos días no la veía, aún teniéndola delante; no desvió su atención del montón de tuercas y tornillos que tenía delante de sus ojos, sobre la mesa; y siguió con su tarea: recomponer relojes, por una parte, y, quien sabe, destrozar corazones por la otra...

08 mayo 2017

Bajo la niebla




Bajo la espesa niebla tiemblan los brotes nuevos del viejo roble. Diminutas gotas de agua se adhieren a la corteza del tronco y trepan hasta sus ramas, como hace la sangre por las venas y las arterias.

Bajo la húmeda niebla pienso en lo que fuimos: dos náufragos agarrados a la misma tabla, y con cierta melancolía reconozco que, cansados de nadar a contracorriente, finalmente perecimos en nuestro empeño y nos engulló la mar, como hace la niebla cuando devora el paisaje.

23 abril 2017

En manos del azar

Acordes. Foto de Ginebra

Acordes suaves, susurros de voces lejanas, el taconeo en los adoquines de la calle; y en el jardín; la quietud de una atmósfera recién renovada que espera esos primeros rayos de sol.
Juntos habían comenzado una relación, en un principio, estrictamente musical: componían canciones y buscaban la melodía acertada para unas letras que, en esencia, hablaban de amores prohibidos.

Más tarde esa empatía profesional fue derivando en algo más, y optaron por esconder sus sentimientos a los ojos de los otros. No confiaban en la comprensión de los de su misma especie, ni siquiera tenían claro que sus círculos más cercanos aceptaran su relación.
Ni siquiera el Estado estaba de su parte. Corrían tiempos de extremismo, sinrazón y mojigatería, y el único mensaje aceptado era el de que las relaciones íntimas debían ser entre un hombre y una mujer, las demás estaban proscritas.

Todo lo tenían en contra, excepto lo que sentían el uno por el otro y no querían desprenderse de esa emoción tan valiosa que daba sentido a sus vidas. Entendían que para no tener que despedirse lo lógico hubiese sido no encontrarse. Pero era tarde para eso y decidieron dejar sus respectivas vidas en manos del azar...

14 abril 2017

Abril

Sombras en el bosque. Foto de Ginebra

La ausencia hizo crecer su sombra y ésta  ahora me acompaña siempre. A veces es la sombra de un perro, otras  la de una farola, adopta la forma de algún tipo de nube o incluso se mimetiza con el bosque y se convierte en la de un roble filmado por Tim Burton.


Es su sombra la de un fantasma que se esconde en mi pensamiento y juega a desorientarme para que piense en él, aunque no quiera.

Su sombra se acerca murmurando un nombre, y da igual que me tape los oídos, pues su sonido traspasa cualquier barrera y, como el machaqueo de un martillo impertinente, quiere horadar mi paciencia, mientras llega Abril para diluir las sombras con su luz intensa.