27 febrero 2009

Recuerdos de Joseph, un niño judío


Entramos de dos en dos pasando por delante del viejo Boulier, y yo me puse en mi sitio, al lado de Zerati.
A primera hora tocaba geo. Hacía tiempo que no me preguntaban y me daba miedo, estaba seguro de que me tocaría. Como cada mañana paseó la mirada por todos nosotros, pero no se detuvo en mí, pasó de largo y finalmente fue Raffard el que salió a la pizarra. Aquello me dió muy mala espina: a lo mejor es que yo ya no contaba, a lo mejor ya no era un alumno como los demás. Unas horas antes aquello me hubiera encantado, pero ahora me inquietaba, pero ¿es que todos la habían tomado conmigo? O intentaban romperme la cara o me daban de lado (...) el tío Boulier tenía una manía: el silencio.

Puse mi pizarra en el borde la mesa (...) la mía era de verdad, con un marco de madera y un agujero para pasar el cordel que sujetaba el borrador.
La empujé con la punta del dedo. Se balanceó un instante y cayó. Bruum.
El estaba escribiendo en la pizarra de clase y se volvió.
Primero miró mi pizarra y después a mí. Todos me miraban. No es frecuente que un colegial intente que le castiguen. Tal vez nunca había ocurrido antes, pero yo, aquella mañana, habría dado todo el oro del mundo para que el maestro dirigiera a mí su dedo y me dijera: "Te quedarás castigado a las cuatro y media". Habría sido la prueba de que nada había cambiado, de que yo seguía siendo el de antes, un colegial como los demás, al que se le puede felicitar, castigar premiar, o preguntar.
El señor Boulier me miró, y luego su mirada se quedó vacía, completamente vacía, como si todos sus pensamientos hubiesen emprendido el vuelo de repente. Lentamente tomó la regla de la mesa y la colocó sobre el mapa de Francia que estaba colgado en la pared. Mostró una línea que iba de Lyon hasta Aviñón y dijo:
-El Valle del Ródano separa los macizos viejos del Macizo Central de otras montañas más jóvenes...
Había empezado la lección y yo comprendí que el colegio se había terminado para mí.

(J. Joffo: "Un Saco de Canicas". Grijalbo Mondadori)

15 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

Y si sólo se hubiera terminado eso...

Y el tiempo pasa, y tantas cosas cambian. Ahora serán otros los que pudieran escribir eso. Si es que algún día tienen la oportunidad.

Ya me podrían haber hecho leer un libro así y no el peñazo de 'La celestina'.

Saludos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Tienes la extraña habilidad de hacer como el flautista, nos encantas con tu flauta mágica...
Saludos y un beso!

Condevolney dijo...

Pero he vuelto hoy mismo, aunque si lo sé.......

Conmovedor, como casi todas las historias de judíos, pueblo errante y perseguido, creo que ellos son primeros que deberían sentir como tú, ya quisieran, deberían ser ellos mismos y sus miserables votos los que con el ejemplo y el de sus grandes escritores tan sufridos nos conmovieran de otra forma, y no con ser el reflejo contrario de lo que ellos ya fueron.

Mi alma farolera te adora y yo más, pero no estoy para amar a ningún...... por muy bien que escriba o exprese su sufrimiento.

Condevolney dijo...

Se me olvidaba invitarte al nuevo y flamante (oscuro y peligroso) Club de los Malditos: http://condevolneyclub.blogspot.com

Es un pacto que hice con Lucifer y como un pacto es un acto de locura pues he de cumplirlo, así que voy hozar en las tumbas y en los rincones pegajosos de mi espalda y sacar a la luz lo prohibido y maldito que guardo en el cajón de las chocolatinas.

Más besitos de colores con los más sabrosos perfumes de las flores.

GINEBRA dijo...

He pretendido exponer una realidad que como dice Möbius, puede repetirse y de hecho se repite hoy mismo. La xenofobia o antisemitismo nazi que es el contexto de este pasaje en una escuela alemana o francesa (la Francia de Pétain). Hoy ésto se repite en Turquía con los kurdos o en Palestina, en tantos sitios.... Creo que no hay peor castigo que le ignoren a uno, más si es un niño. Si la educación se convierte en un arma al servicio de un estado opresor, TODO ESTÁ PERDIDO. Si la base se derrumba, los cimientos, todo cae como las fichas de un dominó. Durante el franquismo los niños, hijos de republicanos, eran humillados en la escuela, ignorados... un grave error con secuelas.
BESOS A TODOS Y BUEN DOMINGO.

Gabriela dijo...

Y estás siempre atenta, y nos mantienes despiertos.
Así siendo herramienta, sostenemos esperanzas.
Gracias.

DENAVEGANTES (c) dijo...

¿Quién de nosotros no ha sido alguna vez invisible?, ¿Y cuntas veces hemos hecho a alguien que desaparezca?. Los humanos tenemos esa extraña habilidad la de la mágia de hacer aparecer o desaparecer a los demás seres humanos, le llaman ser "inteligentes", y aun no entiendo porqué.

Queiles dijo...

Es una imagen universal la que nos traes acá con este precioso y preciso fragmento.En ella estan presentes tod@s los marginad@s de la historia, todas las personas anulados por la violencia o por la cruel indiferencia, arrasados por un vacio frio y sistemático.
Besos de Domingo por la tarde.

GINEBRA dijo...

GABRIELA, no será tan fácil poder encontrarnos, pero imaginar es gratis. Eres un encanto de mujer. Besos.

DENAVENGANTES, hoy me he acordado de tí porque he estado coloreando con un programa muy básico esta foto que pongo en mi perfil. Estaba hecha con un móvil y había un color fatal. Me gusta como quedó.
En cuanto a la habilidad de los humanos para hacer "desaparecer" al prójimo, estoy de acuerdo. El refrán dice: "No hay mayor desprecio que no hacer aprecio", todos hemos sentido éso alguna vez, que somos indiferentes, es una forma atroz de marginación. El caso es que si a nosotros, adultos, nos duele, imagínate a un niño. Besos.

QUEILES, me enamoró este fragmento. No he leído el libro, pero lo haré. El caso es que estaba poniendo un examen el viernes y leí este texto. Siempre tienen textos de lectura comprensiva. Me cautivó. Además de preciso y descriptivo en los ojos de un niño, había detrás esa terrible máquina de la educación represiva, represora y justiciera con el que no es igual. La escuela como forma de control de un Estado de terror... no sé, me identifiqué rápido y me iré a la biblioteca esta semana a ver si lo tienen. Besos y buen domingo.

DENAVEGANTES (c) dijo...

¡ Excelente perfil ¡

Bitter dijo...

Acá se hace con los niños de origen indígena y también con los inmigrantes, siempre esperamos que todo este dolor ojalá pudieramos terminarlo, pero existen y existirán los intolerantes, parte de nuestra labor es tratar de acallarles y mientras existamos quienes nos conmovamos con estas historias, entonces hay una leve esperanza que estas cosas cambien.
un abrazo

abueloscrisytoño dijo...

Estoy con (la sonrisa de hiperión) nos encantas con tu flauta.

Oteaba Auer dijo...

Genial la idea de poner este fragmento que para nada puede dejarnos indiferentes.
Llevo un tiempo perdidilla y os estoy visitando poquito a poco.
Besos mi niña

Sharif dijo...

Ah, si tan solo el hombre aprendiera de sus errores (y horrores)...
Un beso.

Gizela dijo...

Me encanta que hayas puesto este trozo.
Nadie debe nunca sentirse invisible.
Y todo debemos hacer lo posible en nuestras manos para que esa utopía se de.Y la llamó utopía porque me encanta el nombre, pero si todos entendiéramos lo injusto de ser invisible, sin peros, sin más consideraciones, la humanidad diera un gran paso al frente
Un besote