07 enero 2010

Distancias


Velatorio de Juan Larra (W. Eugene Smith)

"(..) Juan Larra murió de gangrena el 21 de Junio de 1950 a la edad de setenta y cinco años. Estuvo paralizado en la cama durante casi un año y medio. Tres meses y medio antes de morir, Juan intentó levantarse de la cama cuando no había nadie en casa. Se cayó y se rompió una pierna. Estuvo en el hospital veinte días. Quiso volver a su pueblo porque pensó que no tardaría en morir. Normalmente deben pasar veinticuatro horas antes del enterramiento. Murió a las 4.30h de la mañana pero, debido a la gangrena, al calor y a la general aversión por los velatorios que tienen los deleitoseños, el funeral se celebró esa misma tarde. En primera fila, ante el cadáver, su esposa Tomasa, su nieta y su hija Saturnina. En la segunda fila más parientes y amigos (...) Eugene Smith "Más real que la realidad", pag. 45.

Smith fue, entre otras cosas, el fotógrafo que atravesó los Pirineos y casi media España hasta encontrar el sitio propicio para elaborar un reportaje fotográfico y periodístico que retratara la España franquista de los años cincuenta, esa España negra de postguerra , una tierra consumida por el miedo, la falta de libertades y el hambre... siempre el hambre y la miseria. Llegó a Extremadura y encontró lo que buscaba en un pueblo cercano a Trujillo y a la capital cacereña: Deleitosa. Allí tomó 1500 fotografías de las 2000 que contenía su reportaje. Retrató las calles, las gentes y la familia, las tareas del campo, los poderes públicos (el cura y el alcalde falangista fundamentalmente), las fuerzas de seguridad representadas en la temida Guardia Civil... el reportaje fue publicado en la revista Life con el título de Spanish Village con un éxito rotundo en ventas de ejemplares. El fotógrafo confesaría en su diario que no hizo todas las fotos que quería y que, después de vivir con sus vecinos durante meses, cuando llegó la hora de abandonar Deleitosa sintió tristeza por irse del pueblo.

Detrás de esta foto, el velatorio de Juan Larra, perteneciente a la crónica sobre Deleitosa, hay una historia que conmocionó la vida tranquila de ese pueblo en el que los vecinos estaban pendientes de los fotógrafos americanos que habían venido a "revolucionar sus vidas" de alguna forma. Josefa Larra es la joven que aparece junto a su abuela Tomasa y su tía Saturnina en primer plano de esta fotografía que parece más bien una pintura de Caravaggio u otro pintor barroco por la fuerza dramática la plástica, la composición y la luz. Josefa se dedicaba a las labores domésticas y agrícolas como todas las jóvenes del pueblo. Al poco de ser publicado el reportaje en EEUU recibió una carta escrita en inglés que le fue traducida. Era de un americano del Oeste, de California. En la carta éste l expresaba a Josefa su admiración por su belleza y pedía permiso a su familia para viajar hasta Extremadura y poder conocerla.
La joven tenía novio pero su familia, fudamentalmente su madre, intentaron convencerla de la conveniencia de tener relaciones con el americano quien regentaba un negocio y era propietario de un coche, según se recoge en la correspondecia que la pareja se intercambió. Nadie en Deleitosa tenía vehículo en aquel tiempo y ,evidentemente, Josefa fue envidiada por todas las jóvenes del pueblo, aunque ella no estaba segura de esa relación a distancia. Josefa y su novio rompieron relaciones y la muchacha, asfixiada por el ambiente que había generado su extraña relación en Deleitosa, abandonó el pueblo y emigró a Valencia para trabajar como camarera en un hotel. La correspondencia cesó y los amantes no volvieron a saber nada el uno del otro, aunque ambos viven todavía, él en California y Josefa en Cataluña.

22 comentarios:

Pau Llanes dijo...

Deliciosa historia que leo a media tarde en Xilitla... Qué agridulces amorios estos a distancia... (dulces las palabras, agría la ausencia). Vuela golondrina, vuela... con tus alas-ballesta... Bonitos sueños tengas donde reposes tu cabecita, Princesa: de hilo, de seda, de piel...

Yo moro en El Castillo, no te pierdas...

Kisses, sweet dream...

jorge dijo...

Grandiosa foto.

Magnifica historia.

nunca he entendido esas personas que se enamoran de una foto (o de una presentadora de television), sin conocer nada de ella. De su esencia.

La chica es bellisima y espero que su vida haya sido feliz.

En esta entrada veo tres distancias:
La de esa vida cotidiana que nos parece ya tan lejana.
La de el americano y la joven (geografica y emocional).
Y la de ese pensar que la salvacion de una mujer estaba en tener un marido (con coche mejor) que sera el amo de la casa mientras ella sera el ama de casa (la persona que hace todos los trabajos y depende economicamente de su "amo").

Faltaban muchos años para que Sabina certtificara que las niñas ya no quieren ser princesas.

Mª Angeles y Jose dijo...

Que historia mas bonita!

Llena de amores y desamores...yo tambien espero que la vida le siga sonriendo.


Muy bonita entrada.

Besos

OLIVER ÁLVAREZ BARRANCO dijo...

Una historia maravillosa detrás de una expléndida foto.
Por supuesto en una magnífica entrada, de esas a las que nos tienes acostumbrados.

Möbius el Crononauta dijo...

Empece a ver el documental que echaron el otro día pero no pude acabar de verlo, no pintaba mal; rebuscaré por la web de TVE a ver. Gran foto, como todas las que he visto de este hombre, entre las que destaca, of course, la del trío de guardias civiles, enjutos y ceñudos.

Qué mórbidos y serenos eran los entierros de antes. Para mí que eran menos traumáticos

Besos de charol, lady Gin

Gabriela dijo...

Preciosa adoro aprender de tus post!

GINEBRA dijo...

Pau, me alegro de que la historia que leíste a media tarde te gustase... Dormí y soñé, pero creo que no fuí golondrina, lástima.. me hubiese gustado. Besos

Jorge, efectivamente hay más de una historia. El caso es que fíjate el poder de una imagen: sale publicado en Life y un americano se enamora perdidamente de una imagen de foto. ¡No me lo explico yo tampoco!,pero así fue. En cuanto a lo del coche, es natural, que no digo que sea razonable, que en un mundo mísero, en la España rural de los años cincuenta, los campesinos se dejaran impresionar por objetos materiales de mucho valor y que estaban fuera de su alcance.. El americano además les propuso que toda la familia Larrá emigrara a los EEUU.¡No era moco de pavo!!!! En fín, besos y gracias por tus comentarios. Muaaa

Mª Angeles, sí que lo es... y extraña a la vez. Besos

Oliver, pues me alegro mucho de que te haya gustado la historia y el post en cuestión. Besos

Mobius: deberías haber acabado de ver ese documental de la 2 en la que se hablaba de Deleitosa y Smith. Yo lo volví a ver porque es una reposición. Me sirvió de inspiración para esta entrada, aunque la historia ya la conocía. A Deleitosa siguen llegando fotógrafos en busca de la huella de Smith, pero poco queda ya de esa Deleitosa de los cincuenta (por suerte y desgracia como suele decirse).
Besitos

Gabriela, es magnífico que te me escapes de vez en cuando sólo para venir a vernos. Eres un cielo. Besos

Juan Luis G. dijo...

Hola Ginebra.

Conocía esta historia de haberla leído en un reportaje. Sin duda, esa foto representa algo más que un velatorio.

Esa historia de amor se adelantó varias décadas a la aparición del Facebook. Una pena.

Abrazos.

raúl dijo...

tremenda foto. me ha recordado aquella escena terrible de zorba el griego. sobrecogedora.

DENAVEGANTES (c) dijo...

Que bonita historia. Me ha encantado. Ha estado realmente bien GIN. Un gustazo.

SOMMER dijo...

Algo parecido a Bienvenido Mr. Marshal le pasó a la bella muchacha.
Si es que en cuestión de amores, cuantos menos consejos te den, mejor...

celebes2 dijo...

Por estas tierras tenemos ahora mismo una exposición de la obra de Eugene Smith.

Nos pasaremos a visitarla.

GINEBRA dijo...

Juan Luís, es verdad, ahora con Facebook sería otra cosa. El caso es que cuando el fotógrafo hizo la foto no hubiese imaginado jamás las consecuencias, ¿verdad?. Besitos fotográficos...

Raúl, la foto es espléndida, como todas las de Eugene Smith, es mi fotógrafo preferido no sólo por su compromiso, sino por su técnica. Un besote

Denavegantes, y a mí me ha encantado que te encante, jejejejeje. Besos de viernes.

Sommer, los consejos sirven de bien poco. Josefa no parecía, no obstante, estar muy entusiasmada con este amorío a distancia. Se hizo un retrato en TRujillo (ni había dinero ni posibilidades de ser retratada en su pueblo por aquel entonces) y se lo envió al americano, pero más bien azuzada por su madre... Besos

Celebes, no debes perderte esa exposición. La obra de este fotógrafo, fundamentalmente en blanco y negro es muy buena. Ingresó en Magnum Photos y está considerado uno de los grandes maestros de la fotografía. Preciosas son sus fotos de Harlem y de la vida del médico rural, Ceriani. Te encantará. Besos

Sara dijo...

Ginebra guapiiiiiiiii, no conocía esta historia, un placer aprenderla en tu casita, de forma tan amena.
La foto es bien chula...aunque da yuyu.
A veces...aún en la distancia...es cuando menos distancia hay, eso pasa a veces.

Te dejo un abrazote bien llenote de nieve, está nevando sin parar desde ayer.

Josep Julián dijo...

Hizo bien Josefa en emigrar y poner tierra por medio. Porque que te quieran casar sin amor es una forma de esclavitud y de desarraigo.
Si yo fuera ella, hubiera hecho algo parecido.
Un beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Historias de pueblo... En el mio, poco después de que se vieran en los cines, La hija de Juan Simón, murió la hija del enterrador, como en la película, y por lo visto, el asunto apareción en las portadas de los periódicos de la época.

Saludos y un abrazo enorme.

Chousa da Alcandra dijo...

La historia que cuentas es magnífica. El resúmen viene a dejar constancia del tremendo poder de la imagen.

(Estuve documentándome un poco sobre el posible origen del nombre de Deleitosa; me gusta pensar que proviene del Convento en el que expiaban las culpas aquellos monjes que habían cometido "pecado carnal"...Entonces el nombre vendría directamente del deleite que aquellos pecadores habían gozado. Seguro que alguno, además de purgar sus pecados, contribuyó al crecimiento demográfico del pueblo...El/la que prueba de esa fruta...raro si de nuevo no la disfruta! ;-) )
Biquiños dende a Chousa

GINEBRA dijo...

Sara, ¡qué suerte, ahí con nieve, con lo que me gusta la nieve!!!! Aquí mucho frío, pero no nos deja un paisaje en blanco... Me alegro que te interesase la historia de Josefa y el americano. Besos y que disfrutes del finde.

Josep Julián, por supuesto, el casamiento siempre debe ser consentido y aceptado por ambas partes y ,por supuesto, lo ideal es que haya amor, si no es así, pues no se entiende... El caso es que la moza (como decimos por aquí)se marchó y reinició su vida. Besitos

Sonrisa, pues que casualidad. Recuerdo de bien chica ver esa peli con mi madre que lloraba sin parar y yo no entendía como podía mi madre sufrir tanto y no quitar la tele que era el objeto de su sufrimiento, jajjajajaja. Esa peli creo que me traumatizó para siempre, jajajjaajaj. Besos

Chousa, algo he oído. Aquí, en Cáceres, se cuenta un chiste sobre el origen del nombre de Deleitosa y desde luego está implicado un cura y una feligresa precisamente disfrutando de esa fruta, jajjajajaja, y qué razón tiene el refrán... Creo que te has documentado bien. Oye, un besote de sábado sabadete, jejejejejje ( y lo que sigue).

Ricardo Caballero dijo...

La foto es impresionante! pero tu relato es conmovedor, que bien sabes transmitir sentimientos.
Te felicito por tu trabajo.
Saludos
Ricardo
www.afondo.org/enfoque/

PSYCOMORO dijo...

Imponente foto, Ginebra. Realmente sorprende las historias que siguen escondidas, esperando que alguien las saque de ese cajón extraño en que se ha acabado convirtiendo el recuerdo. La suerte es que podamos compartir nuestros personales rincones en ese cajón, y así reescribir lo que decidimos guardar en él. Gracias. Un beso.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Ginebra!
Interesantísima historia,
Complementada con la fotografía.
Cada vida una historia, y cada historia una vida.

Saludos de J.M. Ojeda.
Salud

GINEBRA dijo...

Ricardo, estoy de acuerdo con la opinión sobre la foto. Es de mis preferidas de este fotógrafo sobre el municipio de Deleitosa.. Gracias por tus palabras de aliento. Besos

Psycomoro, es verdad, historias que ocurren por azar y que llegan a cambiar el rumbo de muchas vidas... Besos

J.M Ojeda, es éso, como lo dices. Cada vida una historia y cada historia una vida..Besos de buenas noches