31 marzo 2010

El cielo es azul...


El cielo es azul (lavadero de lanas. Malpartida de Cáceres). Foto de Ginebra

Alguien me lo dijo una vez, pero no lo creí del todo;ahora estoy casi completamente segura de que tenía razón cuando aseguraba que son los libros quienes nos eligen a nosotros casi siempre y no al contrario.
Cuando voy a una librería o a la biblioteca no suelo llevar ninguna idea preconcebida. No busco en la base de datos del local nada sobre títulos o autores, simplemente deambulo en silencio por las estanterías, leo títulos y observo el color y la estampación de los ejemplares que esperan a un nuevo lector con el que compartir un viaje cada vez diferente.

Llovía cuando entré en la biblioteca. Subí a la sala de lectura para adultos y recorrí las novedades de los últimos meses, donde ,creo, que me esperaba la novela de Hiromi Kawakami, "El Cielo es azul, la tierra blanca", un maravilloso descubrimiento, un pequeño regalo inesperado.
Kawakami cuenta la historia de una mujer solitaria llamada Tsukiko que frecuenta una taberna de su barrio en la que bebe sake y ve pasar su vida de una forma que la incomoda. No es feliz.
Un día se encuentra en esa misma taberna con su viejo maestro de japonés y comienza a establecerse entre ellos un vínculo especial que tiene mucho que ver con compartir sus soledades. Beben y se emborrachan juntos, pasean en silencio y en definitiva se buscan mutuamente, aunque a veces necesiten escapar el uno del otro.
El Cielo es azul, la tierra blanca, es una bonita y especial historia de amor entre un anciano de 70 años y una mujer de 38. Pero es además un poema en forma de novela no sólo por lo que cuenta, sino por como Kawakami lo cuenta: de una forma concisa y sencilla en la que se respira belleza y poesía.

" Llevaba mucho tiempo sin ver al maestro.
La visita a aquel lugar extraño no tuvo nada que ver con nuestros distanciamiento. Había decidido esquivarlo a propósito.
Evitaba acercarme a la taberna de Satoru. Renuncié a mi paseo vespertino los fines de semana. En vez de ir al mercado viejo del centro de la ciudad,hacía la compra en un gran supermercado situado frente a la estación. Tampoco me detenía en la librería de segunda mano ni en las otras dos librerías del barrio. Sabía que si tomaba aquellas pequeñas precauciones, no me cruzaría con el maestro. Así de sencillo.
Era tan sencillo, que si seguía así no volvería a ver al maestro nunca más. Y si no volvía a verlo, acabaría olvidándolo (...)
Cuando tienes un gran amor, debes cuidarlo como si fuera una planta, debes abonarlo y protegerlo de la nieve. Es muy importante tratarlo con esmero. Si el amor es pequeño, debes dejar que se marchite hasta que muera (...)
Según este método, si no veía al maestro durante una larga temporada, lo que sentía por él acabaría marchitándose. Por eso hacía todo lo posible por evitar el encuentro (...)"

29 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Gracias por la recomendación.
Tomo nota.

Besos.

Mª Angeles y Jose dijo...

Pues no te puedo contradecir! yo tambien creo que son ellos los que nos eligen.

la foto es preciosa tan azul el cielo y el agua y con esa profundidad.

Besos

DANI dijo...

Buf, se me agolpan las palabras al leer este post.

Por supuesto pienso como tú respecto a los libros y también a la música.

Me encanta ese tipo de narrativa poética que cuenta secretos y sueños y no sólo aventuras.

Con la música me ocurre lo mismo.

Bonito azul y verde y amarillo y...

Besos emocionados

Möbius el Crononauta dijo...

Yo puedo arriesgarme con pelis o discos, pero con los libros nunca lo hago, no sé muy bien por qué.

El cielo es azul, y el mar es incoloro

Besos de zarzaparrilla, lady G

Sharif dijo...

Sí definitivamente la experiencia d un libro comienza en dejar que sea una aventura el paseo por la librería: hay libros inesperados!
Un beso.

Chousa da Alcandra dijo...

Evidentemente te has dejado seducir por la fotografía elegida para este post. Y no me extraña. Yo también soy admirador de lo azul; pero fíjate que el título del libro habla de tierra blanca...Azul sobre blanco; joer, parece la bandeira de Galicia!.
El mensaje del libro nos lleva a la confirmación de que "son japonudos estos cojoneses" (Ya se que soy muy superficial,pero tampoco hay que clavar estacas siempre).
El video es genial. Si los libros volasen, los escritores serían controladores aéreos y vendría el Ministro de Fomento y..., bueno, casi mejor lo dejo aquí.

Un bico desde la zona de menores de la biblioteca.

Gabriela dijo...

Me gusta esta referecia que haces que los libros nos encuentran... Siento igual.
Ese pequeño fragmento que has elegido, me encantó, y voy a tratar de conseguirlo.

Gracias preciosa!

Que disfrutes mucho de estos días primaverales!

Abrazo literario =)

Gabriela dijo...

Me llevo el videíto!!
Para compartir!!!!

jorge dijo...

Yo compro libros de dos maneras; la busqueda incansable de las nuevas obras de mis imprescindibles (de algunos de los muertos ya lo he leido todo) y la sorpresa.

En el segundo caso me llama la atencion una portada, el titulo, algo de lo escrito en la contraportada...

El video sugerente.

La foto la ideal para que pensemos que el cielo es azul y para ver como la tierra es blanca.

El libro esta teniendo bastante exito debido al boca a boca.

raúl dijo...

"el cielo es azul, y el espacio está lleno de luz", canta maravillosamente bien aterciopelados (bueno, ellos dicen assul, y luss, como buenos colombianos). me ha gustado el corto del pájaro libro.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Incorrecciones de un mundo que hace la vida bella a través del amor... La foto, como siempre espectacular.

Saludos y un abrazo enorme.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Ginebra!
Aunque no soy buen lector,
(Cosa curiosa) si me gusta pasear por la biblioteca, cuando acompañando a mi Mujer,
“ella si es una devoradora de libros“
Un paseo silencioso, crujiente debido al suelo hecho este de un material rarísimo.
Camino remirando los títulos, los lomos lustrosos, el color y el grueso, pienso que ellos lo agradecen y sobre todo cuando saco alguno de su estante lo ojeo le doy un golpecito por lo del polvo y lo dejo en su lugar, creo que hasta se disculpan por no ser el que debería…
En fin…

Saludos de J.M. Ojeda.
P.D. Buen fin de Semana.

PSYCOMORO dijo...

Gracias, Ginebra. Tomo nota de esa historia que me resulta cercana. Esos momentos en que se comparte algo que pensabas que sólo te pertenecía a ti guardan la magia de los cambios. Un beso.

virgi dijo...

Querida Ginebra, ¿sabes que lo leí hace un par de semanas? A mí me pareció exquisito. Una relación muy humana, muy tierna. Se va desarrollando de una forma tan real, sí, con esas diferencias que todos sentimos y al tiempo, con el deseo de encontrarse de nuevo.
¡Y los dos personajes están tan bien descritos! Lo compré para regalarlo y lo leí primero, casi de un tirón.

El vídeo que has puesto es precioso, ya había leído algo preo no sabía de qué iba.
Un abrazo

GINEBRA dijo...

Buenos días a tod@s. Me ha sido imposible contestar a vuestros comentarios antes, días de asueto y fríos días.
Es un libro muy fácil de leer y la historia de amor que narra es muy especial. Creo que si optais por comprar o tomar prestado de la biblioteca os gustará.

Espero que estas vacaciones sean placenteras para todos. Un beso de domingo.

Paco Guerrero dijo...

tus palabras y la imagen forman una pareja perfecta,ah..por cierto me encanta la foto de tu perfil.
un beso

Gizela dijo...

Voy a comprarlo...
Desde un precioso cielo azul madrileño, un abrazo fuerte y feliz domingo de Pascua.

Mary dijo...

Yo compro los libros como tú, porque tengo una imaginación demasiado inquieta y cada vez que me han recomendado encarecidamente un libro, me lo han contado y me han animado, el libro me ha defraudado. También soy bastante caprichosa de gustos, y me puedo enamorar de un autor, leer un par de libros, y como el tercero me decepcione, lo dejo a un lado (al menos por un tiempo). Así que voy a la parte de novela, me escucho y me ddejo llevar. Suele funcionarme bastante bien.

Me ha gustado lo que cuentas del libro.
Un besito

aus dijo...

Ay, si supieras cuánto he echado de menos esos cielos azules de Extremadura. Por aquí el cielo es blanco, incoloro. Ahora me he acostumbrado y he empezado a apreciarlo, pero al principio me deslumbraba.

No conozco el museo de Malpartida, y mi arrepentimiento es ya crónico.

Gracias por la reseña del libro, Ginebra.

Denavegantes. dijo...

Interesante eso de que los libros nos lanzan su sutil encanto desde las estanterías. Interesante también la historia. Interesante lo común de tantas vidas. No será que o sabemos mirar lo que está delante nuestro. Yo creo que algo de eso ocurre. Feliz reencuentro.

Ñoco Le Bolo dijo...


Me ha encantado el video. Y si. Son los libros quienes te eligen. En cuanto abres uno, te echan un vistazo y ya saben que van a disfrutar contigo.
Además los libros son libres. Libros libres, sin dueño pero con capacidad para apresarte.

un beso

CristalRasgado & LaMiradaAusente
________________________________

GINEBRA dijo...

El vídeo se ajusta muy bien a una reflexión sobre libros, desde luego, Ñoco, como tu calificativo de libro-libres, es cierto, besos.

Aus, ahora sí está azul el cielo, pero ha estado demasiado tiempo blanco e incoloro.Adivinaste el sitio, yo sólo puse Lavadero de lanas, lo que era antes de ser museo, aquí te espero para enseñártelo.Besos

Denavegantes, pues debe haber algo de éso, en serio, porque últimamente cuando me he dejado guiar no me ha defraudado, en cambio otras veces que iba con referencias, como comenta Mary, pues ha sido un fracaso. Besos de reencuentro para tí también

Mary, pues ya sabes: toma nota y búscalo... besos

Giz, también te deseo una buena semana

Paco, y a mí me gusta que pases a verme, mucho además. Besos

Pablo Stieb dijo...

Muy buen blog che. Todas las fotos son tuyas?

Juan Luis G. dijo...

Hola Ginebra,

Nosotros somos los elegidos, sin duda. Eso mismo es lo que pienso yo de los libros, las mujeres y las islas desiertas; primero nos salvan del naufragio y si nos maravillan podemos pasarnos allí el resto de la vida.

Besos.

Miguel Angel dijo...

Gracias por tu visita y comentarios. Se agradece la recomendación literaria...yo soy de los que se dejan aconsejar.
un saludo

abueloscrisytoño dijo...

Completísima esta entrada, buena fotografía, buen relato, buena recomendación (tomo nota) y un video sorprendente. Da gusto pasar
Besos
A.Cris

Bitter dijo...

Que encantador, dan ganas de leerlo sólo por tu reseña, tus palabras encandilan Ginebra
gracias por compartir estas joyas
un beso

GINEBRA dijo...

Pablo, me temo que para bien o para mal, las fotos son mías. Besos y gracias por tu visita.

Juan Luís, una comparación preciosa, jajajajajaja y ocurrente como pocas, eres un geniecillo (no sé si con lámpara o sin ella). Un beso

Miguel Angel, es un placer compartir esta afición mutua de la fotografía. Besos

Cris, gracias niña. El vídeo es muy curioso. El papá es terriblemente odioso, pero bueno, no todo el mundo trata así a los libro. Besos.

Bitter, y gracias a tí por tu visita y por tu comentario. Hacía tiempo que no nos veíamos, has estado un tanto retirada de blogger,siempre es un placer verte, besos.

Javier dijo...

Mas de una vez parecen ser “las cosas o los instantes” quienes salen a nuestro encuentro; nada es casual, somos más veces de las que creemos meros espectadores de todo aquello que nos envuelve.

Tu cielo es tu azul.

Besos.