18 abril 2010

La habitación de alquiler


En automático (autorretrato)

Había comenzado ojeando (y hojeando) las ofertas de los periódicos, visitado las oficinas de empleo de esa ciudad que ya no le parecía tan desconocida. Había paseado hasta al alba y también después de que el sol decidiera esconderse cuando las farolas se encendían en las calles y las luces de neón en los locales comerciales, había bebido en los bares y, de vuelta a su habitación alquilada, sentía todo el cansancio de esos días en sus pies aprisionados por unos tacones siempre imposibles.

Miranda, su gata, salía a recibirla al pequeño descansillo por el que se accedía a una única estancia con pocos muebles ,que respiraba gracias a un balconcillo que le permitía un contacto con la vida que trajinaba en el exterior a todas horas, en ese barrio ruidoso de alquileres baratos que ahora era su único referente. Mientras preparaba un baño relajante, encendía su equipo de música, una de las pocas pertenencias que había conseguido encajar en su pesada maleta como único vestigio de un pasado que ahora le parecía remoto y lejano.

Tenía algunos ahorros que la permitían vivir sin lujos, pero dignamente hasta que encontrase un empleo que la ayudase a recomenzar de nuevo. La música , la cerveza fría del refrigerador y el baño de espuma conseguían atenuar el intenso dolor de sus piernas y la pesadumbre que sentía ante un futuro, de alguna forma, oscuro. Había dejado atrás promesas incumplidas y deseos volátiles que se escapaban en el mismo momento en que intentaba asirlos. Estaba segura que sus sueños habían sido como las mariposas, hermosos y luminosos, pero difíciles de cazar. Mientras saboreaba el regusto amargo que dejaba la cerveza en su garganta, reconsideró la posibilidad de trabajar como camarera en una cafetería del centro que servía comidas a una pléyade de funcionarios en turno de día y alguna copa a los trasnochadores que comenzaban ahí la ronda nocturna que, posiblemente, terminase en el nightclub de una carretera comarcal no muy lejana a la ciudad costera a la que había llegado con su gesto grave y algunos sueños archivados en el fondo de los recuerdos.

25 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Una historia corriente como dices, pero tan llena de verdad y humanidad!
Me encanta la foto, sin artificios!
Un abrazo

jorge dijo...

Me gusta como va desarrolandose el aterrizaje de tu prota en la costa.

Me gusta tu estilo, tan facil de leer, que me lleva hasta el final de cada capitulo.

Me gustan los Roling.

Espero que no acabe de Honky Tonw woman, aunque de camarera en ese bar dara mucho juego (la otra posibilidad -malisima- seria que acabara en el club de despues.

Pero lo que de verdad, verdad me gusta.

Lo que mas me gusta.

Lo que me ha parecido genial es; el nombre de la gata.

Miranda (en aquel momento la ultima estrella descubierta).

Sara dijo...

La foto pura sensualidad!
Las letras con un gusto inmenso por dejarse leer, una historia entrañable por cercana, y posible en el día a día.
Tienes ese rinconcito en mi corazón, para que no estés de alquiler, sino como en tu propia casa.¡guapa!
Besazos y abrazotes.

Ñoco Le Bolo dijo...


Primero... la foto. Habrá que castigar al automático ¿o felicitarlo?
Segundo... Los Rollings. Siempre los Rollings. !!!
Y ahora, esa deliciosa y cotidiana historia se sueños que se desvaneces como la espuma del baño o la música entre las luces nocturnas.

Besos de domingo, también

CristalRasgado & LaMiradaAusente
________________________________

GINEBRA dijo...

No sé aún como finalizará la historia, esa historia corriente que tiene su tercer capítulo (por llamarlo de alguna forma). Jorge adivinó que se trataba de esa "tercera entrega". El nombre de Miranda lo copié de la gata de un señor amigo mío:))) me gustaban ese nombre.

Tsi-Na-Pah, sin artificios y con cámara compacta automática, que de vez en cuando utilizo (pero muy de vez en cuando...)Besos

Jorge, no creo que acabe de Honky Tonw woman, pero todo es posible en la ficción y más en la realidad (sólo hay que ver el juicio a Garzón para ver que la realidad supera a la ficción)Besos

Sara, pues es de agradecer, puede que tenga que recurrir a ese rincón sin alquiler ;)))). Se me ocurre que podríais darme alguna pista del final de la historia de esta mujer emigrante o nómada, a saber... Besos

Ñoco, al automático hay que castigarle hasta cierto punto porque en ocasiones no se puede llevar una cámara grande y bueno, si ésta está en el bolso (que ocupa poco y no pesa) siempre puedes captar algún momento único.
Historias de Sueños que cuando los atrapas te dejan en las manos como una capa fina de agua que se escurre entre los dedos. Besos

DANI dijo...

No se decir que es más bello, si el texto o tu ;))))

Besos con Tónica

César Sempere dijo...

Foto auténtica. Llana y directa.

Como bien dice Jorge, tu estilo es fluido y permite una lectura reposada que te canaliza hasta el final.

La historia es corriente pero no por ello menos interesante.

Me gusta el nombre de Miranda. Es de origen latino (mirandus): "asombrosa, sorprendente, prodigiosa". Lo que no me gustan son los gatos.

Los Rolling están bien pero me van más los Beatles.

Un beso,

Gabriela dijo...

me gusta que me provoque venir a buscar algo mas...
Excelente foto!!!!!!!!!

wílliam venegas dijo...

Eyyyyy, buena prosa la del texto, buen manejo de la puntuación y acertada estructuración de lo que quieres contar (narrar). Bien. Me alegro de haber pasado.

Mª Angeles y Jose dijo...

Menuda historia corriente!

Llena de la realidad que hoy dia tenemos en muchos lugares.

Muy buen trabajo.

Besos

raúl dijo...

historia corriente, urbana, de pies doloridos, promesas rotas y anhelo de un futuro mejor. gran historia!

Sharif dijo...

A mi me da curiosidad lo que hay en esa maleta!
Un beso.

Juan Luis G. dijo...

Qué puñetera manía tenemos de fijar nuestra felicidad en promesas y deseos volátiles. Así no es raro acabar en alguna habitación barata, con los pies hechos cisco por andar con tacones imposibles y siendo el pitorreo de algún minino de nombre y ejercicio Miranda.

Besos.

P.d. Muy chula la foto. Me tengo que hacer yo una de esas.

GINEBRA dijo...

Dani, gracias. Con tónica "la ginebra" combina de miedo!!! Besos de gin.

César, la historia comenzó hace dos post :))) pero me divierte seguirla. Me gusta leer, y me encantaría saber escribir como para plantearme hacer algo más que una entrada en un blog, pero creo que me queda grande, no obstante, gracias de verdad.
Los Rolling ahora no se escuchan en mi reproductor, no sé que ocurre. ¿por qué siempre tendemos a comparar entre Beatles y Rolling??? ambos son buenos, son sencillamente diferentes, pero si he de elegir también prefiero a The Beatles :))) Besos

Gabriela, pues busca y espero que encuentres. Por cierto, hace tiempo que no publicas nada, a ver si dejas de remolonear :)) Besos

William, pues gracias por pasar, por comentar y por tu opinión. Besos

Angeles, la verdad es que la etiqueta "historias corrientes" tiene implícito un doble sentido, digamos. Pueden ocurrir, pero algunas son más bien de ficción. Esta concretamente puede ser real. Besos

Raúl, sobre todo de pies doloridos y piernas con agujetas de tanto patear para buscar trabajo. Yo creo que la moza lo lleva claro!!!! tal y como está el asunto laboral... en fin, besos

Sharif, y a mí también me da curiosidad, si le cabe un aparato de música (sería pequeño,supongo) puede caberle hasta el cadáver descuartizado de su amante, jajjajaajaja. Quien sabe... Besos de me alegro verte.

Juan Luís, pues tienes razón, esos deseos volátiles a la larga suelen producir desamparo, desarraigo y dolor de corazón, pero ya sabes... los humanos somos así de sentimentales (unos más que otros). Respecto a lo de los tacones, ¿alguien le ha dicho a esta mujer que es contraproducente patear una ciudad en busca de trabajo subida a unos tacones de 9cm???? lo práctico es ir con zapato plano... Pues deberías animarte a fotografiarte, aún no conocemos tu carita y menos aún tus piernas de ciclista que adivinamos musculadas por lo menos. Las mías son de corredora en solitario:))) también musculadas a fuerza de Km a las espladas. Besos

TORO SALVAJE dijo...

Hay que hacer tantas cosas que no nos gustan...

A veces pienso que vivimos engañados.
Bueno, en realidad vivimos engañados.
Si.
Fijo.

Besos.

moderato_Dos_josef dijo...

Será una historia corriente pero está narrada de una forma tan real que parece que la acabo de vivir. Una pena que no siga, porque dan ganas de seguir adelante...
Besos!

PSYCOMORO dijo...

Esta historia es como una mecedora, sabes que tiene un movimiento claro pero, cuando intentas adivinarlo, olvidas lo que sigue seducido por lo bien que te encuentras. Como mirando esa foto. Como escuchando Honky Tonk Woman. Gracias y un beso.

Mary dijo...

Simplemente genial.

Ginebra, una palabra se enlaza con la otra y los ojos ya no pueden dejar de leer. me ha encantado y me ha impregnado con la melancolia de una historia pasada que casi se vive en presente.

Miranda es uno de mis nombres favoritos.

La fotografía, genial.
besito

virgi dijo...

Entonces...la chica que cogió el tren ya llegó a algún lado que le gusta?
Acompañada por los Rollings soy capaz de casi cualquier cosa.
Besitos, sigamos a la chica...

GINEBRA dijo...

Toro Salvaje, engañados por los medios de comunicación, por los políticos de turno, por los vecinos, por.... por todo en general. Hay pocas cosas auténticas. Besos

Moderato, bueno, yo no he dicho que no siga :))) esperemos una inspiración, jajajajajaja. Gracias por tu visita y besos

Psyco, gracias a tí por todo, de verdad... Me alegro de que te haya gustado el texto, la imagen y el tema musical, que creo que hoy funciona (el reproductor, me refiero) Besos

Mary, pues nada, con vuestros ánimos creo que me animaré (valga la redundancia a continuar esta "historia corriente" :))). Miranda es un nombre bonito y perfecto tanto para minino como para mujer. Besos de buenos días

Virgi, tienes razón, con buena música una puede ir a cualquier sitio. La chica ha llegado a una ciudad que va conociendo, ahora veremos como se desenvuelve, yo creo que bien. Un beso enorme para tí.

Gizela dijo...

Te ves preciosa en la foto!!!
La historia espero que continúe.
Ya no la puedes detener.
Esta muy bien escrita,me gusta mucho.
Además es una historia de realidad humana femenina.
Y resalto femenina, porque siempre ante similares circunstancias,los anexos psicológicos, son muy diferentes entre las historias femeninas y las historias de los hombres.
Besotessss y hasta la próxima entrega jajaja

GINEBRA dijo...

Giz, gracias niña. Pues se intentará, se me ocurre que podríamos escribir alguna historia entre todos. Besos

Möbius el Crononauta dijo...

Con una música así de molona y ese título, me veo a tu protagonista bailando en una barra americana de esas...

Besos desarropados, lady gin

Chousa da Alcandra dijo...

La historia adquiere tintes interesantes y un tanto desconcertantes. Camarera? Yo la intuía teleoperadora; su voz seguro que es dulce y convincente.
En lo referente a la foto en automático, nada que objetar a la elección de colores, pero yo creo que el pié derecho y la mano del mismo lado están un poco forzados en sus posiciones. Al primero se le ve exhibicionista provocador (mucho) y a la segunda, excesivamente recatada; creo que lograría un mejor equilibrio en la imagen de situarse más al centro...

Bicos en automático

Javier dijo...

Nada guarda, nada entrega, nada silencia, nada sugiere, nada conjuga más palabras que una mirada.

Excelentes las cuatro últimas fotos.

Besos