01 mayo 2010

Almíbar


Corazón en almíbar.

Después de llorar ríos y océanos enteros, se agachó y comenzó a recoger los añicos de su propio corazón, desperdigados por el suelo de la estancia.
En realidad no sabía que hacer con ellos, pero aún así decidió hacer montoncitos agrupándolos por tamaños y colores, porque no todos eran iguales.
Los había medianos y pequeños; transparentes , rosados, negros e incoloros... Algunos trozos aún parecían latir e incluso albergar sentimientos; otros, definitivamente, habían perecido.


Tarros de chuches. (La Boquería). Fotos de Ginebra

Recordó a su abuela haciendo compota de fruta en la cocina de butano y casi pudo oler ese aroma tan dulce y cercano. Fue así como decidió embotar los restos de su corazón con almíbar, los dejaría macerar el tiempo que fuese necesario mientras sonreía al pensar que su situación era "descorazonadora".





24 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Dulce, muy, muy, muy dulce....


Saludos y un abrazo enorme.

TSI-NA-PAH dijo...

A muchos abria que ponerlos en almimar para quitarles ese sabor amargo que dejan!
Un abrazo

Gizela dijo...

Te "botaste" con esta entrada
Desde tus letras, pasando por la fotografía hasta llegar a la música..
Para terminar endulzando, irremediablemente, un tranquilo sábado.
Tienes razón amiga mía, son siempre los dulces recuerdos, los que hacen sonreír,cuando se está descorazonado.
Besotesssss dulces y coloraos

jorge dijo...

Me gusta que ante un corazon roto se opte por la variante dulce.

La capacidad de regeneracion de los corazones humanos es altisima, en la adolescencia y la juventud se rompe unas cuantas veces y otras tantas (mas una) se vuelve a disparar.

Exceptuando que tengas la suerte de acertar a los quince años y sobrevivas sin rupturas, todos nos encontramos con percances cardiacos.

Las fotos de nivel Ginebra (eso es, altisimo).

aus dijo...

Almíbar, sí, pero del que no empalaga.

Precioso post, Ginebra. Creo que nos dejas un poco tristes, pero optimistas. Nada mejor que poner un poco de almíbar en los tarros donde a veces hemos de guardar nuestros corazones. Es una gran idea.

Besos.

Juan Luis G. dijo...

Hola Gin.

Nada se destruye, todo se transforma; los corazones también.

Besos.

virgi dijo...

¡Qué corazón tan dulce! Los trocitos tienen vida propia, ñam, ñam...mmmnnn...mmmnnn...

Cerca de donde te escribo hay una ceiba inmensa, magnífica, traída de Cuba en el s. XIX, más o menos. Son árboles espectaculares.

César Sempere dijo...

Me ha encantado tu relato. Un corazón rehecho de azúcar, muy dulce, pero no empalagoso.

Un beso

GINEBRA dijo...

Aprovechando para rematar el pequeño escrito etiquetado como "Historias Corrientes" he colgado un tema del nuevo disco (Tucson-Habana) de Amparo Muñoz, Amaparanoia, una mujer con mucho talento que fue apadrinada por Manu Chao y que , el viernes que viene actuará en el Festival Womad de Cáceres entre otros muchos músicos.

Sonrisa, beso sin azúcar, con sacarina si quieres, que ya hemos tenido "sobredosis de azúcar":)))

Tsi-Na-Pah, a alguno y a algunas también. Lástima que no se sepa antes y cuando se rompe ya no tenga remedio:)))) Besos

Giz, yo creo que esta mujer sonreía porque no deja de ser paradójico que embotase su corazón y se sintiese descorazonada, no??? en fin, si sonreía es que no era tan trágica la cosa, creo. Besos de sábado

Jorge, percances cardíacos, jajajajajaja, es una buena forma de definirlos, supongo. Incluso aunque se tenga la suerte de acertar a los quince años, como dices, hay momentos en los que te pueden o puedes romper el corazón al otro, ¿no crees?. Besos y gracias por tus palabras para con mis "afotos".

Aus, el almíbar y el azúcar siempre vienen bien para cualquier cosa (a no ser que seas diabético,claro). Te envío beso contra rembolso (beso grandote).

Juan Luís, es una ley de física, todo se transforma... veremos en que se transforma este almíbar, ¿crees que será comestible para gente corriente que no sea Anibal Lécter???

Virgi, no conozco ese árbol, pero doy por hecho que me gustaría. Me tienes que decir un día desde donde me escribes, tengo curiosidad. Besos

César, me alegro de que este relato un tanto kafkiano te haya gustado. Besos

Gabriela dijo...

Me enamoro de esta actitud tan positiva....
Mereces frascos de amor, de todos los tamaños....


Voy a gurdarme esto, por si me hace falta corazón mío, en almibar!!!!

Y feliz día!

Denavegantes. dijo...

Que original modo de describir los sentimientos rotos, y a la vez diligentemente recogidos y reagrupados en montoncitos. Bonito el relato descrito y bien traída las fotos. Amigos?

moderato_Dos_josef dijo...

dulce genialidad. me ha maravillado!
abrazos!

Chousa da Alcandra dijo...

Reconozco que nunca había pensado en licuar el corazón para sumergirlo en almíbar. Tomará este el sabor de aquel o viceversa?. Ummm casi mejor probamos otras esencias menos viscerales y más jugosiñas en si mismas...Digo.

En todo caso, para estas dolencias es bueno tener un pericardio abrigoso y cálido que aporte cobijo y protección. Nada de almíbares ni frasquitos bonitos: mejor latiendo a mil en la cajita torácica!

Bicos de maio florido

PSYCOMORO dijo...

Qué fotografías más fantásticas, Ginebra. Esos tarros parecen ser el hogar donde descansarán para siempre los pedazos del corazón que se acaba de romper, inmersos en la fidelidad del almíbar. Besos.

GINEBRA dijo...

Gabriela, con amor a secas me conformo:)))) pero si vienen frascos llenos pues también los acepto. Me alegro de que te gustase, besos

Navegante, amigos siempre, por supuesto!!!!! Es un relato un tanto surrealista que se me ocurrió mientas hacía la primera foto en el mercado de la Boquería. Ví el frasco y me recordó a esos botes de laboratorio lleno de fetos u órganos humanos en formol... veía y pensaba.
Besos

Moderato, pues gracias y me alegro de verte por aquí. Besos

Chousa, también creo yo que nada de experimentos. El corazón es algo muy serio:)))) acepto esos besos de mayo florido a condición de que no contengan polen, que ya tengo yo bastante... Besos

Psyco, como comenté, pensé en el relato cuando ví esos frascos plenos, creo que el primero es plátano picado en almíbar. Me gustó la luz un tanto decadente del mercado, no tienen flash esas fotos, de ahí el tono amarillento.
Es curiosa la idea de fidelidad=almíbar:)))) yo también pensé en éso cuando escribía. Siempre se imagina una la fidelidad como algo dulce, ¿verdad?????. Besos de buenos días

Manuel (Solrak) dijo...

Gracias por visitar mi "casi" poético blog.

MI visita al tuyo...un grato encuentro.

El corazón roto...ha de recuperarse, dando el tiempo preciso, pero nunca dejarlo morir, seguro que en ese recipiente con almibar volverá a sentir cosas bonitas y a sentirse querido.


Un saludo.

Con tu permiso te enlazaré en mi blog.

Gizela dijo...

Feliz domingo especial niña linda
Besotesssssss

Mª Angeles y Jose dijo...

Que dulce estas hoy...Almibar es lo que necesitan muchos seres humanos.

Besos

Ñoco Le Bolo dijo...


Exacto. La vida no es más que hacer compota. Recoger trozos y almibarar... para seguir adelante. Tu receta es la buena. Hay otras, pero no salen tan ricas.

un beso

CR & LMA
________________________________

Sara dijo...

En almíbar meto yo esta entradita tuya...¡que preciosidad!...
...yo recuerdo a mi abuela querida, haciendo casadielles, las más ricas del mundo y aún puedo oler a ella...gracias porque con tu entrada he recordado tantas cosas bonitas.
Un besito de almíbar, que te dure toda la semanita y que la disfrutes muchote.

DANI dijo...

Algunos corazones son tan dulces, que te los comerias sin pensar que sienten.

Besos de golosina

raúl dijo...

me gusta la reconversión de amparanoia, y me gusta tu relato, la idea de agrupar los trocitos corazonales para futuras compotas, más dulces. precioso!

GINEBRA dijo...

Manuel, no tienes que pedirme permiso, pero ya que lo haces pues permiso concedido. Es una historia fictícea, casi surrealista, pero creo que el almíbar le vendrá bien. Besos

Angeles, cuanta razón tienes. A algunos humanos habría que someterlos a sobredosis de azúcar para que dejaran de agriar a los demás:))) Besos

Ñoco, pues hagamos compota entonces:))) bueno, la vida es sencilla si no tendiésemos a complicarla tanto, ¿no crees?. Besos

Sara, ¿qué son casadielles? supongo que una receta asturiana o algo así, pero ¿de qué fruta se trata?. Besos

Dani, cuando encuentras un corazón así, afortunado eres!!!! Besos

Raúl, a mí siempre me gustó Amaparanoia (más Manu, pero son más o menos del mismo sentir) y tengo ganas de verla. Por cierto, ¿¿¿no te animas a venir al Womad???? SIempre te invito, pero nunca vienes!!!!. Besos

abueloscrisytoño dijo...

Precioso Ginebra, es hermoso poder hacer de un corazón roto muchos trozos de colores. Eso quiere decir que aun queda mucha vida dentro
Besos
A.Cris