14 diciembre 2010

Lo Invisible


Blanco sobre negro (serie, retratos). Foto de Ginebra

Y en la penumbra de media tarde un mundo por descubrir dentro de una mirada. Lino negro y luz de cristal.

Detrás del pecho,de lo visible, escondido, un corazón que siente, que sufre y ama; que goza, palpita , que vive, en definitiva... Senderos que gravitan en perfecta geometría trazan la forma de llegar hasta él.

En el camino se gestan las señales leves y los zarpazos más profundos, esas marcas invisibles que no siempre llegan a cicatrizar.

29 comentarios:

virgi dijo...

Hay luz, hay sol, hay reposo.
Las cicatrices se irán borrando.
Besos besos

Torcuato dijo...

Hay una luz. Siempre.
Un beso.

Gabriela dijo...

tu foto en claroscura, visibles e invisibles... Has capturado un clima... Y sumas temazo!

=)

Rocktube dijo...

recorrer el el camino hacia un corazón a veces es largo y duro y deja esas cicatrices dificiles de borrar. un saludo. y como siempre bonita foto.

Mary dijo...

¡qué bonito y qué sensual!

Tiene música, tus palabras.
Me gusta releerlo.

besos

DANI dijo...

La foto es preciosa y la sensación de bienestar que provoca es fantástica.

El mundo necesita sensibilidad Ginebra.

Besos recostados

TSI-NA-PAH dijo...

Bonito texto y bella foto! Hermoso cuerpo!
Da gusto venir por aqui!
un abrazo

PSYCOMORO dijo...

Ray Charles acompañando a una siesta de lenta transición hacia los claroscuros que crecen curándose. Bello, Ginebra. Besos.

Carmela dijo...

Una imagen cautivante .El blanco y negro le imprime un toque especial.
Detrás de lo "visible" ... el corazón escondido.
Las marcas que no se advierten ...tal vez con el paso del tiempo puedan cicatrizar.
Bella foto y elocuente texto, Ginebra!
Abrazos!

raúl dijo...

luz para ese corazón-orquídea! una foto preciosa, ocultando los zarpazos sólo la belleza queda expuesta.

GINEBRA dijo...

La vida está hecha de matices y claroscuros.
A veces sólo vemos lo visible, lo físico o de lo fuera. El envolotorio. y así ignoramos el contenido, lo que importa de verdad.
El camino que conduce a lo más profundo contiene huellas de ese caminar, algunas son visibles, cicatrices sin ninguna importancia, otras son más hondas y ésa las sufre quien las tiene, están ocultas para los demás.

En esa foto hay una mujer que descansa en una cama, bajo la luz de una ventana. No está sola, pues casi imperceptible se dibujan unos dedos posados en el lecho.
No sabemos nada de lo que siente, nos da la espalda y no podemos ver su rostro. No sabemos si llora, duerme, lee o mira a través del cristal. Lo enigmático es lo que no se muestra. El texto es un producto de lo que me sugiere esa foto que hice no hace mucho, apenas unos meses.
Lo que ví entonces no es lo que me imagino ahora, no es la misma historia, la imagen ha cambiado porque mi percepción también lo ha hecho...

Ray Charles fue un gran genio de la música porque su obra está en continuo cambio y evolución. Creaba sin cesar y de algo aparentemente simple hacía "encajes" complejísimos.
De él me gusta todo, pero quizá es el blues, el viejo blues, lo que más me cautiva.
El blues es simpre un lamento que sale directo del corazón, es triste y habla de sentimientos que antes o después nos acompañan en nuestro caminar o deambular a través de los días que vivimos.
Escucho blues todos los días y cada vez me gusta más. Para llegar al rock o al pop, hay que escuchar mucho blues, es el origen o la fuente esencial, en mi opinión.
Cuando me siento un tanto melancólica es cuando mejor entiendo este estilo musical.

Gracias por vuestros comentarios, me alegro que la imagen o el texto haya captado vuestra atención.
Besos de miércoles, que seais felices!!!

salvaguirado dijo...

Sobre lo que has escrito, tanto en la entrada como en este último comentario, pues estoy de acuerdo, el camino deja huellas, unas más profundas que otras.
La foto me gusta bastante, quizás entra demasiado sol por esa ventana pero seguramente ya lo has visto tú también.
Y de Ray Charles y del blues qué quieres que te diga. También es el camino hacia el jazz... Estos días estoy enseñando a mi hijo a tocar blues, seguro que dentro de poco los toca mejor que yo, jeje.
Besos.

Manuel (Solrak) dijo...

En lo invisible está lo mas bello, y en ocasiones lo más triste, eso que como dices en ocasiones es imborrable.

Bonita foto con sombras y luces.

Un bersazo.

pepperez dijo...

No hay nada más visible que lo invisible...

A.Morales dijo...

Si es verdad, esa parte invisible que ocupa tanto espacio y que incluso puede abarcar y superar lo que es físico. Ese jubiloso y tan desdichado corazón, tan volátil como la suerte que entra y sale, y que nadie sabe a que ciencia responde. Estoy contigo, mi corazón es tan parecido al tuyo como el de los demás. Fantástica toma. Me quedo con la parte lúdica de lo invisible, en su acepción, lo oculto. Que buena foto.

Sara dijo...

Las peores, niña...las peores...esas marcas invisibles....pero que ahí están... y que no siempre cicatrizan y encima.... siguen con nosotros sin haber cicatrizado, para seguir surtiendo su dolor...asi es que, a sacar todas las tiritas con el mejor cicatrizante que tenemos a nuestra disposición...en nuestro interior.

abrazotedecisivo guapa...y la fotaza se sale...que bonita.

Sara dijo...

Ah! y sal del sofá mi niñaaaaaaaaaaaa, que te necesitamos en el mundo a pleno rendimiento...me oyes?
Otro besín

ñOCO Le bOLO dijo...


· Me gusta tu autocomentario. Escribir al dictado de una foto da lugar a distintos textos según las distintas percepciones y estados de ánimo. Por esa razón, prefiero escribir en directo, para no andar dudando acerca de las posibles historias imaginada.
La tuya es una historia de múltiples lecturas, y para eso estamos nosotros.

· un beso

CR & LMA
________________________________
·

VÓMITOS dijo...

El blues, ¡ay el blues!

Esta noche, por cierto, toca en Sevilla la Vargas Blues Band, en una sala muy cutre pero por eso encantadora que se llama Sala Q. Está en un polígono y es muy romántica. Todavía está a tiempo si te gusta el blues.

Descubrir tu blog ha sido de esas cosas agradables que suceden en internet. La mayoría de los blogs son aburridos, como el mío, por ejemplo. Pero tu UTOPÍA es un imán para los sentidos, para los sentimientos..

Lo descubrí cuando describías de manera bellísima la sensación que producen los recuerdos, que enjaulados se resistían a partir. La fotografía era maravillosa, con aquellas sombras de la buganvilla sobre la pared que se confundían con el enrejado y generaba una jaula imaginaria.

Esta fotografía que nos regalas en este post habla por sí sola. De hecho, si activas al máximo el nivel de la imaginación, verás que la silueta de borde del vestido representa un rostro que parece querer gritar. Nariz, labios, barbilla, todo se adivina sobre el contorno hermosísimo de unas caderas vertiginosas que encienden literalmente la pasión. El rostro que parece querer hablar surge del cuerpo recordando a una de esas míticas siluetas del Guernica que en su caso gritan desconsoladas.

Una fotografía que no te cansas de mirar.

¿Y tú me decías que no había expuesto tu obra nunca? ¿A qué esperas chica?

Besos.

GINEBRA dijo...

Salva, pues haces muy bien en enseñar blues a tu hijo. Un músico debe transmitir su arte y si es a un hijo, mejor que mejor (plantar la semilillita:)))
La luz dura de la ventana era necesaria para resaltar el contraluz de ese cuerpo tumbado en el lecho, buscaba un contraste fuerte y por éso hice esta foto a esa hora determinada, pero ya sabes que hay gustos para todo y en cualquier disciplina artística (o que pretendea serlo) no hay nada escrito.
Besos

Manuel, lo invisible siempre es más sincero que lo que percibimos fácilmente a través de los sentidos. Lo que se escapa suele tener, digamos, "más fundamento". Unos, muy pocos, saben llegar al corazón, los otros se quedan a medio camino, en calibrar, tal vez, la talla de sujetador:)))
Besos

pepperez, juraría que nos concemos, no sé por qué. La curiosidad me pudo, pero sólo tienes un perfil, no hay blog.
Lo invisible es visible para quien sabe verlo...
Besos

Adolfo, y yo me quedo con tus palabras, cuando dices: esa parte invisible que llega a ocupar todo el espacio... es así, en mi opinión.
Gracias y besos

Sara, déjame que remolonee en el sofá, que viene bien de vez en cuando estar "tirada como una colilla", éso fue en el puente, no he dado ni golpe, leer y escuchar música, no he visto la luz del día:))) bueno, he hecho un poco de todo, jajajajjaja.
Gracias y besos

Ñoco, ¿no es ése el sentido de un blog público? Escuchar las historias en forma de comentarios que algo tuyo ha sugerido a los otros... Esa es la magia de este medio.
Besos

Vómitos, pues muchas gracias. Me alegro que ésta y otras fotos te gusten.
Yo creo que en este caso concreto el rostro no era necesario.
No creo que esté preparada aún para exponer nada en un formato diferente a este blog, creo, aunque me gustaría...
En cuanto a Vargas Blues Band, ¡qué puedo decir!, que ojalá lo hubiese sabido antes pues Sevilla no me pilla lejos y esta banda me encanta. ¿cubanos, no?. Escucho algunas cosas de ellos, son buenos y me imagino que el directo será potente.
Si vas a esa Sala Q tan romántica, espero que disfrutes mucho. Otra vez será!!!!!
Besos

Gracias a tod@s y qué paséis una muy buena tarde:)

Sergio dijo...

Una ecuación magistral: imagen, texto y poesía musical.
He disfrutado mucho.
Te sigo
:)

Chousa da Alcandra dijo...

Lo visible invita, lo invisible incita. Hablo de lo que veo y pienso en lo que no veo...

Bicos trazados sin geometría

Larisa dijo...

Este corazón que siente, sufre y ama se quita el sombrero ante la foto. Los senderos sin explorar. El blanco. Y el negro.

Abrazísimos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Hay heridas que nunca cicatrizan... y esas no sangran...

Saludos y un abrazo.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Ginebra!
Son quizás, esas heridas las que mas deben preocupar, las sangrantes e invisibles.

Saludos de J.M. Ojeda.
Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo.

GINEBRA dijo...

Sergio, gracias. Cuando quieras, ésta es tu casa. Saludos

Chousa, con esa reflexión desarmada quedo:)). Ciertamente lo visible invita y lo invisible pues incita, es el misterio.
Bicos

Larisa, y es que los corazones que sufren son los que aman y los que viven, ¿no?. Besos

Sonrisa, cierto, ésas son la peores.
Besos

J.M. Ojeda, lo mismo te deseo a tí, que seas feliz. Besos

El rey lagarto dijo...

Otra preciosa entrada...

Que difíciles son de curar las marcas invisibles y que bonito es cuando se llega a esa parte detrás del pecho... Siempre hay que buscar la luz que una el camino entre ambos.

Troba dijo...

Con el corazon en la mano
o con la mano en el corazon
como dice el poeta.
Besos, amiga

GINEBRA dijo...

Rey Lagarto, debe haber una luz, como dices que une ambos caminos: el visible y el invisible, la cuestión es encontrarla:)
Besos

Troba, bonitas palabras las del poeta y muy grata visita la tuya.
Besos