03 diciembre 2010

Taconeando


Taconeando. Foto de Ginebra

Algunas veces se calzaba sus sandalias de tacón para, quizá, elevarse unos centímetros sobre el gris del que se pinta el asfalto y las calles en una ciudad. Gris informe, frío, impersonal... Las cloacas subterráneas quedaban más lejos y más cerca, las nubes y el sol.
Caminaba altiva y decidida, taconeando el ritmo de la canción que susurraba en sus oídos y la impulsaba , seguramente, a seguir.

18 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

Esta vez ni con tacones estamos mas lejos de lo gris que esta todo.

Muy buena composición.

Besos

DANI dijo...

A 7 cm del mundo ;))

Besos altivos

Mary dijo...

A veces es la mejor manera de empezar el dia... unos tacones pueden ponerlo todo en perspectiva!
beso

Gabriela dijo...

Mejorar la perspectiva, parece ser un recurso, para "remarla" como decimos aca...

Y la redalidad supera la ficcion, y pareciera que sólo podemos rspirar otro aire, con tacones, con tilos, con abrazos.

Que no nos falten!!

( y que estos pequeños gestos nos den la energía que hace falta en estos días...)

Un abrazote!

TSI-NA-PAH dijo...

Donde va a parar una mujer con sus "High Heels"!
Un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

Mirando al mundo desde una andamio... jajaja

Saludos y un abrazo.

Chousa da Alcandra dijo...

Serán malos -los tacones- para la columna vertebral, pero vertebran una exelente visión y un goloso caminar, aunque la mirada se fije un metro por encima de ellos...

Bicos impulsados

virgi dijo...

Pues no sé quién acompaña el taconeo. Siempre quise ponerme unos de aguja, preo ya era demasiado alta.
No se puede tener todo...

Besos besos

(más bien casi nada)

Torcuato dijo...

Nunca lo había pensado: Los tacones una forma de evasión. Me gusta.
Un beso, Ginebra.

raúl dijo...

mmm... dionne warwick... taconeando, que es gerundio!! aunque casi no hace falta ni los tacones, para elevarse con una canción así.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Ginebra!
Taconeando, se siente uno/a. asi mismo/a.
Damos ritmo al camino, y señalamos nuestro ir.
A veces, solo a veces.

Saludos de J.M. Ojeda.
Buen Domingo.

OLIVER ÁLVAREZ BARRANCO dijo...

Eso es lo que nos pasa cuando entramos en tu blog y seguimos tus entradas, parece como si llevamos tacones y que abajo, en la distancia, el mundo se va alejando y alejando mientras nuestro sueños nos elevan.
Un abrazo

Ricardo Miñana dijo...

A mi me encanta el sonido de los tacones pero en un buen tablao flamenco.
es un placer pasar a leerte.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

PSYCOMORO dijo...

Visiones que parecen acudir de un pasado que todavía no ha transcurrido. Voces de un tiempo que va a quedarse. Muchos besos.

Möbius el Crononauta dijo...

Toma botines... y eso que no es un torito.

Abriles dijo...

"Sabemos exactamente cuándo nació este romance. Ese día no teníamos
pensado comprarnos nada. Pero los vimos expuestos, los estudiamos
cuidadosamente, nos dejamos envolver por la atracción que nos hizo entrar,
preguntar el precio, escandalizarnos, mirarlos de nuevo, y pedirle al empleado
que nos dejara probarlos. Los probamos como a un helado. Como a algo
voluble, sabroso, intenso. Dimos unos pasos, nos miramos los pies
en el espejo. Y nada, nada pudo ya hacernos volver atrás. Eran nuestros desde
antes de que lo fueran. Éramos Cenicienta en ellos. Éramos fatales, elegantes
o aniñadas. Éramos exactamente lo que queríamos ser. Una mujer plantada
como un árbol en flor, y en sus zapatos."


Sandra Russo

Javier dijo...

Siempre necesitamos “algo” que nos eleve unos centímetros del suelo para que los sueños no se rompan con el tacto calcinante de la realidad y, así, poder ser cometas.

Besos

GINEBRA dijo...

Creo que, cuando una mujer se calza unos tacones y camina decidida, no todo está perdido. Es una opinión personal y subjetiva, claro, de ahí nació esta pequeña reflexión en forma de historia.

Lo de elevarnos es necesario y, tal y como está el tráfico aéreo y el conflicto con los controladores aéreos, es mejor que lo hagamos con nuestras propias "alas":) ¿no?.

Espero que estéis pasando un muy buen puente o acueducto, según el gremio en cuestión.
Gracias por vuestros comentarios, muchos besos.