31 julio 2011

Arponera.


Ventana en una buhardilla

La noche no había resultado tan productiva como él esperaba. Después de rondar por bares de moda y tabernas sin nombre, decidió marcharse a casa y resignarse a dormir solo. Otra noche en blanco, pensó.
Bien entrado el mediodía se despertó con el sabor de la ginebra aún en su garganta. El día era soleado y tibio, lástima que él estuviese solo. Salió al balcón y miró la calle, vió gente pasar y la vió a ella.
La fotógrafa enfocaba hacia su ventana. Él era el centro de atención. Se sintió feliz y sonrió a aquella mujer que cubría su rostro con la cámara. Un instante después, cuando la foto ya había sido tomada, ella le saludó con la mano y le sonrió. Él la imitó.
La imagen generó una historia en la que quedaron enredados para siempre los dos.





Paseantes.

No les importaban las miradas, ni siquiera las más osadas o indiscretas. Eran conscientes de la expectación que provocaban en la gente y éso, lejos de molestarles, les agradaba.
El negro era su distintivo, como una segunda piel que no mudaban ni en invierno ni en verano.
Se habían conocido hacía poco tiempo, pero ya eran inseparables.
Una soledad se unió a la otra y habían dejado de sentirse jodidamente diferentes. Ahora se habían convertido en dos seres maravillosamente distintos.


Conversación en la taberna. Fotos de Ginebra

Desde que Tomás había enviudado comía todos los días en la tasca de su amigo Agustín. A veces, si la clientela era escasa, almorzaban juntos. Hablaban del tiempo, de economía, de fútbol y, de vez en cuando, también de mujeres.
No tenían prisa. Hacía tiempo que esa palabra había dejado de existir en su léxico interno. Prolongaban su conversación más allá de un horario establecido y apuraban su copita de orujo con el regusto del que ha probado la dicha de una amistad sincera.

Me fijo en la gente poco común. Les fotografío e invento una historia sobre ellos, también para ellos. Casi siempre la gente reacciona (y no siempre para bien, lógicamente) y lo que viene a continuación, esa reacción de la que hablo, es lo que más me interesa: el enfado, la complicidad, la sorpresa...la imagen ya ha sido capturada y a partir de ella tejeré una historia.




19 comentarios:

raúl dijo...

pues además de una gran fotógrafa eres una tejedora cojonuda. las historias son perfectas para estos instantes capturados. ¿y este tema? "suavesito mi linda"... mooola!

Chousa da Alcandra dijo...

Queda claro que la fotógrafa deslumbró al buhardillero. Claro que como la posición de ésta era más elevada; a saber que parte de la "botella" miraba el, presuntamente, solitario bebedor de ginebra...

Bicos en forma de arpón

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

Pasaba por aquí e indudablemente me quedo! Qué buenas historias! A mi me pasa lo mismo, voy andando y me fijo en la gente, me invento historias de cómo han podido llegar a ese cafetín o a quién esperan en el andén de una estación. Si estoy con mis amigas normalmente hacemos una especie de historia cada una sobre los que tenemos alrededor, es muy divertido!! e incluso puedes imaginar que estado de ánimo tiene la persona que te cuenta la historia.Nunca fotografío, pero es una buena opción, tomo nota.
Normalmente se dice que una imagen vale más que mil palabras pero he de confesar que tú haces el juego perfecto entre ambas cosas. Una pasada!!!
Un besazo! Y te sigo! gran blog!!!

Edelia dijo...

Yo también lo hago, continuamente. Pero miro sobre todo a la gente común. Ellos también tienen historias apasionantes, aunque no se lo vayan gritando al mundo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Que bella la Lisboa de siempre...

Saludos y un abrazo.

Cris* dijo...

Me gusta. Me gusta mucho. Las fotos, y la idea de las historias. Y las historias.

GINEBRA dijo...

Raúl, el tema es de un grupo mexicano llamado Malo, al menos la versión original. A mí también me gusta, muy apropiado para el veranito ¿no?.
Me alegro de que te gustasen las historias que inventé:)
Besos

Chousa, jajajajja, siempre tienes un punto de vista distinto. Bueno, hubo complicidad en esa foto, es cierto. No sé que vió él, yo un tipo tatuado al sol con una sonrisa agradable:)
Besos

No me pises, bueno, no he probado a inventar historias en común con amigas, pero parece curioso. Una historia para cada cliente de un café, jajajaja, podrías escribir una novela. O quizá una historia entre todas tus amigas en la que una inicia y la otra debe seguir .
Gracias y besos

Edelia, pues supongo que cualquier persona esconde o puede esconder una historia apasionante, pero la gente común no suele interesarme para fotografiar, tampoco para inventar. Por ser yo misma gente común prefiero estar al otro lado de la cámara, aunque a veces me autorretrate e incluso me reinvente:)))
Besos

Sonrisa, es una ciudad apasionante... una de mis favoritas.
Besos

Cris, inventar como antídoto al aburrimiento.
Gracias por tu visita. Besos

Sergio dijo...

Bonitas historias, me gusta como miras, la complicidad con el personaje y tu sensibilidad. Es la esencia de la fotografía, y a mi entender, también de la vida.
¡Que no decaiga!

Mª Angeles y Jose dijo...

MMuy bonitas historias son las que haces a partir de estas fotos...

Es algo que tengo que madurar, los robados no son lo mio, me asusta la parte que viene tras la foto....

Besos

virgi dijo...

Preciosa siempre Lisboa.
Y tu mirada, aguda y creativa.
Me gusta mucho visitarte, Gine.
Besos :) :) :)

GINEBRA dijo...

Sergio, pues gracias por tus ánimos:)))
Eres un encanto! Besos

Angeles, los robados tienen su "aquel". Hay gente a la que le molesta (y es comprensible) que le hagan fotos, pero claro, si veo algo que me atrae, tengo que disparar. No puedo evitarlo y tampoco puedo evitar la relación que se establece entre el que hace un retrato y el retratado, sea furtivo o no éste.

Virgi, a mí me ocurre lo mismo con tu phoetiblog, Virgi.
En cuanto a Lisboa pues es un placer pasear por sus calles. Una ciudad con una luz bonita y con tanta historia...
Besos

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Ginebra!
Cada foto es, y genera su muy particular historia, una historia unica, delirante.
A veces, solo a veces, participativa.

Saludos de J.M. Ojeda.
P.D. Bonitas fotos.

Sara dijo...

Ginebra! porque no puedo ver las fotos? por los comentarios de los demás creo que el problema es mio, me cachis que mal sabor me queda...lo vuelvo a intentar desde el otro pc.
Eres una genio del arte, lo sabes.
Te dejo mi abrazotedecisivo con un piesecito casi casi en la playita, que ganas de que llegue...si no me da tiempo a volver a pasarme por aquí te dejo mi abrazotedecisivo y hasta septiembre vale?
muacks guapa

Sara dijo...

Ginebra! porque no puedo ver las fotos? por los comentarios de los demás creo que el problema es mio, me cachis que mal sabor me queda...lo vuelvo a intentar desde el otro pc.
Eres una genio del arte, lo sabes.
Te dejo mi abrazotedecisivo con un piesecito casi casi en la playita, que ganas de que llegue...si no me da tiempo a volver a pasarme por aquí te dejo mi abrazotedecisivo y hasta septiembre vale?
muacks guapa

en las nubes dijo...

Hola llego aquí por casualidad y tengo que decir que me encantan tus historias... Volveré!

don vito andolina dijo...

Hola,bellas letras desnudan la preciosidad de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te invito al mio, un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos irreales...

GINEBRA dijo...

J.M Ojeda y como dices sólo a veces participativa, estoy de acuerdo, aunque lo que se pretende es que siempre haya una relación entre el sujeto retratado y el que retrata.
Besos

Sara, que lo pases muy bien en tus vacaciones.
Sólo soy alguien que disfruta de esta forma tan sencilla, que no barata:)
Besos

En Las Nubes es donde más me gusta estar a mí, jajajajajaja, así es que cuando tu vengas yo me voy a la nube:)
Es una broma a colación con tu nick.
Gracias por venir. Besos

Don Vito, pues gracias por venir y por la invitación.
Besos

PSYCOMORO dijo...

En ocasiones, la historia que buscas se esconde en los lugares más curiosos; escondites perfectos donde habitan musas y miradas perdidas. Besos.

GINEBRA dijo...

Psyco, en cualquier sitio puede surgir la magia, por tanto la foto, tú lo has dicho. Puede que incluso al lado de casa, aunque lo ideal es viajar mucho y ver muchos sitios:)
Lástima ser pobretona!
Besos