10 agosto 2011

Refugios


Desconocida con dálmata

Me resulta difícil abrir un periódico sin que me asalte otra vez el desencanto. Hoy no quiero oír las noticias, no quiero ver los tumultos, la sangre, la desesperación o la huída.
Me refugio aquí y miro la flor de tu pelo, la elegancia del perro que te hace compañía (yo tuve un dálmata y me lo robaron) .
La risa y el sol en tu cara. Desconocida y cercana en un instante aprehendido. Nuestras vidas trenzadas en milésimas de segundo.


Puente y arena

Nuestro amor es difícil y entre tú y yo hay un desierto y depués un mar a veces bravo, a días en calma. El amor que nos quema, pero inexplicablemente yo siento frío. Alguna vez construímos un puente y burlamos desde entonces la distancia.


No sé como he llegado hasta aquí (autorretrato). Fotos de Ginebra

" Es como si por equivocación fuese a parar a una habitación ajena, y del susto no encontrase la ventana, que está abierta como siempre. Ella se debate entre las paredes, extendiendo las alas, choca contra una lámpara, contra el techo, se hace daño con los muebles, se golpea.

No intentes orientarla hasta la salida. No podrás ayudarla. Cualquier movimiento aumentará su temor.
En lugar de hacia la libertad del exterior, si no eres cuidadoso, corres el peligro de hacerla huir hacia las habitaciones del fondo, donde volverá a golpearse la alas contra los cristales.
La única manera de ayudarla es no intentar ayudarla. Empequeñecer. Quedarse inerte. Confundirse con la pared. No moverse."

("No digas Noche", Amos Oz. Editorial Siruela)

16 comentarios:

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

Me encanta cómo escribes cada detalle, cada suspiro, todo en general :)
Un beso :)

Edelia dijo...

Como siempre, precioso. Me quedo con la última foto, pero la primera historia.

Aureliano Buendía dijo...

Pasar por tú valle de cerezas es siempre un descanso para mi, un momento donde deleito a mi ser con una buena lectura, con un buen blog.

Pensé que era el único Español que había leído algo de Amos Oz. En Israel hace falta mucha más gente como él.

Un saludo y un beso desde Macondo.

GINEBRA dijo...

No me pises... hay días mejores que otros, no te creas. Ahora estoy algo ausente, cosas del verano.
Gracias.

Edelia, aún sigo preguntándome como aterricé en esa cómoda:))) Besos

Aureliano, es una sorpresa grata que "hayas vuelto", pensé que habías abandonado este mundo de los blogs tan en desuso ahora con el facebook y demás redes sociales rápidas y, en mi humilde opinión, friquis.
Me alegra mucho tu presencia, de verdad.
Amos Oz ha sido un descubrimiento, sólo he leído esa novela, pero no será la única. Me ha gustado. Es un tipo comprometido y denuncia los asentamientos judíos en Palestina, éso ya es una muy buena carta de presentación. Por eso está aquí, en Utopía, entre otras cosas.
Besos

Mª Angeles y Jose dijo...

Yo tampoco quiero ver noticias de ningun tipo, quiero que el tiempo pase y que todo se tranquilice....aunque parece casi imposible....

Besos

César Sempere dijo...

Hay días que tengo que apagar la radio y la televisión. Este mundo está demasiado tenso. Eso sí, siempre quedarán ventanas por las que escapar. Tan solo hay que abrirlas, aunque a veces el óxido de sus cerrojos nos lo hagan más difícil.

En verdad, no sé cómo has acabado ahí, pero estás genial.

Un beso,

Queiles dijo...

¿Que haces durmiendo la siesta encima de la cómoda? jajajajaja. Me encanta esa foto.
y perdona por tanto, tanto abandono.
Sigo acá.
Besos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Que belleza de foto la primera. El dálmata es de exposición... Que preciosidad.

Saludos y un abrazo.

GINEBRA dijo...

Angeles, sí es bastante improbable que eso ocurra, la verdad. Besos

César y si no fuese por esas ventanas, estaríamos perdidos de verdad. Porque no hay nada más grande que la imaginación, si ésta el hombre no puede vivir.
Creo que aterricé por equivocación ahí, jajajajjaja. Gracias y besos

Queiles, yo creo que lo importante es llegar, no importa lo que se haya tardado y yo siempre te he esperado:)
Sabes que me alegra mucho verte.
Creo que me despisté un poco y en lugar de dormitar en la cama me encaramé a la cómoda como una salamandra. Debe ser el calor cacereño:)))
Besos, muchossss.

Sonrisa, los dálmatas es que son preciosos, parecen salidos de una peli en blanco y negro, ¿no?
Besos

David C. dijo...

Bonita tu foto sobre el comodín.

Respecto a tu post. El amor quema y muchisimo.

virgi dijo...

Un trío de lo más estupendo.
La pareja, genial (ese perro parece de museo). El puente, sugerente, pero se presta a cierta indecisión, como algunas veces que hemos de cruzar hasta algo importante.
Y tu foto, GENIAL, Ginebra.
Me ha parecido súper, tanto la idea, como tu misma, mariposa posada sin saber cómo llegaste hasta ahí.
Un abrazo
(la música ni la oí)

Esilleviana dijo...

sin duda, es una delicia. Al igual que el blog de Virgi, la combinación de imágenes y palabras es perfecta: la delicadeza de las palabras, la puntualización con las explicaciones precisas y los fragmentos que componen un todo, es de lo mejor.

un saludo

Chousa da Alcandra dijo...

Y después de atravesar el desierto, te pones cómoda (máis ou menos) disfrazada de dálmata (más o menos)...
Es esta última imagen la más difícil de interpretar. La posición de las manos transmite tristeza; pero la flexión alzada de tibia y peroné dejan bien clarito que sigues dispuesta a burlar distancias.

Bicos desde mi ventana

virgi dijo...

Por cierto, a mí Amos Oz me encanta. Además de escribir cosas bellísimas, me parece un hombre de lo mas atractivo.
Besitos, es que me olvidé de decírtelo.

PSYCOMORO dijo...

La tisteza es una visitante que dicta sus propias leyes del ritmo; el verano tiene algo de esa cadencia, donde las palabras se escogen solas porque hay tiempo para ello y tiempo para mirar sin ser visto. Preciosa entrada, Ginebra. Besos.

GINEBRA dijo...

David C. Gracias.

Virgi, a mí me encantó que me llamases mariposa posada:))) Me alegra que te gustasen las fotos y la idea, también la coincidencia en la lectura de Amos Oz.
Besos y muchas gracias, de verdad.

Esilleviana, bueno, no sé que decir, es un poco la forma de expresión con la que lanzo lo que llevo dentro,desde esta ventana hasta el mundo entero, hasta la gente que quiera escuchar.
Besos

Chousa, jajajajja, lo de atravesar el desierto y ponerse "cómoda" ha estado bien...
Eres muy observador (eso ya te lo he dicho más veces) me ha sorprendido que analices así esta imagen. Tiene bastante sentido lo que dices, puede que incluso tengas razón, el caso es que no lo sé.
Bicos desde la mía.

Psyco, sobre todo el verano es el tiempo de mirar y de mirarnos, un tiempo color naranja.
Besitos