24 octubre 2011

"Somos un mar de fueguitos"


La amapola. Dibujo de Andrea M.


"Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto del cielo. A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desde allá arriba la vida humana y dijo que somos un mar de fueguitos. El mundo es eso, reveló: un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos, y fuegos de todos los colores.

Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin pestañear y quien se acerca, se enciende (...)". (Eduardo Galeano. "El Libro de los Abrazos").


Este fragmento pertenece a uno de los relatos cortos de este libro de Galeano. Es, como podéis apreciar, un texto muy hermoso en el que ,mediante la comparación y la metáfora,retrata , de uan forma personal, como somos los humanos que poblamos este mundo. Me gustó tanto que decidí trabajarlo en clase con alumnos de 16 años. Nada complicado: lectura y preguntas guiadas sobre el fragmento en cuestión (más que nada por operatividad, que una ya sabe con quien "se juega los cuartos") y no hubo ninguna sorpesa.
Constaté lo que ya sabía: que No habían entendido absolutamente nada y, además, les parecía una cursilería o una idiotez, no me apeteció investigarlo, la verdad.


Que la lectura es casi la única actividad que no practican nuestros jóvenes (estoy generalizando) es algo que se nota a la legua.
La sociedad en la que vivimos
no tiene tiempo para nada y ,claro, leer más o menos viene a ser esa especie de "nada" que se me asemeja a un saco enorme donde caben las artes, la música o las letras (para los botellones y el reaggetón ya no hay sitio ahí). De constatar lo que ya sabía, pasé por varios estados de ánimo, incluso confieso que también ese tan amargo como es la decepción, más que nada porque podría haber habido alguno un poco menos memo y decir algo coherente, pero eso no ocurrió. Me embargó, de alguna forma, una especie de nostalgia mezclada con algo de tristeza porque en el fondo me da pena que se pierdan esa magia que unos pocos privilegiados hacen con las palabras, con las imágenes o con la música. Debo ser una extraña mujer...

23 comentarios:

virgi dijo...

Tí tienes a los de 16 y yo a los anteriores y ya se les va viendo el plumero. Y eso que ahora mismo hay grandes lectoras y escritoras...sí, sí...acabadas en "a"...de las que espero les dure la magia que aún conservan.
Besos, Gine

Queiles dijo...

Hola!!! Adoro ese libro de Galeano (Y los demas tambien) Ahora mismo lo tengo encima de la mesa y releo ese cuento que citas y que uinicia el libro.
Gracias por recordármelo.
El libro se cierra con esto que seguro te gusta:

La ventolera.
Silba el viento dentro de mí. Estoy desnudo. Dueńo de nada,
dueńo de nadie, ni siquiera dueńo de mis certezas, soy mi cara
en el viento, a contraviento, y soy el viento que me golpea la
cara.

Gabriela dijo...

Ginebra, no eres una extraña mujer, sensible, y casi una joya, si... El leer el titulo del post, sabía con delicia que venía, por suerte Galeano, aunque poco los toca, y los transforma, por aqui, a parte del reaggetón, como dices, leen, ojala no se pierda la magia, y tu trabajas con ellos, eso trae garantía!!

Sergio dijo...

El fragmento es verdaderamente bonito, igual que el dibujo, muy sencillo y hermoso.

Es cierto que los jovenes no leen y cada vez lo harán menos, el chat, facebook, sms, y tweeter, están acostumbrando a la inmediatez y a lo simplísimo. Leer en un blog ya para algunos queda hasta largo. Está en los adultos fomentarlo, yo con mis hijos lo hago.

Irma dijo...

Alguien dijo que últimamente teníamos demasiada prisa para vivir y eso es muy peligroso en todos los aspectos.

Es una lástima porque no saben lo que se pierden, pero bueno compi utópica verás como consigues hacer que entiendan la lectura y les guste.

Un abrazote utópico, Irma.-

TSI-NA-PAH dijo...

Lo importante es tener fuego y que no se te apague, luego es muy dificil que vuelva a brillar! Precioso dibujo, puro y simple!
Un abrazo

GINEBRA dijo...

Este post debería haber terminado con esta frase: "debo ser una extraña mujer, porque no pierdo la esperanza de que, en un futuro próximo, alguno entienda lo que dice Galeano".
En este oficio la insistencia unida a la paciencia es la mejor arma.

El dibujo puro y simple es de mi hija Andrea, tiene 14 años y fue una gran lectora hasta que las nuevas tecnologías hicieron su aparición en casa, más bien regaladas por la familia cercana. Yo sigo regalándole libros y entradas para conciertos, creo, como dice Sergio, que en casa tenemos el deber de estimular la creatividad y la lectura que es la mejor herramienta para ser imaginativos.

La sociedad demanda gente que sepa inglés y manejo en nuevas tecnologías, y es importante, pero se ha relegado el aprendizaje y disfrute de las artes y esto me parece un error.
No somos robots, somos personas y nuestro espíritu necesita de otras vías que no sean la puramente científica.

Las prisas son un error que todos cometemos, que nos hacen prisioneros y si hay que postponer algo siempre es "lo menos práctico", y en esa elección perdemos muchas cosas...

En cuanto al texto de Galeano decir que ciertamente hay personas que brillan y tienen tanto fuego que encienden a los demás, menos mal que nos queda eso para combatir a los fuegos bobos de los que habla, que también existen...

Gracias a tod@s, que tengáis buen día!

GINEBRA dijo...

Por cierto, Queiles, lo olvidaba: ese fragmento que apuntas es precioso, ya lo había subrayado (tengo la costumbre de anotar cosas en los libros y subrayarlos con lápiz)
El viento es un elemento atmosférico al que presto mucha atención por numerosos motivos...

Javier Herque dijo...

¿Extraña?...extrañamente sincera, intima, y soñadora…lo suficiente…para poder oler el aroma a cariño que desprende esa amapola.

Beso.

raúl dijo...

con 16 años, como les pongas el texto dentro de una pantalla de iphone, o similar, no van a leer un mierda, así de triste. lástima que no saliera algún "rarito" que supiera apreciar, un poco aunque sea, el valor del texto. anyway. no se desanime usté, profe!

GINEBRA dijo...

IMPORTANTE.

A mi correo suelen llegar las peticiones de firma de Amnistía Internacional y, además de enviar a mis contactos, suelo dejarlas aquí para que colaboréis echando una firmilla con unos datos personales que son privados, por supuesto.
Creo que es muy valioso.

firma aquí.

virgi dijo...

Hola Ginebra,
ya había firmado, me lo mandaron hace unos días (te contesté tbn en mi blog).
Lo de Siria es horrible, bueno, como Yemen y Libia...veremos como finaliza y como vuelve a renacer la ilusión en estos países.
Un besote

Gabriela dijo...

princesa tb lo recibo, y he firmado, gracias por avisar, lo hago extensivo =)

Queiles dijo...

jajaja sabía que eras de los que nos gusta escribir y subrayar los libros: Tenias que ver los mios.

Irma dijo...

Ya hice mis deberes y agradecerte por hacer tus deberes, a ver si entre todos lo vamos consiguiendo, hacer realidad nuestras utopías y alguna que otra más.

Besines utópicos, Irma.-

Chousa da Alcandra dijo...

Todavía estoy asintiendo a tu primer comentario. Es con esa convicción con la que me gusta percibir a los docentes; con la confianza de que es necesario seguir sembrando y con la paciencia de continuar haciéndolo a pesar de no ver germinar la semilla a corto plazo. Vuestra llama profesional tiene que ser serena, como si no os enteráseis del viento de la aparente indiferencia que ellos muestran.

Bicos con abrazos

Sara dijo...

Mi querida Ginebra el libro de los abrazos es precioso, y has hecho un conjunto con tu entrada, el fragmento y el hermoso dibujo que me está encantando, siempre cautivas y siempre enganchas a tu hermosa utopia, yo también me siento una extraña mujer, cada día más extraña...y lucho fuertemente por seguir teniendo tiempo para todo lo que merece la pena, que casi siempre es lo que va a contracorriente.

abrazotedecisivo lleno de fueguitos y mares....sobre todo mares.

Sergio dijo...

He leído detenidamente tu enlace de la Red de Escuelas por los Derechos Humanos organizado por Amnistía Internacional. Están muy bien para trabajarlas a nivel educativo y fomentar sensibilización y conciencia al respecto, aunque a mi entender en este campo es más un trabajo y presión política entre estados que una cuestión de solidaridad al respecto.
Gracias por el enlace.

Zorro de Segovia dijo...

no leer no tiene que ver con no entender algo bonito. Quizá uno por uno ... es difícil que a los dieciséis años no entiendan un cuento. Un cuento que le voy a relatar a mi sobrina en cuanto la vea. Es mucho más joven que esos alumnos pasivos, pero esto y seguro de que entenderá. Gracias por compartirlo. Muchos niños oirán ese delicioso cuento de mi boca.

PSYCOMORO dijo...

Gran escrito, Ginebra. Una mujer extraña... y quién no aspira a ser extraño en un mundo tan raro como este? Supongo que esa diferencia frente a todo es la esencia del cambio, de querer cosas distintas y no atarse a nada. Eso debe ser la libertad. Un beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendo como siempre.

Saludos y un abrazo.

GINEBRA dijo...

Seguir los pasos que te marca tu propia "conciencia" o como quiera que se llame no siempre es un camino fácil, pero a la larga compensa, al menos es lo que opino.

Gracias por vuestros comentarios, la verdad es que siempre es gratificante escuchar vuestras opiniones, son enriquecedoras.
Que paséis un muy buen fin de semana o puente quien lo tenga:)
Besos

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

no hay que dejarse llevar por las modas, hay que elegir y decidir según tus propios principios!
un besazo!!!