16 noviembre 2011

Frente a la cámara.








Fotografía (autorretratos) de Jen Davis

Me parece absolutamente valiente autorretratarse uno mismo, más cuando el físico no encaja con el canon de belleza impuesto por la publicidad, por cualquier medio de comunicación, red social o forma unánime de pensamiento social. Es evidente que vivimos en un entorno hostil que nos esclaviza y nos convierte en un rebaño de borregos que callamos, consumimos y en el que parece ser que el único sueño posible que uno puede tener es conseguir a cualquier precio un cuerpo diez.
¿Nos hemos olvidado, tal vez, de vivir? ¿de disfrutar,?¿ de soñar con algo menos banal? ¿de ser felices con lo propio? ¿de conformarnos?. Nos hemos olvidado de mirar en nuestro interior y así encontrarnos de verdad a nosotros mismos, ya no sabemos cómo se hace eso...


Me gustan las fotos de Jen Davis por dos motivos: porque son sinceras y porque técnicamente me parecen muy buenas, sobre todo su manejo de la luz. Un soplo de aire fresco en un mundo de plástico, " perfecto", retocado y "photoshopeado" como es el nuestro.Tan infeliz y desgraciado debajo del maquillaje,la silicona, los postizos, los gimnasios o los anabolizantes.

24 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

Desde luego deberíamos reflexionar sobre nuestras prioridades.

Gracias por las fotos y las reflexiones, milady.

Gabriela dijo...

Salir de los parámetros de belleza establecidos, es algo que justamente hoy me resono!! Primer maltrato sotovoce...
Valorizaciones necesitamos y muchas, un aplauso para Jen Davis y para ti!!!!

Sergio dijo...

Es curioso, esta entrada y la mía de hoy están en apariencia completamente enfrentadas pero pueden tener análoga lectura.
La fotografía de esta mujer es impecable y su valor para denunciar la esclavitud por la belleza también admirable, pero debo discrepar en que, salvo problemas de tiroides u otras causas, llegar a ese estado es consecuencia de un gran descuido además de poco saludable.
No entro en valoraciones estéticas, cada uno tiene que estar como quiera y pueda, pero tal nivel de obesidad, y ese no es extremo, limita tu vida y disfrutar de ella. La cara de la otra moneda es la anorexia, más insalubre y con mayor nivel de exclavitud psicológica.
En fin, me extendería y aburriría. Yo voy al gimnasio y cuido mi alimentación, pero no le hago ascos a una fabada y un pastel. No es vanidad, es salud y aquello del mens sana..., aunque es innegable que verse bien sube la autoestima.
Buena entrada!

Sara dijo...

Mi querida Ginebra entiendo perfectamente tu denuncia de hoy...sobre todo cuando uno está agusto consigo mismo y los cánones, sean los que sean... de belleza, ideológicos o demás van en contra y te dejan arrinconado...eso lo entiendo perfectamente....pero hoy estoy cien por cien con Sergio...soy de las que me cuido mucho, sin ningún sacrificio...me encanta comer sano y caminar mucho, hacer mis clases de yoga... y así después me puedo dar los homenajes que me doy cada cierto tiempo jajajaja, pero a mi personalmente el peso de la chica de la fotografía no me parece antiestético, me parece sobre todo, nada saludable y para mi la salud es sagrada, de siempre lo ha sido.
Te dejo mi abrazotedecisivo y nuevamente... ¡chapó por tu entrada!.

raúl fdz pacheco dijo...

esa autenticidad es cómo un soplo de aire fresco, desde luego. renovador. buenas fotos.

Javier Herque dijo...

Vivo en un pueblo perdido entre surcos de labranza y senderos de ganado, en un mundo donde demasiadas veces sienta “cátedra” ese “nodigasquetehedichoque”, donde demasiadas veces se vive pendiente del “que dirán”.

Mi enhorabuena a todas esas personas que pasan de ¿cánones-dogmas-letanías? Y viven su vida procurando ser ellos mismos sin atender a los idus de la caja tonta o de Doña Ahorasellevaesto-o-lootro.

Me encanta la realidad sin tapujos que entregan esas fotos y el tatuaje de ella.

Beso.

GINEBRA dijo...

No defiendo la obesidad y tampoco la anorexia (soy de las que busca siempre el término medio, el equilibrio, aunque ande desequilibrada:)) en muchas ocasiones.
Yo sólo estoy en contra de la tiranía de los cánones, sean del tipo que sean y me parece cojonudo que Jen Davis se desnude ante la cámara y que muestre toda su sensualidad (la que ella entiende que tiene, la que cada uno de nosotros tenemos por derecho propio, sin que tenga que ser medida por otros a base de centímetros de aquí y de allí estandarizados).

Yo también hago ejercicio (corro hace ni se sabe cuanto tiempo, creo que nací corriendo ya, aunque mi madre tardara un siglo en parirme)peso 52 Kg, mido 1'67cm y uso la talla 36, pero ¿ésto me hace más feliz??? Pues mira, diré que No. El físico está sobrevalorado y la gente cultiva los músculos, pero no se acuerda que tiene cerebro, y que éste también necesita entrenamiento diario, porque se atrofiaaaa.
Esa es mi idea general, mi percepción de lo que hoy tenemos. Por eso mismo toparme con gente que "se sale de la norma" me llena de alegría, en realidad me llena de alegría la valentía de los seres humanos en cualquier contexto.

Los mensajes repetitivos de belleza, placer y sexo, como si fuese lo único importante (y más ahora con las campañas publicitarias de la manida navidad) me aburren soberanamente... intento desconectar, aunque me resulte muy difícil.
Besos a tod@s

La sonrisa de Hiperión dijo...

Frente a la cámara todos somos lo mismo. Carne de pecado, carne de alegría. Personas que vive...

Saludos y un abrazo.

virgi dijo...

En esta época donde se sobrevalora la estética, que esta chica salga así, tan preciosamente rellena, le da un valor enorme. Su mirada dice mucho más que sus carnes.
Las fotos me parecen muy buenas, llenas de luz, aunque con un halo de tristeza, no te parece?
Y el Something no podías haberlo escogido mejor.
Besos, Gine.

PSYCOMORO dijo...

La belleza siempre se muestra esquiva al paladar de los necios para inundar la imaginación de los que quieren aprender. Preciosas fotos, como preciosa es su protagonista. Cuánto queda por aprender de lo que no es evidente. Besos, Ginebra.

Camino a Gaia dijo...

Cuando se pretende ceñir la belleza a un canon casi siempre consigue escaparse.

Mª Angeles y Jose dijo...

Impresionante!

Yo admiro a las personas asi, fuera los prejuicios y seamos felices tal y como somos....

Besos

Sergio dijo...

En ningún momento he creído que simpatices con la obesidad o la anorexia, e insisto que admiro la actitud de la fotógrafa y personaje al tiempo y su "denuncia". Ojalá sea tan feliz como pretende expresar con su denuncia.
También admiro los que arriesgan, a los que se comprometen, la coherencia y valoro más una neurona que un gramo esculpido en el gimnasio.
Quería aclararlo, parecía que se me ha interpretado o he podido molestar.

Transgénico dijo...

“Noventa, sesenta, noventa,
medidas de su figura:
noventa kilos de amor,
metro sesenta de ternura,
de bondad noventa metros
y otros tantos de dulzura”.

Transgénico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
GINEBRA dijo...

Sergio, no has molestado, en absoluto, yo te he entendido perfectamente con tu primer comentario.
Sólo he señalado con este post la necesidad de no ceñirnos a los cánones, a los valores que marcan otros y ensalzar la actitud de la fotógrafa, que como dice Virgi, creo que tiene una mirada triste.
No es de extrañar que se sienta así, porque esta sociedad es, no sólo injusta, también intolerante con el que es diferente por el motivo que sea.
Debe ser un sufrimiento observar cómo te observan otros, me imagino que algunos hasta con desprecio...

Como dice Gaia, la belleza casi siempre se escapa cuando pretenden ajustarla a unos parámetros...

Y para parámetros, me quedo con los de Transgénico, jajajaja, esas son medidas y lo demás no es nada...¿es tuyo?

Saludos y buen fin de semana para tod@s...

p.d. cualquier tipo de rebeldía me parece oportuna y necesaria siempre, ahora creo que más porque esta sociedad nos idiotiza sin remedio...

Chousa da Alcandra dijo...

Mi madre siempre decía que era tan habitual ver a una persona "gordiña" sonriente como a una "esfamiada" con rictus serio. Si bien es cierto que he visto sonreir a "cincuentaiseiskilianas" de forma maravillosa, coincido contigo en que lo importante es cultivar el cerebro para que el cuerpo muestre el mejor fruto: sentirse bien con un@ mism@

Bicos talla XL

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Ginebra, a la impronta...
He recordado a Botero, con sus personajes redondos y horondos, el estereotipo impuesto de lo que es realmente la belleza, distorsiona las mentes y las bombardea con ese caracter consumista que bien nos describes y que por desgracia ha acostumbrado al personal a las insanas costumbres.
Bien por Jen Davis, lo natural tiene que prevalecer.
Gracias por tu visita, la percusion no es lo mio, restaurar... lo intento, de vez en cuando me refujio del mundanal ruido de anorexicos y bulimicos pensamientos, en otro mundo que me enriquece mas.
Besos.
Jesus

GINEBRA dijo...

Chousa, ese comentario también se utiliza aquí, sin gordiña y esfamiada, claro... aunque no deja de ser un tópico como bien apuntas. Cada cual es como es y hay de todo, como en botica... pero lo importante es ser uno mismo, siempre coherente con los principios básicos y siempre tolerantes y amables con los demás, es una opinión.
Gracias por venir, bico y beso:)

Jesús,hay que buscar actividades y refugios, como dices, porque es necesaria la huída casi todos los días. La presión es mucha y más para las islitas que preferimos seguir siendo islas en lugar de archipiélagos...
Besos

Tomàs Rotger dijo...

Excelente reflexión ... tan solo añadir que tal vez la cosa sea aceptarnos tal como somos, más que conformarnos (que no me gusta, por su similitud con 'resignarse'); de tener el suficiente valor y fortaleza para ser y comportarse tal cual uno es sin pensar en el qué dirán. Y al respecto de autorretratarse, en mi caso -últimamente ya no lo hago (pero volveré)- en los primeros autorretratos me buscaba 'como quería ser' y a partir de ahí, después de tiempo y muchas visualizaciones, empecé a intentar ser honesto como forma de aceptarme 'fotográficamente' (http://fon.gs/pbn538/ ó http://fon.gs/7q3r3w/). En definitiva, tal vez autorretratarme me ha servido como proceso personal, o al revés, no lo sé. Por cierto, no conocía el trabajo de Jen Davis, me ha parecido excelente, especialmente la iluminación y el mensaje potente de algunas imágenes. Como dijo Kahlil Gibran: ‎"Beauty isn't in the face; Beauty is a Light in the Heart". Gracias por compartirlo. Saludos!

GINEBRA dijo...

Estoy de acuedo con el matiz, Tomás, mejor aceptarnos que conformarmos.
Autorretratarse es un paso previo para retratar a los otros, es una opinión personal.
A mí me gusta autorretrarme, estudiarme, desmenuzarme...

Me alegra que te haya interesado. Besos

Tomàs Rotger dijo...

La sutil diferencia entre conformarse y aceptarse creo que es importante: conformarse es parecido a rendirse y abandonar, en cambio, aceptarse puede ser un punto de partida hacia una actitud de mejora y evolución, o como mínimo de cambio y movimiento (en la onda que tú bien comentas de estudiarse/desmenuzarse). Y respecto a tu opinión sobre autorretratarse, por si te sirve te diré que desde principios de este año prácticamente no me he autorretrado, un par o tres veces tal vez, y empecé a retratar a otros casi por accidente y ahora es uno de los temas que más me interesan (http://fon.gs/26yu4j/). No he reflexionado sobre esto, pero es muy interesante el proceso de pasar de autorretratarse a retratar a otros, tal vez buscando en otros lo que no encuentro en mi ... Interesante y constructivo! Te agradezco de veras tu opinión. Saludetes!

GINEBRA dijo...

La diferencia no es tan sutil, es bastante considerable, como señalas...
El retrato también es una de las modalidades fotográficsa que más me interesan a mí también.
Besos y gracias a ti.

Sergio dijo...

Los cánones son absurdos y más cuando chocan contra tu honesta forma de pensar. Mucha gente se encuentra encasillada con miedo a mostrarse tal y como realmente es, apurado por mostrar sus sentimientos, llámese vergüenza o prejuicio. Yo me retrato a diario, con mi actitud y la palabra, creo que lo más noble es ser uno mismo.