23 diciembre 2011

Habitaciones y Sueños.


Alex, 9 años. Favelas de Río de Janeiro. Brasil.


Jaime, 9 años, New York. USA


Indira, 7 años. Nepal


Kaya, 9 años. Tokyo. Japón.


Dong, 9 años. Yunnan, China.


Joey, 11 años, Kentucky. USA


Prena, 14 años. Nepal


Delaine, 9 años. New Jersey. USA


Ahnkohxet, 8 años, Amazonia, Brasil. Fotos de James Mollison.

Indira vive con sus padres, hermano y hermana cerca de Katmandú, en Nepal. Su casa tiene una habitación, con una cama y un colchón en el suelo, que los niños comparten. Indira tiene 7 años y desde hace cuatro trabaja en la cantera de granito, cinco o seis horas al día. Luego ayuda a su madre con las tareas del hogar y va a la escuela, que queda a 30 minutos caminando. No le importa trabajar pero preferiría jugar. Su comida favorita es fideos y cuando sea grande quiere ser bailarina.

Joey vive en Kentucky, EE.UU., con sus padres y una hermana mayor. Tiene 11 años. A menudo acompaña a su padre de cacería. Posee dos escopetas y una ballesta, y mató a su primera presa -un venado- cuando tenía 7 años. Su familia siempre se come al animal que mata. Joey no está de acuerdo con cazar por deporte. Va a la escuela y le gusta ver televisión con su mascota: un dragón barbudo llamado Lily.

Kaya tiene cuatro años y vive con sus padres en un pequeño apartamento en Tokio. La propiedad en Tokio es muy costosa porque hay muy poco espacio. Su madre le hace toda la ropa y Kaya tiene 30 vestidos y abrigos, y 30 pares de zapatos, sandalias y botas, así como varias pelucas. A sus amigas les fascina venir a probarse su ropa. Su comida favorita es carne, papas, fresas y melocotones. Cuando sea grande quiere ser una dibujante de animación.

Estas son algunas historias que nos llegan de la mano del fotógrafo James Mollison, que ha recorrido el Planeta fotografiando las habitaciones de niños de distintas edades. Su trabajo queda resumido en un libro de imágenes que lleva por título "donde duermen los niños".
Habitaciones y sueños, en muchos casos hechos añicos antes de llegar a la adolescencia.
Niños que trabajan desde corta edad, que malviven solos en chozas y favelas, huérfanos; niños que acuden a la escuela o toman hamburguesas en el burger del barrio; criaturas que coleccionan muñecos fabricados en China o recorren los concursos de belleza infantil de cualquier ciudad norteamericana.

Habitaciones que hablan de una vida plena o lo contrario, de una vida rota. Infancias afortunadas y desgraciadas que podemos adivinar con solo echar un vistazo al sitio donde duermen. Habitaciones en unos casos, vergüenzas en otros.

21 comentarios:

César Sempere dijo...

Preciosos retratos de contrastes.

Felices fiestas.

Javier Herque dijo...

Cara y cruz de un mundo de contrastes cada vez más profundos e hirientes, haz y envés de una sociedad que aprende a despertarse que aprende a mirar tener el valor de mirar la pelusa que gangrena el silencio de los ombligos.

Tus fotos siempre tienen un agridulce lenguaje.

Beso.

(Se acercan fechas donde repasar nuestras vidas al amparo de lo vivido, se acercan fechas donde no permitir que nada ni nadie nos niegue, nos impida, nos apague el don de soñar y creer firmemente en aquello que no sabe de excusas entre la realidad y nuestros deseos de titiritero.

Te deseo unas Felices Fiestas desde el umbral de mis ventanas rotas.)

Sergio dijo...

Leer y ver entradas como esta y después recordar lo que hay en la cocina o en las tiendas visitadas con motivo de estas fiestas te llega a hacerte de lo más miserable. Bien es cierto que no somos responsables, al menos directos, del modo de vida de tantísima gente, pero no deja de tocarte la fibra. Me daría igual que fuera marzo o junio, mi sentimiento sería el mismo, pero la Navidad quizá te haga estar algo más sensible; que valga para algo más, al menos.
¡Felices Navidades! (y el resto del año también)

Gabriela dijo...

Querida Ginebra, este post, justo hoy me atravesó como una lanza... Sabes que trabajo en una defensoria de niños, y sé que tan reales son esos bordes donde no hay infancia, ayer sin ir mas lejos ayer a la tarde, una madre con un pequeño, que ya sé que no tiene donde dormir... ni "habitacion" ni nada... él solo tiene un año y dos meses.." me quedó en la retina su carita, hoy tus palabras me hacen pensar tanto, donde realmente se puede articular algo mejor, y siempre la falta de desición política, ya lo muestras tu, en el mundo eso no hay.
Te dejo un gran y sentido abrazo!!

El Drac dijo...

es conmovedora tu entrada querida amiga, sobre todo porque representan a una generación que crecerá sin quitar de sí estas condicones infrahumanas de supervivencia.

Te envío un fuerte abrazo y que TODOS los niños de tu post incluídos tengan unas felices fiestas.

Un gran abrazo

GINEBRA dijo...

Pues es muy triste, sí, demasiado para poder digerirlo así tranquilamente, sin anestesia ninguna.
Es triste la historia que cuenta nuestra querida Gabriela.
Es triste que los pobres sean cada vez más numerosos y más pobres y la minoría rica vea crecer sus beneficios.
Evidentemente mi intención con este post es mostrar la miseria justo en estas fechas donde el derroche y el consumo nos ahoga. Pero cualquier fecha es propicia para ver más allá de nuestras cómodas vidas.

No somos responsables directos, como dice Sergio, pero para mantener nuestro tren de vida occidentalizado y "desarrollado", necesitamos mano de obra barata y pobreza. El capitalismo tiene dos caras: el desarrollo y el subdesarrollo crónico y enquistado.

Los enlaces que he puesto muestran más fotos, más historias, merece la pena conocerlas.

Agradezco inmensamente vuestra fidelidad durante estos cuatro años que Utopía cumplió hace poco, vuestros comentarios, opiniones y vuestra compañía. Os deseo un buen año y, como dice Javier Herque, que no perdamos la capacidad de soñar y el esfuerzo de intentar mejorar nuestro entorno aportando un granito de arena personal.
Besos

PSYCOMORO dijo...

Preciosa entrada, Ginebra. Me parece una idea apasionante el contraste de las habitaciones. Son como pequeños mundos que recogen detalles de realidades distante pero, al mismo tiempo, comparten unas señales que nos demuestran lo cercanos que podemos estar de la gente en quien no pensamos. Muchos besos.

TSI-NA-PAH dijo...

Siempre ha sido asi y seguira hasta el fin de nuestros dias.La igualdad solo existe en una Utopia!
un abrazo y felices fiestas.

Sara dijo...

Uffffffffffffffffff que dureza más real nos traes en estas fechas que deberían instalarse en nuestras almas a fuego y que no nos abandonase jamás el espíritu de la navidad...en la verdadera navidad caben estas diferencias mi querida Ginebra...ya dudo tantas cosas...

Se te quiere guapa, genial entrada de navidad ¿sin querer? creo que has sabido muy bien acertar en tu entrada del día de NOCHEBUENA ¿para todos? NO...y eso no se nos puede olvidar hoy en nuestras mesas llenas d etodo.
Abrazotedecisivo lleno de cariño y navidad...la navidad a mi manera.

Chousa da Alcandra dijo...

Permíteme que me cuele en tu habitación (intuyo que las únicas armas que hay son de mujer...), para hacerte llegar un vendaval de felicidades. Incluso en exceso, para que se extiendan no solo por estas fechas.
Felices Fiestas, Ginebra (y un brindis de besos desde Galicia)

Gizela dijo...

Muy bella entrada Ginebra
Y muy adecuada a estas fechas, tan contradictorias.
No es mucho lo que cada uno puede hacer,a nivel macro, pero sí se puede hacer mucho a nivel personal, afectando positivamente, las esferas cercanas a nosotros
Y en estos días, que para muchos son muy de "agujitas" hay que redoblar el esfuerzo, y tratar de hacerlo mucho más, y con mucho más sentimiento y agradecimiento, por lo que por suerte, no ha tocado.
Una linda Noche Buena para ti y los tuyos y muchos abrazos y besos de corazón

virgi dijo...

He ido al enlace, de lo más interesante, Ginebra. Creo que se lo voy a enseñar a mi clase para que vean lo irracional de nuestra vida. Por un lado los que tienen demasiado, de otro los que no tienen nada. La única que me apreció más normal es la de Jaime (le quitaría ese suelo mareante). Una entrada para pensar, menos mal que desde casi una niña mi madre nos educado en la tontería de estas fiestas y su consumo exagerado.
Un abrazo, pásalo bien y feliz 2012.

Carmendy dijo...

SIN PALABRAS ¡¡ LAS IMÁGENES HABLAN POR SÍ...

De todas formas, no quiero ni puedo perder mi rayito de esperanza,así que
FELIZ NAVIDAD¡¡ PAZ Y BIEN PARA EL MUNDO¡¡
Y MUCHOS BESOS PARA TI.
carmendy

GINEBRA dijo...

Pienso como Giz, se puede hacer bastante desde la esfera personal,en realidad todo está conectado y lo que uno haga o como uno se comporte en lo privado, tendrá a la larga un efecto en los demás.

Se puede ser socio de una ONG en lugar de consumir excesivamente o ir de rebajas. MSF hace una labor increíble y por 10 euros al mes hay gente que recibe tratamiento de VIH o es atendido en un hospital.

Virgi, harías muy bien en poner estas fotos a tus niños. Puede ser una clase muy productiva, se puede hablar de otra realidad diferente y les hará pensar mucho.
Yo lo hice en un aula, antes de las vacaciones. Es un curso malísimo con un gran nivel de suspensos (la media creo que está en 7 asignaturas suspensas). Les indicaba que hay muchos niños que no pueden ir al colegio y que ellos, pudiendo, no querían o desaprovechaban la oportunidad...

Besos a tod@s y que el Nuevo Año nos deje, al menos, la capacidad de comprender y de mirar más allá de nuestras narices.
Besos

raúl fdz pacheco dijo...

ah! por eso uno ve programas como "mis super dulces 16" de la MTV y te dan ganas de inflar a esas criaturas a hostias, directamente. y a sus padres, por supuesto, también. anyway. felices fiestas amiga!

Aureliano Buendía dijo...

Me ha encantado tu post, quería felicitarte las fiestas y enviarte desde Maconod y un super abrazo.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Ginebra!
Solo con ver las fotografias, se impacta en el pensamiento, el alma echa a correr, el corazon se deslisa hasta caer en la desesperacion, toda una sensacion de deslealtad, de impunidad cronica, tapada ocultada a los ojos del fiel y programado consumidor.

Saludos de J.M. Ojeda.
Feliz 2.012

Irma dijo...

Lo peor del caso es que los que nos creemos del primer mundo no hacemos nada...

SIGO INDIGNADA y creo que hasta que Kaya desde Japón no comparta sus juguetes con Dong en China y aprendan que para que una tenga todos los excesos la otra no podrá tener NADA, seguiremos teniendo un mundo asquerosamente asqueroso y seguimos fallando como seres humanos.

Las utopías se pueden hacer realidad, pero nunca desde el sofá.

Un abrazo utópico, Irma.-

Monica dijo...

vivo en uno de los apartamentos buenos aires y me gustaria tener algunos de estos muebles en casa, me encanta lo antiguo

LadyM. dijo...

Excelentes contrastes.

Con estas imágenes el ser humano se puede dar cuenta de lo mal repartido que está dejando el mundo. La situación ya es insostenible.

Ginebra dijo...

Mira, Mónica, no creo que seas real, no puede existir alguien tan estúpido. No puede ser real alguien que lee este post sobre las injusticias mundiales que afectan a la infancia y contestes con que vives en unos putos apartamentos de Buenos Aires y te gustan los muebles antiguos. No puedes ser tan gilipollas, ¿o sí?