04 enero 2012

Aire de luna


Nunca te pedí la luna. Foto de Ginebra

Nunca te pedí que me bajases la luna, la tuve siempre a mano cuando miraba desde mi ventana, a veces incluso llegué a pensar que desde allí arriba me guiñaba un ojo, me ocurría cuando mi cabeza se empeñaba en llevarme hacia donde estabas tú.

Las noches en las que no salía, he cogido mi bicicleta y he pedaleado hasta ella para pedirle un espejo y mirarte allí, en su reflejo, aunque tú no te dieras cuenta.

La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía.
Un pedazo de luna en el bolsillo
es mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que lo sepa nadie
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir.

Pon una hoja tierna de la luna debajo de tu almohada y
mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna a los presos
y a los desencantados.

Para los condenados a muerte y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante
que la lunaen dosis precisas y controladas. (Jaime Sabines)

11 comentarios:

virgi dijo...

¡Tremenda foto!
Buenísima.
Ni te he leído ni te he escuchado, sólo foto foto foto.
Vuelvo.
Besos

Sergio dijo...

Yo no te pido la luna decía la canción, pero esa pequeña criatura lo merece todo.
Hermosa fotografía.

DANI dijo...

Ostras que foto más maravillosa... me encanta la idea.

Millones de besos para este 2012 :)

raúl fdz pacheco dijo...

qué entrada más bonita por favor. para las condenados a vida, siempre luna, aunque haya que ir a buscarla en bicicleta!

Ginebra dijo...

Me alegra saber que os ha gustado:)
Ya sabéis, pedile a los Reyes un poco de luna, parece ser que sirve para muchas cosas, hasta para cobijar a una madre y a su bebé...

Besos y gracias:)

La sonrisa de Hiperión dijo...

Me han encantado los versos, y al ver la luna, me acordé de un pub de Cádiz...

Saludos y buena tarde.

Gizela dijo...

Tremenda foto!!!
Y la canción me encanta!
Es que yo soy de las lunaticas jajaja
Cargo la luna en mis dedos, en mis poemas, en mi lengua y siempre en mi alma.
Besos niña linda!

Chousa da Alcandra dijo...

Nadie pide nunca la luna, pero somos un buen grupo de lunáticos los escondidos tras el carnet de terrícolas!.

Bicos en cuarto creciente

Javier Herque dijo...

Aire de nana agridulce en el poema de Sabines, aire de nana en ese instante coloreado de ternura. Aire de sueño sobre el charco de un espejo, sobre un ocaso pausado.

Aire reservado en un frasquito para cuando los sueños amenacen con ser desengaños.

Beso.

Ginebra dijo...

Ciertamente la luna no puede (ni debe) pedirse a nadie; pero es genial que alguien quiera regalártela, ¿no?.
Hay mucho lunático , querido Chousa, con carné de terrícola, jajajajajaja.
Giz, mismamente se declara una de ellas.
Precioso punto de vista el de Javier. Es jodido que un sueño se convierta en desengaño, ¿no?.

feliz noche y espero que feliz vuelta al coleeeeee.
Besos

Camino a Gaia dijo...

¿Cuántas rodajas de luna se pueden cortar en una noche?
No lo se.
La pradera del agua solo cuenta los reflejos.

Excelente foto y poema a juego.