12 marzo 2012

"Bailarinas"


Pies de bailarina. Foto de Sven Creutzmann.

Había caminado entre pedregales o hundiendo sus pies en la arena fina de la playa; a través de la nieve y bajo la lluvia,ésta unas veces intermitente y delicada; otras en forma de viscoso aguacero.
El tiempo deshizo los nudos de sus cordones y devoró las suelas de sus tres pares de sandalias, dejando al descubierto sus pies de bailarina.


Retratos a través de la colada. Foto de Bastienne Schmidt

El viento mecía las copas de los árboles y las hojas chocaban traviesas unas con otras. Las sábanas jugaban a atrapar las sombras sembrando un dulce olor a suavizante de vainilla.

12 comentarios:

raúl fdz pacheco dijo...

qué maravilla de fotos, y qué manera de "contarlas" tienes. genial.

Sara dijo...

Espectacular tu entrada de hoy Cacereña...esas bailarinas entran en mi retina y en mi alma, a través de esas sombras tras la colada y con ese olorcito a ropa limpia ¡que me encanta!, lo disfruto doblemente.
Abrazotedecisivo guapa....sencillamente hermosos y delicado todo lo que aquí se transparenta.

Gizela dijo...

Uffff!!!
Qué fotos!!!
Me encantan!!!
La vida es un baile para todas, especialmente para la mujer que sabe conservar la música en el corazón, a pesar de..
BESOS NIÑA LINDA

mirambella dijo...

Preciosas fotos, me encantan son mágicas y sensuales, también tus palabras. Saludos

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Ginebra!
Las ilusiones dejan entre ver las querencias.

Saludos de J.M. Ojeda.
P.D. Bonitas fotos, ellas tambien cuentan sus cosas.

Edelia dijo...

pero qué placer pasarme por aquí!

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

Me ha encantado!! qué buenas las fotos! :)
Mil besos, guapi!!

Ginebra dijo...

Pues gracias a tod@s. Con la cantidad de malas noticias que hay, creo que es mejor mostrar, de vez en cuando, el mundo onírico, en este caso, mi mundo onírico.

Me alegra que estés bien, Edelia.
Besos y buen día

virgi dijo...

¡Qué bonita entrada has hecho, Ginebra! Hasta me llega el sabor de la vainilla.
Besitos, tesoro.

Javier Herque dijo...

Dulce, inocente, infantil…candido y a la vez triste ese dedo asomándose entre las grietas de un sueño.

Esta vez el silencio es música y la quietud de los instantes atrapados se trasforma en un arabesque.

Beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Eso es lo que se llama, tener muchas ganas de danza...

Saludos y un abrazo.

Chousa da Alcandra dijo...

Incluso con las bailarinas altamente "perjudicadas" se percibe que los pies no han perdido la elegancia. Estoy seguro de que estarían dispuestos para un baile!
(Y eso que dicen que el hábito no hace al monje)

Bicos danzarines