21 mayo 2012

El espejo del pasillo principal

Caminé deprisa porque hacía frío. Hace poco tiempo de eso, un mes escaso, un  día lluvioso y  frío,gélido y desapacible, un día concreto con el que suele anunciarse la verdadera primavera.
Había quedado con una actriz de teatro muy conocida por su dilatada carrera , Asunción Balaguer, a la que tuve el placer de conocer personalmente, de hablar con ella y de escuchar sus ensayos previos mientras hacía unas fotos.
Una anciana entrañable y plena de energía, una señora dulce y educada, de esas mujeres "con clase" a las que se les nota el bagaje,la cultura. Una mujer, sobre todo, que ha vivido innumerables experiencias (entiendo que buenas y malas, de todo lo que entraña el vivir).

Asunción Balaguer en GT de Cáceres.

Esa mañana no era ,en absoluto, la más idónea para hacer fotos a nadie ni a nada, pero fui de todas formas, porque no me apetecía  perderme lo poco que ella quisiera contarme y porque, en el fondo, con una cámara en la mano siempre suelo sentirme bien y disfrutar.

El espejo del pasillo principal, junto a la entrada que hay al lado de las taquilla, es un ornamento "presuntuoso" que lo llena absolutamente todo, pero es magnífico verse reflejada en él (confieso que suelo "darme un repaso" cuando deambulo por ese corredor).
Veo a una mujer menuda y con bastante carácter, eso no ha cambiado, siempre he tenido una idea así de mí misma; pero hay más cosas dentro que no estaban antes y pruebo, me atrevo a encontrarlas, a reconocerlas y reconocerme, desde esa profundidad lánguida que tiene un reflejo propio en un espejo ajeno y grande, como preludio de ese abismo incontrolable que forma parte del ser humano. Y pienso que no llegamos a saber quienes somos en realidad y que quizá sea ese todo el misterio: llegar a saber un poco de nosotros mismos o un algo más de lo que saben y ven los demás...

Autorretrato en el espejo. Fotos de Ginebra

13 comentarios:

Sergio DS dijo...

Una magnífica experiencia poder conocer, charlar y captar con la cámara toda una vida de cualquier persona, y en especial alguien tan interesante.
Toda una experiencia también (re)conocerse, a quien no lo consigue jamás.

Sergio DS dijo...

...hay quien no lo consigue jamás.

(quise decir)

virgi dijo...

Me encanta esa señora, tan personal y llena de visa. La foto donde está sentada es estupenda.
Y a ti se te ve del diez.
Cuídate, muchos besos.

raúl fdz pacheco dijo...

¿mujer menuda? menuda mujer! diría yo :)

Torcuato dijo...

De eso se trata, Ginebra. En cada tránsito hemos de aprender algo de nosotros y de la conexión que tiene eso con el resto del Todo. Dios.
Un beso.

Sara dijo...

Hola guapa, tus entradas por partes ....yo creo que Asunción Balaguer transmite todo eso que cuentas de ella, un lujo poder fotografiarla... de la otra parte de tu entrada decirte que preciosa....y te lo digo en un día que comienza de nuevo y más agudizado que nunca el conflicto minero, el día 31 todas las cuencas mineras nos vamos a Madrid a protestar contra el gobierno Central, contra el Ministerio de Industria porque nos quiere robar el futuro y eso....jamás lo consiente un minero, quieren guerra tendrán guerra, con nuestro pan no se juega. Momentos muy convulsos mi querida mariBel. te dejo unas cerezas muy ricas en mi blog, especialmente para ti por luchadora y gran persona, con una calidad humana y responsabilidad humana fuertes... y así me gustan a mi las personas, por eso mi regalo un puñadito de tus cerezas en el cuenco de mis manos. Pásate
Abrazotedecisivo en unos momentosmuydecisivos

Möbius el Crononauta dijo...

Esos espejos, que indiscretos

virgi dijo...

(volví y veo que puse "visa" en vez de "vida"...los gazapos nos juegan malas pasadas, besos, Ginebra)

Ginebra dijo...

Aprender y crecer. Fundamental: tener buenos compañeros de viaje para no sentirte muy sola (sólo la soledad precisa, ni un gramo de más).
Viajar sin perder la coherencia y los principios que te definen como persona, lo que hace que seas diferente a otros...

Gracias y besos.
Raúl, jajajajaja, ese juego de palabra me encantó:)

Juan Luis Garcia dijo...

Conocerse es un enigma a resolver a diario, a cada paso por ese pasillo principal.

Abrazos.

Transgénico dijo...

Distancia: a doscientos metros no puedo saber si una mujer es bella. A unos centímetros todas me parecen iguales. La percepción de la belleza necesita cierto margen espacial, que varía no sólo de acuerdo al observador, sino también de acuerdo al objeto observado. En mi época de estudiante, solíamos decir sobre algunas chicas, utilizando una expresión ya convenida, "tiene buen lejos", pues a cierta distancia parecía guapa, pero apenas se acercaba no lo era.

Otras en cambio tenían "buen cerca", pero al alejarse notábamos que eran desproporcionadas o con las piernas torcidas. ¿Qué distancia debe servirnos de patrón para dar un veredicto estético sobre una persona? Un amigo, a quien hice esta consulta, me respondió: "La distancia de la conversación”.

Por la distancia del reflejo en el espejo del pasillo principal tiene usted “un lejos” mareante. A distancia de conversación no he tenido el gusssto de catarle a usted la estética, pero le intuyo “un cerca” demoledor. Sí, definitivamente es usted un ornamento "voluptuoso" que lo desborda absolutamente todo, y confieso que sería magnífico poder pillarla deambulando por ese corredor para darle yo también “un buen repaso".

Nómada planetario dijo...

No estaría mal eso de que los espejos reflejaran aquello que llevamos tan a resguardo, eso sí cuando lo decidamos nosotros.
Besos reflejados.

Chousa da Alcandra dijo...

Los espejos -ilusos ellos- se creen el centro de todas las atenciones pq los miramos!!!
Ojito con los suelos tan encerados, que también pueden ser espejosss y reflejar lo que no estaba en el guión.

Bicos desde e otro lado del...mapa