04 junio 2012

"Una sustancia Liviana"

Kyoto, Japón, 1961. René Burri


"La felicidad está hecha de una sustancia liviana que fácilmente se disuelve en el recuerdo , y si regresa a la memoria lo hace con un sentimiento empalagoso que la contamina, que siempre he rechazado por inútil, por dulzón y en últimas por dañino para vivir el presente: la nostalgia.
Aunque del mismo modo hay que señalar  que las tragedias posteriores no deben empañar ese recuerdo feliz, ni lo pueden teñir de desgracia, como a veces les pasa a algunos temperamentos que se enferman  de resentimiento con el mundo, y que a raíz de episodios posteriores injustos o muy tristes, borran el pasado, incluso los indudables períodos de alegría y plenitud. Creo que lo que pasó después no puede contaminar de amargura esos años felices".
(Héctor Abad Faciolince. El Olvido que Seremos, Seix Barral 2007).

Héctor Abad habla de La felicidad y al hilo de sus palabras, me atrevo a expresar mi opinión sobre la felicidad, o lo que es lo mismo, lo que ésta significa para mí: básicamente, entiendo que  es un concepto, una sensación y un estado de ánimo que varía o puede variar "en menos que canta un gallo", y que  necesita trabajarse un poco  todos los días; digamos que es una especie de  ejercicio que precisa de  entrenamiento.

Existen personas que tienen mayor predisposición a encontrarla que otros, y también hay casos en los que, por desgracia, es imposible ser feliz porque las circunstancias en las que se vive son terriblemente adversas. Esas sombras que rodean a muchos nublan también el horizonte de otros, de muchos de nosotros, sencillamente porque no se puede ser feliz plenamente,cuando sientes la desgracia en la que viven millones de seres humanos y la vileza  e impunidad de algunos de nuestra especie para con sus semejantes.

No se puede ser feliz cuando vemos imágenes que nos acercan al drama de la guerra, al hambre en Sahel,por ejemplo; a la situación desesperada de cualquier refugiado, inmigrante, desempleado o pobre de solemnidad; de una persona anónima que no es libre. Cuando desayunamos con la muerte de inocentes en atentados lejanos, cuando oímos la sirena de una ambulancia o el estrépito de un terremoto que devora una ciudad, dejamos de ser seres afortunados y nos sentimos pequeños,débiles y seres infelices.

A veces nosotros mismos, sin tener carencias materiales o sentimentales, somos incapaces de ver que la felicidad nos acompaña y ,desesperados por encontrarla, la buscamos lejos, aún teniéndola a un palmo de nuestras narices, como  almas errantes en busca de lo que no hemos  sabido reconocer. 

la felicidad como concepto alejado de lo material, es la idea que me transmite este  monje budista japonés fotografiado por Burri. Medita o reza, frente al vasto  y mágico paisaje ondulante. Sencillo y austero, este retrato  me sugiere paz y plenitud. Es una foto que me gusta mucho y que me ha hecho pensar en la idea de felicidad, que supongo contiene aspectos comunes para la mayoría, pero también enormes diferencias; factores como  el sexo, la edad, las circunstancias, etc, determinan, a buen seguro, lo que es la felicidad.

13 comentarios:

Sara dijo...

Te acababa de dejar comentario en tu entrada anterior... y me salió tu nueva entrada, por aquí andamos las dos...a la felicidad en las cuencas mineras se la está masacrando, es tan liviana la sustancia que las circunstancias lo están haciendo dificil, pero....ánimo y fuerza no nos falta para seguir peleando por lo que es nuestro, por lo que nos corresponde.
Te dejo mi abrazotedecisivo y te animo a que sigas en la lucha, sea liviana o no la sustancia que nos hacen degustar. Muacks guapa.

Transgénico dijo...

La felicidad es al cuerpo espiritual lo que el orgasmo a nuestro cuerpo físico: una sensación corta y abrumadora, la iluminación que buscan los místicos y los poetas. No se puede ser feliz durante años o durante días enteros. Ni tan siquiera unas horas seguidas. Dostoievski la describe como “un preludio a la epilepsia”. Rilke habla de la "ferocidad " de la felicidad: la belleza llevada hasta el límite de lo soportable, más allá del cual empieza el dolor. Tal vez sea Goethe el que mejor intuyó el criterio de felicidad: se es verdaderamente feliz cuando uno quiere que se detenga el tiempo, para conservar aquel momento por toda la eternidad.

virgi dijo...

Sin ir tan lejos, habría que saber qué es la felicidad para el niño de las fotos.
Porque para los adultos, ya vemos lo difícil que resulta atrapar aunque sólo sea un poco.
Besos, Ginebra.

Torcuato dijo...

La felicidad se puede comparar a un orgasmo. Intenso, breve y con una posterior caída o recaída.
Imagínate uno eterno.
Besos, Ginebra

raúl fdz pacheco dijo...

es un concepto complejo, con muchos matices, hay gente que es feliz con nada, otros tienen mucho pero son incapaces de ser felices. "ser" feliz es muy rotundo, quizás "estar" feliz se ajuste más a la realidad. intentar estar feliz el mayor tiempo posible, dentro de nuestras posibilidades, el objetivo. una foto muy inspiradora, sí.

Ginebra dijo...

Creo que fue Galeano el que decía que en un mismo día podía ser feliz al levantarse, no serlo a media mañana, ni por la tarde y serlo de nuevo al caer el sol...
Así sucede que uno puede estar feliz en un momento pleno que aprehende y guarda en el "disco duro" y no estarlo o no sentirse tal al momento siguiente.
De lo que se trata, supongo, es de conservar en la retina y en la memoria.

Interesantes puntos de vista. Gracias y feliz tarde:)
Besos

Chousa da Alcandra dijo...

Incluso la felicidad es una cuestión puramente relativa. Depende de tantas situaciones, momentos, personas...que resultan complejas de analizar y prolijo el enumerar. Que tal si la comparamos con una apetitosa tarta?.
Que tengamos siempre un anaquiño (*trocito) de tarta a nuestro alcance!

Bicos ledos

Gizela dijo...

Una entrada bien interesante
Bueno yo creo que la felicidad es un estado mental, un flujo constante, que tiene que ver mucho, con el control mental
Siempre habrá situaciones malas o tristes en la vida
Si pensamos en la felicidad, como lado opuesto a la depresión, pienso que la felicidad, la paz interior de sentirnos bien, aun ante las adversidades, tiene que ver con el control que tengamos de nuestra mente y nuestro espíritu
Los Budistas predican que la felicidad está dentro de nosotros, siempre. Aprender a que ella siempre aflore, consideran que es lo que tenemos que aprender
No soy insensible para nada ante las desgracias que vemos y escuchamos.La lejanas o las que viven seres cercanos
Pero eso no me hace infeliz.
Trato siempre, dentro de mis posibilidades, que la preocupación, se convierta en ocupación
Es decir, ante desgracias que no puedo erradicar, pues escapan de mi esfera, lo que hago es planear y ejecutar, como poner un grano y ayudar y eso me hace feliz...
Deprimirme por cosas que escapan a mi control, no lo entiendo
Porque ni siquiera en ese estadio mental, podría aportar, ni siquiera ese granito de mis posibilidades de ayudar...
Pero bueno, es un tema bien complejo jajaja
Y tiene muchos matices
Yo, cuando algo rompe ese flujo de felicidad, me permito unos ratos de "pobrecita yo", lloro a mares y después me sacudo y me ocupo de resolver "eso" o me ocupo de mí, para volver a tener el control...
Hasta ahora me ha funcionado!! jajaja
BESOTESSSSSS

Gabriela dijo...

tus reflexiones siempre me dejan esa cercanía de sabernos acompañados...

Genial tu lugar querida Ginebra.
Lo que nos enseña a sumar, y a comprometernos en el mismo acto!

Ginebra dijo...

Chousa, también brindo yo por esa idea: tener un anaquiño de tarta a mano...Besos

Giz, pues claro que la mente y la predisposición de cada cual hace que se consigan más ratos de felicidad. Como suele decirse, "el ver la botella medio llena o medio vacía". Los optimistas son más felices que lo pesimistas, por ejemplo.
Me gustó tu punto de vista

Gaby, este lugar me ha permitido conocer a gente muy interesante y muy entrañable. Tú estás entre ellos.

Besos y a disfrutar del finde, si nos dejan los políticos, claroooooo...que los viernes el gobierno siempre atiza!!!!

Bitt dijo...

la felicidad es casi una utopía, lo que existe son momentos felices, esos son los que hay que buscar o gozar y tratar de estirarlos al máximo.
saludos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Muchas veces he tratado de entender que era la felicidad. Leí a los grandes poetas, para ver sus definiciones. Hoy sigo sin entenderlo.

Feliz domingo.

Ginebra dijo...

Bitt, estoy de acuerdo, existen los momentos felices y la suma de muchos de estos puede ser la felicidad, que como dice Sonrisa, es difícil de encontrar.
Poetas y filósofos, pensadores de todos los tiempos han escrito sobre ella.
Lo mejor es no conocerla y buscarla siempre.
Esuchar a Bob Marley y bailarlo, en mi caso particular, es siempre un momento feliz, incluso cuando estoy tristona.
Estar con los caballos y hacerles fotos es otro de esos grandes momentos:)
Lo importante es que sepamos buscar y disfrutar de ellos.
Besos y feliz domingo futbolero, formulero y de todo!!!