27 julio 2012

"Mamá, debo irme al extranjero".

El viaje. Foto de Ginebra


Estas jovencitas  posaban entre ellas en plena calle, supongo que para su tuenti o su facebook y tuvieron la amabilidad de hacerlo también para mí cuando se lo pedí. Me llamó la atención que todas fueran tan monas y arregladitas con sus shorts (como gustan en llarmalo ahora) y sus vestiditos de Stradivarius o Berskha, tiendas éstas a las que suelen acudir con frecuencia y "en manada", sólo hay que fijarse en lo "homogéneas y globalizadas" que van todas, que parecen una fotocopia las unas de las otras.
Cuando descargué la foto, recordé el instante y la breve conversación que tuve con ellas. Habían quedado para pasar un fin de semana juntas, de ahí las mochilas y las maletas que aparecen en la imagen. 

Esta semana hemos sabido las cifras del paro juvenil (menores de 25 años) en España y son escalofriantes, concretamente para este semestre alcanza un 53'28%. España, junto con Grecia, son los dos paises  de la eurozona con las tasas de desempleo juvenil más altas. 
Con los datos en la mano y con la rabia contenida por cómo se está gestionando "esto de la crisis" aquí, la imagen de estas jóvenes con mochilas y maletas cobra una nueva dimensión en mi cabeza: la emigración forzosa de nuestros jóvenes cualificados hacia Europa y los países emergentes en busca de un futuro que aquí se les niega.

Cada día son más los universitarios españoles que, habiendo acabado una carrera, no encuentran trabajo en nuestro país y se ven obligados a marcharse a otros países para poder ejercer la profesión para la que se han estado preparando. El estado español forma y exporta cerebros hacia los países más desarrollados que se beneficiarán de la cualificación de nuestros jóvenes quienes, a buen seguro, no volverán.

Las consecuencias demográficas y económicas serán bastante negativas a medio y largo plazo. Un estado que no invierte en investigación y que recorta, no sólo sueldos, sino la posibilidad de ofrecer oportunidades a jóvenes muy preparados, es un estado en bancarrota, una ruina o un barco a la deriva. Exportar cerebros redundará en un menor desarrollo tecnológico y por tanto en un círculo viciado y vicioso que alejará a España cada vez más  de los países desarrollados.

Los ex altos cargos del poder judicial o de cualquier otro órgano político se jubilan (aunque hayan sido unos chorizos) con unos sueldos de vértigo, mientras el paro aumenta y dejamos que se marchen fuera nuestros universitarios, emborronando más aún el futuro incierto que nos aguarda aquí.

6 comentarios:

Irma dijo...

Utópica que esto hay que cambiarlo entre todos y quizás el otoño sea mas cálido de lo que se imaginan nuestros políticos, imagino que en España espabilemos y no nos dejemos comer la merienda de este modo y sepamos defendernos en la calle, ya que aun siguen vacías de gente protestando por todo lo que nos están arrebatando.

Soy muy utópica y ojalá consigamos hacerla realidad.

Besines utópicos y buen fin de semana, Irma.-

Gizela dijo...

Estoy muy de acuerdo con tu indignación, sobre los "chorizos"
También, en que nadie debería verse forzado a emigrar
Pero, ya desde hace años, jóvenes están emigrando...los sueldos de España, tienen muchos años, un nivel, muy inferior al resto de Europa y el mundo
Lo ideal para mí, es que salieran voluntariamente para formarse en experiencias
Trabajar o estudiar en otras latitudes, confiere un matiz bien especial a la personalidad
Una apertura hacia otras culturas y el mundo se vuelve chiquito al alcance de todos los sueños y la mentalidad bien abierta para entender mejor el tejido social de nuestro planeta...y se gesta una diplomacia real!!! jajaja!
Todos deberían tener la oportunidad de tener este tipos de experiencia
Yo salí antes de los 18 añitos, con un oso de peluche en la mano jajajaja y muuuuuchas lagrimas
No paré de hacerlo, viví en otras partes del mundo ...y todos los días agradezco, esas lagrimas de susto o nostalgia que a veces tuve que derramar
Con mis hijos, lo estoy viendo y sintiendo...
La venida España les ha aportado mucho más que cualquier universidad en Venezuela
Ayer asistí al grado de bachiller de una sobrina "de alma" jajaja
En la noche estuvimos rodeados de puros jóvenes recién graduados y sus planes de universidad
Nos hubieras visto a las mamás,convenciendo a los que el "amorcito" los amarra en Venezuela, a que acepten salir a estudiar la carrera fuera jajaja!!!
También te digo que no tengas miedo, de que no volverán
No volvieron los viejos que emigraron, cierto
Pero era otra realidad. El mundo era demasiado grande para movilizarse...hasta una simple carta tardaba, por ejemplo de España a Venezuela, más de un mes en llegar...ni hablar de montarse en un avión o en un barco, por los altísimos costos y tiempo
Si algo agradezco de corazón, es haber podido vivir esta etapa tecnológica que convierte al mundo en "accesible" y aun viviendo al otro lado de la luna, puedes saber y estar en contacto con los tuyos de una manera inmediata y tan sanadora de nostalgia

Pero entiendo perfectamente el alma de esta entrada y aun siendo una apasionada defensora de que los jóvenes salgan al mundo...me horroriza el paro, me horroriza los injustos sueldos, me horroriza como se malgastan los recursos en un estamento político e institucional, que es cómplice directo del "ladrillo" en esta crisis tan aguda

Besossss niña linda!!!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Hay que salir a comerse al mundo.

Saludos y buen domingo.

Ginebra dijo...

Irma, desde luego que hay que cambiarlo y el pueblo debe ser el motor de este cambio. Hay que empezar por el sistema electoral y por las leyes que los políticos (todos, da igual la ideología) han elaborado o redactado para su propio beneficio y si no ,ahí está esa jubilación del Dívar. Roba a manos llenas y es recompensado con un sueldazo para su vejez...
Besos y ánimo!

Giz, un comentario muy razonable y razonado:). No es lo mismo, como tú das a entender, emigrar por interés personal o laboral, por afán de aventuras o por conocer otros modos de vida, que hacerlo porque tu país no te ofrece (en pleno siglo XXI) una oportunidad laboral.Ahora la emigración es considerable y estos chicos harán su vida allí, donde les brinden la ocasión de trabajar en algo relacionado con sus estudios. España se convertirá en un país de viejos (más viejos aún) y en un país donde no se ha apostado por el desarrollo tecnológico. Seguiremos importando tecnología, la que fabrican en Alemania u otros países, nuestros universitarios emigrados.
La brecha se acentuará y a este paso estaremos más cerca de ser un país tercermundista que un país desarrollado que apuesta por la inversión en investigación.

Quizá soy un poco drástica, pero me temo que las cosas van por esos derroteros.
Besos y gracias por venir siempre.

Sonrisa, hay que salir a disfrutar del mundo cuando uno quiera... no salir porque aquí no te comes una mierda, que es bien distinto.

Sergio DS dijo...

Los cerebros y los que no lo usan tanto se encuentran a la fuga en búsqueda de oportunidades, un éxodo que no creíamos que volviera a producirse por estas latitudes. Es desconcertante y muy preocupante, soy incapaz de vislumbrar el desenlace y el calendario de todo este caos.

virgi dijo...

Espero que no le paguen la indemnización. Tener que planearse esto, ya significa como anda el país, una m.....

Besitos, Ginebra