11 noviembre 2012

La lección de Malala

"Siempre hubo clases". Foto de Ginebra
A todos nos ha impactado el brutal e irracional atentado que ha sufrido Malala, la niña pakistaní, la activista de 14 años, que ha venido reclamando el derecho a la educación para ella y sus compañeras en un país en el que el integrismo talibán aumenta.No sólo se ha convertido en el símbolo global de la defensa de un derecho fundamental del individuo, se ha convertido también en un símbolo de la protesta social tan necesaria.
Malala nos ha dado una lección, y su lucha debe despertar las conciencias, porque de no hacerlo es que, definitivamente, estamos muertos.

En este país, España, las cosas cada vez están peor. El sistema público se deteriora a pasos agigantados; los derechos sociales y laborales desaparecen en lo que dura un suspiro; esos derechos que tanto tiempo y tantas lucha, tantas vidas, han costado.
Me pregunto si la mayoría de la población española y europea, porque no sólo España está sufriendo la avaricia de los mercados y los organismos internacionales que rigen el mundo, son conscientes de este hecho, de que la pasividad nos hace esclavos, mejor dicho, nos ha hecho esclavos y debemos retroceder unos pasos, mirar lo que ocurrió, porque la historia está ahí para ser vista desde el presente, para aprender de ella y reconocer sus logros, para no confundirnos y dejarnos engañar.

Sólo con la protesta y la indignación general se consigue que los homosexuales, por ejemplo, puedan casarse y llamarse matrimonio; o que los jueces se den cuenta de que tienen que frenar esta salvaje práctica de los desahucios.

No soy persona que se calle cuando observa lo que considera un hecho injusto y ,personalmente, apoyaré esta huelga general del 14 de noviembre como he venido haciendo en todas las huelgas generales que se han convocado en este país desde que soy mayor de edad y trabajadora (y que conste que no tiene nada que ver con ningún partido ni sindicato) es una cuestión más simple: quiero seguir mirándome en el espejo y reconocerme, gustarme.
Iré a la huelga para protestar por la privatización de sectores públicos, sobre todo la sanidad y la educación. Por el aumento de la tasa de desempleo tras la dura Reforma Laboral que no ha servido para nada más que para empeorar la situación y beneficiar a las grandes empresas. Manifestaré mi rechazo a todas las políticas neoliberales nacionales y europeas porque son las responsables del sufrimiento de muchas personas.
Seguiré defendiendo mis ideas en la forma que pueda y con el mismo tesón con las que las defendí hace ya tiempo, en ese sentido no he cambiado en absoluto.
Quiero seguir maravillándome por los individuos anónimos y grandes como Malala o Haidar, y muchos otros activistas de países cercanos y lejanos a quienes conocemos por la prensa y ,que con sus acciones, nos demandan en silencio, precisamente que no callemos; que es necesario luchar por ese concepto que es la justicia social y la defensa de los derechos de todos los seres humanos.

7 comentarios:

Gizela dijo...

Buen post!!!
Sigue así, no te vuelvas invisible.Gente joven así, le hace falta al mundo.
Y lo más importante es lo que has remarcado, sin que tenga que ver sindicatos, ni partidos políticos, Sólo eso tan importante, los valores humanistas, la justicia social, que estamos perdiendo a pasos agigantados
Lo de Malala, es un ejemplo a seguir
Los niños, son mucho más sabios y siempre son ejemplos a seguir, precisamente por no estar contaminados.

Besossss niña linda!

raúl fdz pacheco dijo...

desde luego, es un ejercicio de honestidad ser consecuente con lo que uno piensa, mantener intacta su integridad. bien por la gente que no mira hacia otro lado!

Camino a Gaia dijo...

Nada puede librarnos de nosotros mismos, de nuestro ser individual y colectivo. Nada puede librarnos de la muerte, pero cada vez que la dignidad asoma su valentía serena nos devuelve la esperanza en el ser humano.
Un saludo

Aristos Veyrud dijo...

Eeeeeeso!!! Ginebra a la huelga en contra de las medidas neoliberales de privatización de la salud y la educación, los bienes de los pueblos no pueden pasar a ser el negocio para los inescrupulosos de siempre que se lucran a costa de las penurias e injusticias pasando por encima del bienestar de todos. Como dices eso a costado vidas sobre vidas para que ahora vengan a recibir como regalo lo que menos les pertenece y lo que menos se merecen.
Qué bonito la solidaridad mundial por los derechos femeninos, ahora las mujeres es cuando más tienen que luchar, estudiar y amar y sobre todo unirse para enfrentar esa tara milenaria del machismo y creencias patriarcales anquilosadas en los monoteísmos, y naturalmente unidas a todos los hombres que son consecuentes y conscientes de esta necesaria lucha.
Felicitaciones por esta publicación abierta a los deseos y propósitos de justicia social.
Escuché con mucha atención el bajo de la canción que dejas.
Un abrazo Ginebra!!!

Ginebra dijo...

La canción, con bajo incluido, señor Aristos es de Violent Femmes, un grupo norteamericano muy de mi gusto.
Se titula "Kiss off" y así es como están mis besos últimamente, apagados, porque lo que más ganas me dan es de escupir, más que de besar (eso lo guardo para la intimidad:).
Violent Femmes o mujeres cabreadas porque este sistema dañino carga, sobre todo, contra las mujeres de numerosos espacios en vías de desarrollo.

Puede parecer pretencioso o desproporcionado el hecho de que me "haya servido" de la enorme hazaña de Malala para hablar de una pequeña acción como apoyar una huelga o protestar en la calle.
No ha sido esa mi intención, he hablado de Malala porque no lo había hecho antes, aunque su caso concreto me ha impactado y mucho. He hablado de Malala porque es una voz que no podrán silenciar, porque detrás vendrán otras Malalas (espero que salga de ésta sin demasiadas secuelas, lo deseo de toro corázón) y he hablado de Malala porque lo que hacemos aquí es una nimiedad comparado con las luchas de otro sitios; pero es necesario salir a exigir derechos para todos y un sistema público que proporcione toda la cobertura social que nos pertenece.

La paradoja es la siguiente: unos pierden la vida y otros, nosotros que tenemos "tanta suerte", sólo perdemos el salario de un día...

Hoy se reúne el gobierno (miedo me da) para decidir medidas para reformar el tema de los desahucios, eso es así porque la gente ha protestado y mucho. No se nos olvide que "quien no llora, no mama" y que a estos políticos sólo les sirven las movilizaciones, las huelgas, las manifestaciones y las protestas para "bajarse del burro" y hacer algo más que enriquecerse personalmente.

En fin, esta es mi opinión, no pretendo adoctrinar, simplemente expreso en este foro lo que pienso, nada más.
Besos y gracias por venir.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Al mirarnos al espejo, todos debiéramos gustarnos. Un índice: nuestra reacción ante la injusticia. La cobardía afea lo que que sale al otro lado del espejo.

· un beso

CR· & ·LMA
________________________________
·

virgi dijo...

Estamos en ello, Ginebra. Yo también soy de las huelguistas de toda la vida.
A ver si conseguimos algo, no conocemos otra forma.
Un abrazo, linda.