12 enero 2013

"Salir volando"



Vuelos.

Alas para volar y ver, de vez en cuando, las cosas desde lo alto. Ser nube o ser estrella y confundir a la gente con las hormigas.

Un lugar donde posarse para ver pasar el tiempo y otear la loma de una montaña con la distancia precisa. Sombras chinescas; cartulina, tijera y color. 

Barrotes de cera que se derriten al sol. Olvidarse de pisar el suelo, ser un pájaro y salir volando.

10 comentarios:

Sergio DS dijo...

Muchas veces he imaginado lo que podría ser volar, pero no en parapente ni paracaidismo, sino con autonomía propia, como un ave, debe ser algo maravilloso.

César Sempere dijo...

Esa sensación debe ser magnífica. Silencios en las nubes en estado de quietud.

Buenas fotos.

Saludos,

Gizela dijo...

La canción me encanta!
Las fotos, preciosas!!
Adoro las gaviotas y los pelícanos, siempre me regalan historias especiales, que recordar...
En el oriente de Venezuela, tengo un piso a la orilla de la playa, y muy cerquita, un centro de acopio, para los pescadores artesanales vender su pesca a negocios y a particulares
Siempre recuerdo, la tranquilidad, de estas aves, para llevarse los cortes de cabeza y entrañas...se colocaban en el mesón de despiezado, sin ningún temor...a veces tan cerquita, que me rozaban con sus plumas jajaja!!!
Bueno, niña linda, no podemos volar en los aires...pero si volar con recuerdos...o a punta de suspiros, cuando estamos enamorados jajajaja!!!

Besotessss y linda semana!

raúl fdz pacheco dijo...

aunque solo sea flotar un poco, verdad? quedar suspendido en el aire un rato, cambiar la perspectiva, no tener que tener los pies en el suelo todo el maldito tiempo!

Nómada planetario dijo...

El sueño de volar ha sido una constante en el ser humano. Lo más parecido que he experimentado ha sido volar en cabina.
Besos al aire.

Chousa da Alcandra dijo...

Apúntame a ese colectivo de voladores, por favor.

Bicos coas ás estendidas

Aristos Veyrud dijo...

Esta edición me recuerda en parte la dialéctica perceptiva del Zaratustra entre el águila y la serpiente, entre la quilla de la barca surcando los caudales y la senda de la estrella. La tensión entre la fuerza del ancla y el punto de fuga en el horizonte. La panorámica y la perspectiva superando la silueta y la sombra en la capacidad del ave para remontarse hasta las cumbres. El todo adelgazándose entre los dedos del olvido como la arena del tiempo para recomponer el punto decisivo de su ser.
Levitar desde el sentimiento siempre es un gran placer.
Bonita canción!!!
Mi abrazo Artista!!!

Ginebra dijo...

Efectivamente, levitar desde el sentimiento o las emociones es un placer, ya que no podemos hacerlo de otra forma.

Volar, una constante en el pensamiento humano. Ícaro y sus alas derretidas por el sol.

Me temo, Chousa, que a ese colectivo debe apuntarse uno mismo, pero no hay exámenes previos ni nada de eso, sólo ganas de hacerlo.

Gracias por venir. Besos de buenas noches.

Sara dijo...

Ainssss mi Maribel preciosa, también a mi me gustaría salir volando,pero como tengo vértigo...prefiero llegar a esa cima de la montaña pateando tierra y desde allí mirar todo con la distancia precisa, esa de la que tú hablas. Que entrada gran reina de camelott, hoy me remueve muchas cosas y sensaciones.
Como me prestó esa deformación profesional en tu comentario histórico en la entrada de Poitiers jejejeje.
Te dejo mi abrazotedecisivo en pleno vuelo...a ver mi vértigo donde me permite llegar.Muacks

ñOCO Le bOLO dijo...


· Volar, una buena metáfora para librarnos de los que, en algunos momentos, nos atenaza.
· Volar como Jonathan Livingstone Seagull, no como esas gaviotas sobre azul de las vallas electorales.

· un beso

· CR · & · LMA ·