06 mayo 2013

De nidos y de juegos



Flores acuáticas  flotan sobre el agua detenida. Reflejo de nubes blancas que tamizan el sol al caer la tarde. La gente pasea en torno a la charca, juegan con su mascota o pedalean mientras escuchan la radio.Se oye el croar de las ranas y el incesante vuelo de los pájaros que buscan los bancos de insectos para cenar.
Las casas adosadas se han puesto del revés y, mientras tú buscas el ondear del agua, yo me afano en encuadrar y en componer un instante que ya, casi antes del primer disparo, ha desaparecido.
Al fin y al cabo, todo se diluye y se nos acaba escapando de las manos, ¿no crees?...
Y pienso en como las cosas se transforman;incluso la misma charca, el mismo árbol, son bien distintos si disparo en color o lo hago en monocromo.
Mi madre solía decirme que las cosas, como las personas, nunca son lo que parecen.
Callada, pienso en el devenir de los acontecimientos, en su silencio, en mi ruido, y me detengo un instante en su gesto, en su recuerdo, ora presente en mi pensamiento,ora distante y desconocido...


Nidos y juegos en torno a la charca. Fotos de Ginebra

Las cigüeñas aprovechan cualquier lugar elevado para construir sus nidos, da igual que sea una torre de alta tensión, un pino de amplia copa, una roca de granito o un árbol yermo.
Destaco en ellas,su personalidad conformista y su tesón por vivir inmersas en la costumbre, me parecen dos virtudes de las que se puede tomar nota en estos tiempos de desapego y de inmediatez en los que convertimos todos los actos que llevamos a cabo diariamente.
Igual que la charca muda su aspecto si es en color o en blanco y negro, también lo hace este "árbol-hotel", pleno de huéspedes.


12 comentarios:

Gabriela dijo...

Me hace tan bien en estos días pasarme por tus palabras...
me gusta tu ojo especial!

Buen lunes!

ñOCO Le bOLO dijo...


Gran razón tenía tu madre. Las cosas nunca son lo que parecen... las personas tampoco. Nosotros mismos mudamos, cuando no mutamos, con el paso de los años.
Pero tus palabras y fotos quedan...

· un beso

· LMA · & · CR ·


Sergio DS dijo...

Sin ser cigüeñas en ocasiones la rutina nos permite sobrevivir, claro que tiene su precio.

raúl fdz pacheco dijo...

mejor el color, yo creo en estas fotos maravillosas, como en la vida, vamos, mejor darle color que vivir un exclusivo blanco y/o negro :)

Ginebra dijo...

Y leyendo algún comentario se me viene a la cabeza la letra de esa canción (creo que es de Presuntos Implicados): "y cuánto hemos cambiado, qué lejos ha quedado... y ya no me sé más:)".
Cambios, mudas, mutaciones y sólo lo verdadero sobrevive a todo lo demás.

Estoy de acuerdo, hay que poner un poco de color en nuestras vidas:).
Gracias a tod@s. Feliz tarde.

virgi dijo...

Las cigüeñas y sus nidos, una escena que sólo disfruto por esos parajes. El instinto las lleva a los mismos sitios año tras año, afortunadamente no conocen los desahucios.
Querida Ginebra, me gustan tus reflexiones, besos besos.
¡Y tus fotos!

Sara dijo...

De nidos y juegos ...me encanta el título que has elegido, las imágenes que acompañan a tus siempre textos insuperables y magníficos, llenos de sentir y de ti misma que es lo más bonito que tienen tus entradas.
Debemos sobrevivir...todos juntos, arropándonos, ayudándonos unos a otros, en estos tiempos más que nuca... si de otros salieron, es nuestro deber salir de estos malos tiempos...pasará...esto pasará...y después debemos esforzarnos en recuperar a los que han quedado por el camino...ellos son mi objetivo...y estoy segura que el tuyo también...aunque tengamos que mudar la piel X veces.
Mi abrazotedecisivo de fin de semana, disfrutadlo mucho guapa.

Ginebra dijo...

Pues sí, Virgi, las cigüeñas no conocen los desahucios, como bien dices... es más, ellas tienen un hogar más seguro que muchas personas de este nuestro país. ¡Penoso!.
La cigüeña es el símbolo de Cáceres y logotipo del festival Womad que comienza hoy y al que me voy volandoooo,como las cigüeñas.
A mí me encantan tus comentarios y tu buen rollo siempre:)
Besos

Sara, sobrevivir juntos sería lo lógico, pero me da la impresión de que aquí cada uno va a su bola y el egoísmo personal prima sobre el bienestar común... Han sido muchos años de educación en las que la superioridad o la competitividad eran esenciales para ser "alguien de bien", ¿no crees?.

Besos y buen fin de semana para tod@s.
Si queréis daros una "vueltina" por Camelot aquí os dejo el programa del festival

Erik dijo...

Tozudas cigüeñas.

Beso

mario gomez garrido dijo...

La foto de ese árbol cambiante con sus cigüeñas refleja de manera elocuente, me pareció, la pertenencia de estos pájaros a los lugares aislados y aéreos, a esa como bien dices costumbre por lo alejado que permite conjeturar miradas panorámicas sobre lo humano. Son oteadoras casi angélicas, pero a la vez están tan entrelazadas con nuestras cotidianidades que parece imprescindible sentir cierta ternura hacia ellas, no se, eso fue lo que pensé al ver las fotos.

Ginebra dijo...

Mario, creo que yo no hubiera podido explicarlo mejor. Así es, así son: lejanas y cercanas a la vez. Entrelazadas a nuestras cotidianidades.
Gracias por acercarte hasta este remoto lugar:)

Aristos Veyrud dijo...

Todo cambia y en ese fluir constante hay remansos como los nidos de las cigüeñas donde la vida se abriga para seguir su fantástico destino.
Besos!!!