14 julio 2013

De caminos y de silencios



Pasos y pies, fotos de Ginebra

El silencio es como un árbol que crece y te envuelve hasta hacerte minúscula entre sus ramas. Es como nadar cerca de una playa cercana a la que no consigues llegar, a pesar  de dar enormes brazadas.
El silencio necesario es un camino desierto dónde sólo se oye el eco de los propios pasos; es un amanecer entre montañas una mañana de verano; es una canción que lleva aparejado un recuerdo; es un tiempo detenido, una espera o, tal vez, un final inesperado.
Caminar en silencio mientras suena infinito el lamento del bosque a través del viento en las hojas.


11 comentarios:

Ginebra dijo...

Músicas y silencios; caminos y silencios, por los títulos de mis últimas entradas se puede observar lo monotemática o pesada que estoy:)bueno, no es para tanto, pero sí es cierto que últimamente lo poco que escribo va en esa dirección y es que, francamente, no tengo mucho que decir (me preocupa haberlo dicho todo ya:) por eso mismo publico aquí con menor asiduidad, aunque siempre es reconfortante llegar a casa y leer los mensajes que otros han dejado para ti o abrir tu ventana y ver la belleza que personas cercanas tejen en sus casas, escuchar la música y leer confesiones, poesía o humor. Gracias de corazón por vuestra fidelidad que no siempre es correspondida por mi parte.
Besos




Erik dijo...

A veces el silencio resulta ensordecedor.

Beso

Sergio DS dijo...

En cada paso, en los detalles, con los silencios, son precisamente esos pequeños gestos los que abren el camino en la historia, los que lo cuentan todo.

raúl fdz pacheco dijo...

vaya imágenes amiga, las capturadas con tu cámara y las metafóricas. fantásticas. siempre es un gusto venir a verte. todos tenemos algún momento "en blanco", son muchos años ya, verdad? es difícil mantener la tensión. pero bueno, mientras sigas teniendo cosas que compartir yo estaré aquí, disfrutándolas! :)

Aristos Veyrud dijo...

"Cambio mi vida, juego mi vida, de todas maneras la llevo perdida..." estos versos y todo el poema de un Poeta colombiano han sido interpretados como la comunión de los ascéticos, pero hay otras interpretaciones hechas, una muy asociada a lo que el mismo Kafka recreara en uno de sus primeros escritos imaginándose que iba por una calle y repentinamente se sentía enganchado por el cuello con un gancho de carnicero como si fuera un pez y era arrastrado por la calle, dejando pedazos de piel, músculos, entrañas...hasta que llegaba a la puerta de una casa y empezaba el arrastres por unas gradas hacia los pisos de arriba, luego era introducido por una chimenea y cuando ya salía por el techo solo queda parte del esqueleto. Un relato extremo para decir lo mismo, un desgastarse en cuerpo y alma a contra voluntad, para no sacar nada a cambio?...
Cuando el ser humano se acuña como moneda de cambio, como valor de mercancía, tendrá las mismas cualidades de un producto de fábrica, su vida útil, y al final el desecho. Es la ley y es inapelable, cuando así se interpreta la vida, es un resultado donde pase lo que pase se pierde.
Pero si la vida es un intercambio con la vida del universo, es una danza, la visión y la vivencia es totalmente otra, cada objeto, cada detalle, cada segundo y sus fracciones serán más vida. Y esto es lo que sucede en la dimensión del arte, la consciencia, el darse cuenta de este intercambio de corriente y fluir vital, unas veces inconsciente otras veces todo lo contrario, cuando se da este darse cuenta de armonízarse con el universo entonces sobreviene el éxtasis, que puede pasar de ser puntual e intermitente o exporádico a ser permanente.
Yo veo y siento que el arte, el universo te invita "¿me concede esta pieza señorita? ja ja ja entonces interpreto que si bien mentalmente o desde las palabras te sientes monotemática, desde el arte es todo lo contrario, te vuelves luz y sombra en cuerpo y alma y lo graficas con evidencia en tus autorretratos, desde allí te dispersas en esa fruitiva armonía con el todo, no es que lo que enfoca tu lente de sus luces y sus sombras, tu resaltas desde tu interior, desde tus huesos, músculos, desde tu cuerpo, sentidos y espíritu, desde tu sol interior esas luces y sombras que el todo ha destilado y añejado sólo para ti y para quienes nos regocijamos en ese diálogo artístico.
El silencio es una virtud más, es un miembro más para la afirmación de vida, es la otra pierna para emprender toda aventura hacia cualquier horizonte del gozo de los enigmas y sus celebraciones, así como entre la luz y la sombra se expresan las más profundas pasiones, igual ocurre entre el silencio y el sonido, entre lo que vibra y no vibra.
Los periodos de silencio o semisilencio son necesarios y más cuando el cuerpo y el espíritu lo demandan, son cuotas que hay que llenar como las copas de los más embriagantes elíxiris.
Besos Artista!!!

virgi dijo...

Me falta una foto de tus pies caminando por esos paisajes preciosos de Extremadura.
Besitos, guapa.

Ginebra dijo...

Eso dijo Benedetti, Erik, que el silencio es algo ensordecedor y, ciertamente, que con el silencio se habla y se comunica.

Compartir, Raúl, es justamente el sentido de todo lo que hacemos aquí: expresarnos y compartir cosas, aprender y crecer. Gracias

Sergio y es el silencio también algo que se necesita para comprender muchas cosas que se nos escapan.

Aristos, un comentario "arrollador":) no sé que contestar, sólo darte las gracias por tu completa reflexión.
En cuanto a mi persona, creo que exageras, pues soy una minúscula parte que busca un equilibrio siempre difícil:), pero se aceptan tus halagos, jajajajaja.

Virgi, es cierto, he de colgar alguna foto de mis pies.
Hoy me acordé de ti porque fui a la biblioteca a buscar un libro de los que recomiendas en tu blog, empecé a leer "Antigua Luz" de John Banville, ya te comentaré qué me ha parecido. Gracias por tus sugerencias siempre interesantes.

Besos a tod@s. Feliz semana!

Gizela dijo...

Las fotos hablan!!
Y tú siempre hablas y hablarás, niña linda, porque sabes de caminos y de silencios!!!
Dos cosas imprescindibles, para saber de la vida y entenderla

Besotessss y lindo finde!

César Sempere dijo...

Ahora explícame por qué me gustan tanto tus imágenes y palabras.

Ginebra dijo...

Gracias, César. En palabras creo que tú me superas con creces, ¿no crees?

Carlos Díaz González dijo...

Esas fotos de suelo y silencio dan para mucho. Me sugieren mucho. Ojalá yo pudiera hacer fotografías así.