10 agosto 2013

"El bosque envenenado"


Imposible encontrar un encuadre  fotográfico en el que quepa este roble centenario que visito con frecuencia.Está catalogado y protegido, pero no todos los de su especie corren la misma suerte, pues muy cerca de dónde vive desde hace quinientos años, se mueren otros y no debido a causas naturales precisamente, sino a la mala práctica de talar o matar robles, castaños, alisos o cualquier árbol originario de estos montes para plantar cerezos o para evitar que estos árboles absorban los minerales del suelo que necesita, según piensan los agricultores, "el venerado cerezo". El eterno problema : agricultura intensiva o destrucción del bosque. O comes o te comen, como piensan por aquí. Tienen claro que viven del cerezo y eso es una "patente de corso" para eliminar cualquier especie que se interponga entre la producción y el mercado.
No quieren oír hablar de la importancia del equilibrio en el ecosistema como medida de protección para su  propia economía; muchos agricultores son culpables de la muerte de muchos árboles y las autoridades del Seprona no hacen mucho al respecto porque si la práctica continúa es porque no se han tomado medidas drásticas para frenarla, o al menos es lo que pienso.


Las talas indiscriminadas de robles o castaños han menguado porque llaman demasiado la atención; ahora el "arboricidio" se lleva a cabo con una práctica más sutil  y,si me apuras, más cruel, pues la muerte le sobreviene más lentamente como ocurre cuando alguien es envenenado.
Aquí se dice que estos árboles están "inyectados" y van secándose progresivamente. Se taladra el tronco o se le hace un corte en la corteza, como muestra la foto, y se le inyecta veneno, cualquier plaguicida de los muchos que se utilizan aquí para proteger al cerezo de los insectos.


En poco tiempo el árbol va perdiendo sus hojas y se seca por completo. Si os fijáis en la foto, la mitad de este gran roble está muerta y  es cuestión de tiempo que la otra mitad en la que las ramas  aún muestran hojas  verdes, muera. 

El bosque envenenado. Fotos de Ginebra
En este caso no se trata de  robles, sino de alisos que vivían en la ribera de una garganta o cauce de agua. Se me antojan fantasmas inertes que esperan su venganza, como los árboles de las películas de Tim Burton, que cobran vida por la noche  y atemorizan a los aldeanos que viven en los aledaños del frondoso bosque...

14 comentarios:

Aristos Veyrud dijo...

Qué rabia da lo que denuncias en esta edición querida Ginebra. Ojalá ya haya propuestas alternativas que puedan convencer a los agricultores que en lugar de asesinar árboles los siembren por miles.
Muy simbólica la foto con los niños, toda una unión de esperanza y clamor de vida y de futuro.
Se nota que el espíritu femenino de la tierra te habla como Artista que eres para expresar este grito que aturda a los desentendidos.
Besos querida Fotógrafa y te felicito por tu labor artística cargada con las emociones de una tierra que necesita de nuestra urgente solidaridad y respuesta!!!

Gizela dijo...

Insólito!!!
Nunca había escuchado de esta practica
Es de terror!!!
Sí de la tala, para tener terrenos cultivables...
Viejo problema!
Se me ocurre, que hay poca información, hacia los agricultores que siguen viejos patrones y viejos mitos...y es el Estado y las asociaciones, las que deberían orientarlos
Hoy día existen muchas nuevas alternativas de ganar y ganar, para la naturaleza y ellos

Muy buenas fotos!!!
Y la del gigantón, con los niños...una belleza!!!

Besossss niña linda!

Sergio DS dijo...

Tim Burton es un genio, indiscutible. Del tema a debatir hay muchos prismas, tantos como intereses y pasiones.
Buenas fotos.

Ginebra dijo...

Es difícil convencer a los que viven prácticamente de un monocultivo que la vegetación autóctona es, por ejemplo, un agente importante en las características climáticas de la zona que tan especiales son para el árbol que cultivan. Si se destruye el bosque se corren muchos riesgos y aquí más que la erosión (porque no olvidemos que se plantan árboles) podría ser un cambio en el factor climático.

La vegetación de monte alto debe ser protegida y creo que ya tenemos suficientes cerezos en este valle, hay fincas cuyo fruto ni siquiera se ha recogido por falta de mano de obra, supongo... ¿puede convencerse a alguien de que disminuir su beneficio económico, teniendo suficiente para cubrir sus necesidades básicas y permitirse algún que otro capricho, podría salvar el medio natural en el que vive?.

En esta sociedad,sea agraria o industrial, son el dinero y el consumo los ejes que nos mueven y esto tiene sus consecuencias negativas siempre.

Como dice Sergio, es un tema que tiene muchos prismas o puntos de vistas diferentes.

Gracias por vuestra visita. Buen día!

Carlos Díaz González dijo...

Grandes fotografías.
Interesantísima reflexión. Tema delicado.
Un beso.

virgi dijo...

¡Uy, que tristeza me ha dado! Con la belleza de un árbol así, todo lo que le ha costado, lo que representa de vida...no lo entiendo, qué pena, qué pena.
Aquí también pasan cosas parecidas, pero no había visto ese corte tan miserable.

Edelia dijo...

¡Qué barbaridad! ya veremos cómo termina todo esto...

Juan Luis Garcia dijo...

Hola Gin!

¡Qué bruto es el ser humano! No nos respetamos los unos a los otros, como para esperar que respetemos los árboles.


Nómada planetario dijo...

Con tal de ganar dinero a corto plazo los humanos arrasan con lo que pillan. Esta mañana faenaban unas barcas en la misma orilla, esquilmando las crías de las almejas. No hay manera.
Besos con olor a menta de mi huerto.

Ginebra dijo...

Me temo que el significado de la palabra "respeto" se ha ido olvidando en nuestra sociedad actual y ahora duerme el sueño de los justos. Sin respeto a todos los seres vivos, ¿qué nos queda?.
Hoy escuchaba una canción de Bob Dylan debajo de un gran chopo. Era temprano y aún no hacía calor. Sus amplias ramas me cobijaron y sus hojas movidas por una brisa suave me hablaban. No veía el cielo azul porque todo lo cubrían tallos, ramas y copa... He pensado en mis cosas arropada por esa placidez que te ofrece la naturaleza y la música. Un placer sencillo, pero enorme como un océano.
Besos a tod@s y gracias por venir.

Möbius el Crononauta dijo...

Un brindis por nuestros hermanos los árboles.

Sara dijo...

Mis bosques amados...si es que donde esté la mano del hombre...hay que temblar.
Yo en ellos siento magia, calma,paz, esperanza, armonia y ENERGÍA POSITIVA.
Te dejo mi abrazotedecisivo ya de vuelta de las vacaciones... y me voy de tu mágico espacio con una brisa que te empape del bosque.

raúl fdz pacheco dijo...

el equilibrio es la clave, no? conseguir poner los intereses económicos y medioambientales en la misma balanza, y que queden parejos, aunque, me acuerdo de homer matando búfalos insensatamente, sin parar un segundo en las consecuencias... con una conducta así es difícil equilibrar nada, verdad? en fin, que las fotos son maravillosas, como de costumbre, eso seguro.

ñOCO Le bOLO dijo...


Que mi voz sea para decir ¡que canallas! y dejo a vuestra imaginación los improperios más fuertes que estaré diciendo.
Vengo desde el 'otro arboricidio' y me hierve la savia, que hoy no tengo sangre.

Un beso Ginebra

· LMA · & · CR ·