10 septiembre 2013

Incertidumbre

No está cerrado del todo. Foto de Ginebra

Harta de bucear en su mar de dudas particular, la mujer indecisa tomó, finalmente, una decisión: Caminar sin rumbo fijo hasta detenerse donde le indicara su remendado corazón, e intentar dar un giro a su vida partiendo (esta vez) de cero (¿eso era una decisión o eran dos decisiones? No estaba segura).
Apenas preparó equipaje y no dejó ninguna nota de despedida. Desconectó el teléfono que nunca sonaba en aquella casa, cerró las ventanas y bajó todas las persianas.Las habitaciones se inundaron de una penumbra viscosa similar a la incertidumbre que se había instalado en su cabeza.
Reflejada en una de las persianas de la planta baja, quedó impresa la imagen de una muchacha en la calle,una muchacha bañada en la luz cegadora de un mediodía estival.
Esta visión inesperada conmovió a la mujer, que se detuvo a mirarla largo rato antes de partir.
Pensó que, tal vez, no haya puerta que permanezca cerrada para siempre y que en la vida es mejor dejar alguna rendija abierta para que la claridad muestre las cosas que la oscuridad se empeña en ocultar.  

Escucha a Jesse Sykes and The Sweet  Hereafter aquí

14 comentarios:

Alí Reyes dijo...

...A ver...Digamos que se trata de un pequeño cuento pero que tiene la particularidad de que no solo está abierto al finalizar, sino que está abierto al iniciar. Digamos que es como un segmento de tubo, sus dos extremos abiertos. En otro orden la penumbra artificial de la habitación actúa como un personaje más.

La Dama Zahorí dijo...

Hola Ginebra. Justo cuando atravieso un mar de dudas tú publicas esto y me dejas con la boca abierta...

La fotografía dice mucho, lo dice todo, y tú dices aún más cuando hablas de dejar las puertas entreabiertas.

¿Qué sucede cuando se ha tomado una decisión pero dudamos de la decisión tomada? Supongo que es una trampa de nuestra mente que se resiste a confiar en la vida.

Sigo desenredando mi madeja. Un besazo.

raúl fdz pacheco dijo...

no sé qué fue primero, imagen o historia, pero es indiferente, ambas son magníficas. rendijas abiertas siempre, por si acaso necesitamos claridad, algo de aire, o lo que sea.

Aristos Veyrud dijo...

Publicación que revela la propia dinámica y juego de la facultad estética de una Artista de la fotografía. La cámara oscura se conecta por un cordón umbilical (obturador) a la luz (humana) y este ritmo aflora artista y humanidad, vida y belleza.
Besos!!!

Sara dijo...

Precioso...el escrito, los sentires y la imagen...hay momentos que no merecen ni rendijas.
Mi abrazotedecisivo guapa, una preciosa asignatura la que tienes este año entre manos, además de la que tanto te gusta impartir, ésta nueva, la impartirás de olé...porque tú tienes mucha ética.
Buen curso compi y abrazotedecisivo amiga

Gabriela dijo...

Genial la imagen y el contexto!
Que femenino el relato, hiperclimatico.
Besos!

virgi dijo...

Esa foto es fantástica.
Y ahora, la chica se da la vuelta y la luz la deslumbra, ya sabe que el horizonte está aún cerca.
Besazos

ñOCO Le bOLO dijo...


La incertidumbre es circular. Te rodea y no está quieta, circula a tu alrededor como una luna cálida... o amarga.

· un beso

· CR · & · LMA ·


Ginebra dijo...

Sobre la indecisión, pues no me decido a hablar de ella:).
No, es broma, creo que la indecisión es algo común en la manera de actuar de las personas, unas son capaces de tomar decisiones antes que otras, pero ¿quién no ha dudado alguna vez?.
Pienso que no hay que pensar tanto las cosas (valga la redundancia) como hace la mujer de este pequeño relato abierto por los dos extremos, como muy bien lo ha definido Alí Reyes; creo que para vivir hay que dejar un margen a la espontaneidad, a la improvisación; por supuesto sin "tirarnos a la piscina vacía".
Querida Laura, una vez tomada una decisión es mejor no volver a pensar en lo mismo, hay que arrancar y que salga el sol por dónde salga.

Una de las cosas que más me relaja es ojear una foto e inventar algo a partir de lo que me sugiera en ese momento preciso. Y eso trato de hacer con estos pequeños cuentos o historias.

Gracias por vuestra visita y vuestra opinión.
Besos y feliz tarde.
p.d. Sara, se hará lo que buenamente se pueda, pero me gustan los contenidos que voy a impartir, además así cambio un poco el rollo:)
Besos y gracias, amiga

Camino a Gaia dijo...

La incertidumbre paraliza y libera.
Cuando lo que está por delante no se parece a lo que dejamos atrás, andamos buscando nuestro papel en el nuevo escenario.
Un saludo

Gizela dijo...

Bella foto y bello cuento!
La incertidumbre...creo que es parte de la piel del alma.
Imposible perfectas decisiones, en imperfectos ser humanos...
Una vez tomadas las decisiones, hay que seguir adelante, no se puede estar en un adelante y atrás permanente en la vida
Pero las rendijas, no son malas.
A veces, su luz cambia nuestras decisiones o nuestros pensamientos
Pero no para volver atrás...
más bien para seguir adelante, pero tal vez, tomando una curva en el camino, inesperada...

Besossss niña linda!

Sergio DS dijo...

Sí es curioso, hemos tratado el mismo tema, yo en una línea, tú con un magnífico texto.

Muy buena fotografía, perfecta la composición y el contraste... y muy guapa.
;)

Buen finde.

HumP dijo...

Aunque seas Ginebra, siempre hallaras momentos para ser Wendy. Nadie vive en el pasado, pero siempre se recuerda con cariño. Hump

Ginebra dijo...

¡Vaya sorpresa tan grande, Hump!. A veces es difícil saber quien se es en realidad y también es difícil asumir que se nos acaba olvidando. Me alegra de que aún nos recordemos (es mutuo). Fueron buenos tiempos esos principios blogueros. Todo ha cambiado tanto...
Besos siempre