21 septiembre 2013

Noria

La rosa, dibujo de Andrea M.

La noria gira; nos eleva a la cima del mundo y nos engaña con la idea de poder tocar el cielo. Nos sentimos seres grandes e importantes,imprescindibles... 
Y en el vaivén incesante de su juego, nos deja caer sin contemplaciones. Rosas, Hiel.
Pequeños seres expuestos a la furia de un océano embravecido. Marionetas que se accionan con la dulzura de un encuentro, de un abrazo, por supuesto del amor. Muñecos rotos que se apagan tras una despedida que ni siquiera sucedió.


Escucha a Aztec Camera aquí

15 comentarios:

Sergio DS dijo...

Familia de artistas...
:)

raúl fdz pacheco dijo...

montaña rusa, que sube y baja, esos picos, al fin y al cabo, nos dibujan el encefalograma. plano nunca. disparado hasta el infarto, tampoco. una cosa media, es lo suyo. el dibujo es genial :)

Erik dijo...

Al final he tenido la sensación de caminar por un lugar inhóspito.

Extraño.


Beso

Aristos Veyrud dijo...

Es evidente la fragilidad de lo humano aunque a veces se disfrace de soberbia y prepotencia.
Buen dibujo!!!
Besos Artista!!!

Ginebra dijo...

El hombre es un ser frágil a merced de esa "montaña rusa" que suele ser la vida que, en muchas ocasiones, nos traza un camino inhóspito y extraño...
Gracias a los cuatro por venir y dejar vuestra opinión:).
Besos

p.d. Andrea dibuja desde muy pequeña, más que jugar,ya entonces dibujaba o ese era su juego preferido.
Ha aprobado el examen de acceso a la Escuela Municipal de BB.AA, que en Cáceres no es nada fácil, además hay mucha demanda y pocas plazas. Comienza en octubre, estará tres años aprendiendo técnica, me alegro por ella:)Espero que le saque provecho y que lo disfrute.

ñOCO Le bOLO dijo...


La ilustración es una maravilla... de delicadeza.
De esa noria, todos somos rehenes. Venimos sin libro de instrucciones como para saber desenvolvernos dentro de ella. Cuando optamos por huir, nunca hay más horizonte que la Utopía, aunque se diga que no existe.

· un beso

· CR · & · LMA ·


virgi dijo...

Le veo una tristeza, que se me disipa con esa ilustración, me parece muy sugerente y original.
Un abrazo, querida Ginebra.

Nómada planetario dijo...

A diario nos movemos en esos vaivenes del destino. Para ver desde arriba prefiero las montañas, son más estables.
Besos mientras despido el verano.

Gizela dijo...

Felicitaciones a Andrea!!! Y todos los éxitos!!!
Y a ti: Todos los días me gusta más como escribes...mejor dicho
¡ME ENCANTA!!!!!

Cuanta sabiduría existencial!!
Nunca mejor retratados en nuestros vaivenes...

Besossss niña linda!

Ginebra dijo...

Ñoco, nunca debemos perder la esperanza en alcanzar nuestra utopía personal, en el fondo es el motor que nos mueve, al menos a mí.

Virgi, es un escrito triste, lo es... será porque quien lo escribió estaba triste. Estoy triste, soy consciente de ello y No, no es el otoño, al contrario, adoro esta estación.

Nómada, también yo prefiero las montañas, bonita comparación.

Giz, quien maneja las palabras y hace joyas con ellas eres tú, poeta:)

Besos a tod@s y feliz finde

Sara dijo...

Bravo, bravisimo por Andrea, esa vena artísitca heredada la llevará lejos...que aproveche y sobre todo disfrute esa experiencia.
Sabes mi linda MariBel??? Odio las norias, las montañas rusas...prefiero los bosques, senderos y cimas accesibles a mis limitaciones...así siempre las caidas son menos traumáticas jijijiji.
Mi abrazotedecisivo guapaaaaaaaaaaaa y muy buena semanita.

Camino a Gaia dijo...

Todo da vueltas menos el centro.
Sobre el eje de la vida
canta y se duele la rosa
con su perfume.
Un saludo

Nómada planetario dijo...

La noria de la vida dura poco tiempo arriba y se demora en la parte baja. Prefiero las montañas, aunque tenga que chafarme la rodilla al bajarlas.
Besos sin carrusel.

Javier Herque dijo...

y aún así hacemos fila para subir a esa noria quizá porque arriba...ese instante...estamos más cerca de...cada cual sabe de que.

Beso en esa noria.

Ginebra dijo...

Cada cuál, Sara, debe encontrar un sendero acorde con sus preferencias y limitaciones, es verdad.
Besos

Gaia, me encantan tus comentarios. Gracias de verdad, en ellos leo más de lo que dices, quizá ya lo sepas...

Javier, me alegra mucho verte, has estado muy ausente y se te ha echado de menos, ¿sabes?. Soy perezosa para escribir, pero tentada he estado de hacerlo para saber si estabas bien.
Y a veces... es mejor estar lejos que cerca en esa noria, ¿no crees?