10 enero 2014

Fugaz

Historias de una escalera. Foto de Ginebra
Cada peldaño de esa escalera podría contar una o varias historias diferentes, algunas ya desaparecidas como una nube fugaz, otras quizá permanezcan escritas en las paredes, aunque nadie pueda verlas.Cada habitante de ese decimonónico edificio tal vez haya corrido, subido, tropezado o  sentado en uno de sus peldaños, pasos obligados hacia  la guarida de cada uno de ellos,  ese lugar íntimo que es siempre el hogar.

Los buzones ajados por la humedad salina de esa ciudad;confidentes de noticias esperadas y también desesperadas, como cofres donde han descansado los retazos de vidas ajenas. Hubo quien los abrió cada día esperando cartas de un remitente ausente, de una sucursal bancaria, de una familia dispersa, de un amante anhelado, de una funeraria, y hasta de un ministerio gubernamental.

Escalera al cielo de unos amantes que se buscaron en la oscuridad de sus rincones, en el hueco mismo de un abismo que, en la pasión, se precipita siempre hacia el cielo o el infierno más sofocante.

Escalera imposible para el anciano del cuarto, que observa por su ventana el paso de  las estaciones reflejadas en la copa de los árboles, en las calles que no pisará más,en ese amanecer que no dura toda la mañana.

Portal de un bloque de pisos como parada obligada de una fotógrafa ajena a ese sitio, extranjera que invade el laberinto de recovecos pintados de un color que le recuerda al mar que no tiene cerca.

10 comentarios:

Erik dijo...

O para pelar la pava. Aun con sus riesgos manifiestos.
¡Pero que bien se estaba....!


Beso!!!

Sergio DS dijo...

Creo que es la primera vez que veo color en tu fotografía, claro que la ocasión lo merece.

Penita me da el anciano del 4º.
Un beso.

Gizela dijo...

Ninguna foto, podrá ser mejor excusa, para un texto tan hermoso!!!
Es preciosa poesía, ese sentir, que le regalas a esos buzones viejos
Tanta razón, mi niña linda!
Tantas historias, guardarán en sus llaves de tiempo..
Historias que aligeraron alegres, o hundieron con tristeza,los pasos para proseguir vida subiendo esos peldaños!!
Precioso!!!!

Besosssss y admiración!!!!!

Sara dijo...

Ya en una ocasión hiciste un escrito colosal sobre un edificio de vecinos... y vuelves a las andadas. Hay que seguir subiendo peldaños...aún a sabiendas que nos recuerdan que no tenemos cerca el mar...ainsss, ese mar de cuantas cosas me cura a mi.
Mi abrazotedecisivo guapa

Aristos Veyrud dijo...

Toda la dinámica histórica que puede contener un símbolo estábil como unas gradas. Un medio por donde circulan y se entretejen bajando y subiendo dramas y argumentos de vida que la artista tan magistralmente recoge en gráfica y palabra.
El arte ha tenido la suerte de llegar a ti para florecer y comunicar.
Besos Artista!!!

raúl fdz pacheco dijo...

si las escaleras hablasen! no? darían cuenta de un sin fin de historias, y más si son tan antiguas como estas. me encantan tus momentos de conexión, con cosas, con animales, con la gente, siempre hay una mirada que trasciende, que va más allá. la mirada de los grandes fotógrafos.

Nómada planetario dijo...

Mil y una historias habrán subido y bajado por esas escaleras. El mundo sigue como un tiovivo sin parar. Ese rincón plasmado en la foto es notario mudo de toda una vida.
Besos con el domingo casi fenecido.

Chousa da Alcandra dijo...

Supongo que la fugacidad del título viene dada por la temática del tercer párrafo. Siendo la escalera el escenario, los amantes no podrán permitirse muchas licencias con el tiempo...

Bicos desde la escalera

Ginebra dijo...

Los bloques de vecinos tienen su cara y su cruz. Ya me llamaba la atención Rue del Percebe 13, jajajajaja.
Hay bloques decimonónicos y bloques ultramodernos, vecinos pastosos y morosos y buenos vecinos, hay de todo en la viña del señor.
Pero lo que es indiscutible es que me atraen los edificios viejos y juego a imaginar las vidas de los que allí vivieron, ese trasiego, el deambular de acá para allá en un sitio con encanto, como es este portal lisboeta.

Agradecida porque os gustó:) En parte una escribe e inventa para aquellos que leen; en parte es una forma personal de "matar el tiempo".
Besos

ñOCO Le bOLO dijo...


Enternecedor lo del anciano del cuarto...
tal vez nuestros amaneceres tampoco duren toda la vida.
Esos ajados peldaños han dejado en sus astillas toda la historia, que a retazos bien señalas. Podría ser el inicio de 'Las Mil y Una Escaleras'

· un beso

· CR · & · LMA ·