26 marzo 2014

La tierra de los Afar



Fotografías de Juan Carlos Tomasi

La región africana conocida como depresión de Afar se sitúa en el cuerno de África, al noreste de Etiopía entre Eritrea y Yibuti. Se trata de una zona desértica y volcánica, donde se encuentra el punto más bajo de todo el continente, el lago Assal, a 155 metros bajo el nivel del mar. 
Esta tierra inhóspita es el hogar de la tribu afar, un pueblo de pastores seminómadas, dedicado a la ganadería caprina, vacuna y a la cría de camellos. Suponen una minoría en un país, Etiopía,  con más de ochenta millones de habitantes dónde se hablan más de setenta lenguas y dialectos diferentes.

Los afar son pobres y analfabetos en su gran mayoría. Les falta el agua, carecen de asistencia médica y alimenticia, viven en una de las regiones más calurosas del Planeta a la que los visitantes comparan  con el paisaje de la luna o de Marte, también con el propio Infierno.
De religión mayoritariamente musulmana, los afar se organizan de forma tribal, siendo  la aldea de no más de cien personas el núcleo fundamental de cohesión social.
La mujeres son, como en muchos lugares de África, el principal motor de supervivencia de la tribu. Realizan la mayor parte de las tareas importantes: recogida de agua, molido del grano, elaboración de comidas, cuidado de los niños, confección de esteras de palma con las que construyen sus cabañas e incluso se encargan de la atención del ganado.
La sociedad afar es patriarcal y entre otras tradiciones aún se practica la ablación femenina y la práctica de matrimonio infantil.

En 2013, el fotógrafo Juan Carlos Tomasi viajó con MSF en una de sus campañas nutricionales y pudo captar con su cámara la difícil vida de estas gentes.

11 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Una fotos extraordinarias que tú completas de manera excepcional con tus palabras. Haces una canto a la mujer,, como lo que es, ¡el motor de todo', al tiempo que dejar la crítica implícita: viven así... al margen de nuestra insolidaridad
... aunque, un brindis por MSF y otras tantas ONGs.

· Un beso

· CR · & · LMA ·


Alí Reyes dijo...

Una vida terrible...¿Qué comen esas vacas en ese desierto?...Guau, de verdad que debemos reconocer que somos unos privilegiados

Sergio DS dijo...

Las mujeres son el pilar del mundo, en África, en Lima y en Portugalete, le pique a quien le pique, claro que el día a día de las protagonistas de tu denuncia es inimaginable por muchas latitudes, más que lamentables abusos.

La labor de estos reporteros y no digamos de MSF es digna de admiración, héroes absolutos, mira el ejemplo del actual brote de ébola en Guinea y toda su dedicación.

Peace!

Ginebra dijo...

Ciertamente MSF se merece reconocimiento internacional, premios y demás, pero sobre todo lo que necesita esta organización son socios colaboradores que salven vidas. El donativo mensual está al alcance de cualquier "bolsillo solidario".

Pues eso me pregunto yo, Alí, ¿qué comen estas vacas? repelarán los cuatro rastrojos que pueden crecer en este sitio tan extremadamente árido.
Con la poca leche que sacan de su ganado se alimentan y es precisamente la leche el símbolo de su hospitalidad. Se la ofrecen al viajero, si la ofrecen caliente quiere decir que el anfitrión le procurará todo lo que necesite...

Como comentan Sergio y Ñoco, el papel de la mujer en casi todas las culturas es fundamental, pero a mí me pasma el valor y el esfuerzo de estas mujeres de áreas subdesarrolladas, el tesón con el que trabajan y aseguran la supervivencia de su prole, tan expuesta a la muerte en todos los sentidos.
La asistencia sanitaria, el control de la natalidad y la erradicación de prácticas brutales como la ablación o los matrimonios infantiles serían necesarios para mejorar la vida del sexo femenino en estas áreas.

Besos y feliz día:)

Sergio DS dijo...

Querida Ginebra, cuestiones como las que comentas si debieran ser de interés internacional y erradicación incondicional, igual que el abuso infantil, la tortura y un sin fin de atrocidades, no si hay que sancionar a Rusia o si una autonomía celebra un referendum no constitucional.

Solidaridad, empatia, sentido común y en general humanidad es lo que hace falta.

Un abrazo.

raúl fdz pacheco dijo...

madre mía, uno piensa en etiopía casi como en una aldea muy grande, verdad? y son 80 millones de personas! millones de personas jodidas, olvidadas, no tienen nada que pueda inquietar al "orden mundial", estrategia geopolítica, armas, petróleo... son el culo del mundo. las fotos, geniales.

Chousa da Alcandra dijo...

Mi reconocimiento a MSF y a otras organizaciones afines, que son las que entre unos pocos hacen lo que deberíamos hacer entre todos. Y así alcanzaría solución.
Mi reconocimiento también para ti por sacar siempre a la luz estas realidades.

Bicos

virgi dijo...

Cuando veo estas gentes pienso en qué razones tuvieron originalmente para empezar a vivir en sitios tan inhóspitos. Si ya vivir es difícil, no quiero imaginar como será hacerlo así.
Y las mujeres, siempre buscando recursos, motor de vida.

Javier Herque dijo...

Todas , todas las fotos están llenas de vida , de sonidos...el viento , el rumor del agua , el cansancio , la risa limpia , el ganado; todo es vida en esa tierra , dura vida , cruel vida ; pero todo se eclipsa tras esa sonrisa o en esa mirada que parece llamarnos sin voz.

Beso.

Nómada planetario dijo...

Se cometen bestialidades como la ablación o la explotación femenina en nombre de la tradición, religión o como quieran llamarlo.
Gracias por denunciar esta situación.
Las fotos reflejan la dureza del paisaje y las condiciones de vida.
Besos mientras mi agaporni hace de las suyas.

Sara dijo...

Otra entrada cargada de humanidad Maribel preciosa...las fotazas son una pasada y lo que tú nos cuentas...lo debe de saber el mundo...GRACIAS siempre por tu labor humana y de compromiso social.
Mi abrazotedecisivo lleno de cerezos en flor...como los de tu tierra hermosa.