05 mayo 2014

Existencias en monocromo

Rosa en blanco y negro. Foto de Ginebra
Ayer celebramos el Día de la Madre, un día en que reconocemos el esfuerzo de esa difícil y abnegada tarea que consiste en traer niños al mundo, criarles y educarles lo mejor que podemos, y vivir en un permanente estado de preocupación y desvelo (lo que se dice un "sinvivir") aderezado con satisfacción y orgullo (he invertido el orden de los sustantivos por no repetirme: "me llena de orgullo y satisfacción", frase tristemente célebre, por cierto).

Los anunciantes nos bombardean previamente con la importancia de regalar algo a las madres  como si en esto consistiera la celebración: en comprar y regalar; como si la felicidad se encontrase en una simple estantería y tuviese un precio adaptado a cada gusto y bolsillo.

Ayer, día de la Madre,escuché una noticia que me llamó mucho la atención, no por novedosa, sino porque los medios de comunicación la escogiesen en su agenda en un día tan festivo y alegre, cosa que agradecí.
Se hablaba de la dificultad de ser madres en el Tercer Mundo, concretamente en la mayoría de los países del continente africano y el caso de la India, en el sudeste asiático.
Se hacía referencia a las altas tasas de nacimiento (un problema fundamental) y las elevadas cifras de mortalidad infantil;  a los riesgos en el embarazo y en el parto (un alto índice de mujeres dan a luz solas y en difíciles condiciones, aún en el siglo XXI).
Se mencionaba el futuro incierto de esos niños (hijos como los nuestros) que consiguen sobrevivir en un ambiente hostil cuajado de enfermedad, analfabetismo, carencias, explotación y falta de derechos en general.

No soy mucho de celebraciones establecidas, si se exceptúan los cumpleaños de las personas a las que quiero, pero he de decir que escuchando una vez más lo que ya sabía, me sentí afortunada por lo que tengo, a pesar de que no es perfecto, y me sentí sin ganas de celebrar lo que me imponen que celebre cada año. 

Siento un enorme respeto y una profunda tristeza por estas madres y mujeres en general, que luchan cada día para que no sea el último de sus vidas o de las de sus vulnerables hijos; aunque este sentimiento no tenga nada que ver con el festejo pasado, para mí, concretamente, cobra una nueva dimensión en estos "días tan señalados" ( y que conste que no se trata de que los demás no celebren, en absoluto. Este post expresa una opinión o una forma de actuar totalmente personal y, por tanto, no ha de ser la única válida, aceptable o razonable).
Va por ellas esta rosa en monocromo,  una rosa del color de su existencia. 

10 comentarios:

raúl fdz pacheco dijo...

todas las madres merecen homenaje, todos los días, probablemente, pero las madres que luchan para sacar a sus hijos a pesar de terribles adversidades todavía lo merecen más. me sumo.

Sergio DS dijo...

En el tercer mundo la sociedad es básicamente matriarcal, no por el gobierno de la familia sino por cargar con todo el peso, el de la casa (si la tienen), los hijos y el sustento.
Tarea difícil siempre, allí más.

En cualquier caso feliz día de la madre, hoy también que no es el "oficial".

Sara dijo...

Que bonito Maribel, que bonito y lo comparto al cién por cién...nosotros hace años que tampoco celebramos el día de la madre, ni del padre, ni pachotadas inventadas comercialmente...en mi familia sólo los cumples, esos son sagrados. Yo a mi madre le agradezco cada día sus desvelos, sus sinsabores, su entrega...no un día que me imponen...y desde luego y lo más importante...si en condiciones humanamente dignas ya es dificil...muy dificil ser madre...imaginamos como es en esas otras malisimas condiciones...va por ellas tu rosa en monocromo, una rosa del color de su existencia. Una preciosura Maribel. Gracias por estar ahí siempre con los más débiles, tienes un alama grande...y no te quepa duda que para nuestro próximo reencuentro no habrá bares, habrá monte y mucha naturaleza...lo habrá mi estimada Maribel.
Mi abrazotedecisivo guapísima.

Ginebra dijo...

La verdad es que si uno se detiene un instante a contemplar el panorama mundial que tenemos, pues se deprime ,si es humano,claro.
A mí lo que me sale es una necesidad de evadirme de todo,de esto que no quieres que del mundo te llegue ningún ruido, sumergirte en la nada y tomar aire para poder seguir afrontando tanta injusticia y tanto despropósito sin venirte abajo, pues mientras ellas padecen, nosotras vivimos bien y eso ,a veces,te crea cargo de conciencia...

Sara,jajajajaa,se ve que me quieres,pero creo que exageras. Lo que sí que debemos hacer es alguna ruta por ahí. Cuenta conmigo.

Raúl, Sergio...Besos

ñOCO Le bOLO dijo...


Tu último brindis es un duro brindis, que asumo como mío. Ojalá algún día sea el color el que inunde sus existencias.
Por otra parte, y lo dejas en tus palabras, debemos estar muy satisfechos con lo que tenemos, pese a la imperfección.

· un beso

· CR · & · LMA ·


virgi dijo...

Tristeza de planeta.
¿Y qué me dices de esas niñas que van a ser vendidas? Vi algunas imágenes de sus madres y me pareció tan ridícula esa festividad (menos mal que nuestra madre nunca ha creído en esas cosas y nos prohibió desde siempre felicitarla).
Un besazo, querida Ginebra.

Gizela dijo...

Te doy toda la razón sobre lo que has expuesto en tu entrada
Hay millones de madres que viven de pesadilla en pesadilla, sin poder afianzar futuro a sus hijos
El mundo está quebrado y una parte de ese quiebre, vive en la máxima injusticia
Yo por mi parte recordé esas madres en Venezuela,- que celebra el día de la madre el próximo domingo- que han perdido a sus hijos por la delincuencia desatada y ahora por el régimen castro- comunista , que mata estudiantes, por sus protestas

Pero celebré con mis hijos el día de la madre aquí, y haré otro tanto el próximo domingo...
Intento no dejar tanto pesar sobre los hombros de mis hijos, aunque ellos están más que cocientes de lo que pasa en el mundo
La humanidad, dista mucho de merecer celebraciones, pero todos tenemos seres humanos hermosos a nuestro lado y eso yo sí lo celebro, sin remordimientos, al igual que celebro mi fortuna y la agradezco a vida.

Mis hijos me celebran todos los días, pero me encanta verlos también entusiasmados por darme algo más es un día que para ellos es especial.
Además no niego que nosotros celebramos todo...como ya habrás notado jajaja
Niña linda, siempre he pensado que dado mi información y mi sensibilidad, hacia las injusticias, de no haber aprendido a sacudir la melena y darme un respiro, ya le hubiese amargado la vida a los míos y que decir de la mía.
Inútil pesares por la humanidad, nunca será suficientemente justa ni buena
Pero hay muchos"trocitos de humanidad"
a nuestro alrededor que necesitan nuestra ayuda y ahí...yo soy efectiva y me consuelo, que algo bueno aporto a este insano mundo

Pero como tu dices, niña linda, somos muchos, somos diferentes y también opinamos de modo diferente, y aceptar esas diferencias con cariño y respeto...
ya es mucho adelanto, en esta locura llamada humanidad

Besotessss niña linda y un super lindo finde

La foto:¡preciosa!

Ginebra dijo...

Virgi, lo del secuestro de las niñas nigerianas y la inacción del gobierno es espeluznante, terrible y bueno qué se yo!!! Pienso en esta noticia a menudo desde que la oí y rezo por ellas, a pesar de que no soy persona de rezos. No sé si habrá esperanza...
Tu madre es una mujer práctica,como poco:)
Besos a ti.

Giz, estoy de acuerdo completamente en eso de que hay que sobreponerse a las tragedias que no podemos frenar, que nos sobrepasan. Asumir lo que tenemos es un buen paso para no caer en un estado de perpetua tristeza.
Yo creo que lo que compensa a este terrible planeta es, precisamente, los trocitos de humanidad de los que hablas, son como el oxígeno para respirar.
Celebrar cuando se cree en lo que se celebra es maravilloso, del mismo modo que no celebrar cuando no se cree o se ha dejado de creer, como es mi caso.Ambas opciones son buenas, pues ambas se basan en la coherencia personal y eso es bueno, desde mi punto de vista.
Besos

Gabriela dijo...

Que cierto es esto de la vulnerabilidad de los vínculos, el esfuerzo que hacen miles de mujeres, y lo poco que se observa con gestos activos a nivel mundial...
El sistema ametralla con el mercado, y a veces hay que buscar aire para continuar...

Malabares decimos por aquí..


P:D: Justo en mi anterior post, mostraba, en mi lugar de madre... a mi joven hijo, tocando en la orquesta de tango...
Creo que el año que viene viajaran por allá... te aviso cuando sea, para que si gustas puedas sacar tus fantásticas fotos.

Ginebra dijo...

¿tu hijo es el acordeonista, tal vez?. Una suerte tener un hijo músico, si eres amante de este arte. Gaby.
Espero tu aviso.
Besos