29 mayo 2014

Una tarde en la hípica





En la Hípica. Fotos de Ginebra

Cada jinete, cada amazona, se encarga del bienestar de su caballo o yegua. La competición requiere cuidados específicos y una alimentación controlada al milímetro, así lucen estos bellísimos ejemplares, en su justo tono muscular.
Cepillado y ensillado, calentamiento y... La pista: los obstáculos que estos preciosos animales deben saltar en el menor tiempo posible sin cometer derribos.

El público expectante goza de los caballos y de una tarde nubosa y cálida. Se abren las apuestas, las sencillas o las gemelas. Cada año hay caballos y jinetes nuevos, así es que , el primer día,hay que guiarse por una corazonada, evitar a un tipo como Chico y cruzar los dedos... 

Las series, generalmente seis, suelen constar de ocho caballos. A su término se agolpan en las ventanillas de apuestas los ganadores, y los perdedores siempre pueden tomarse una cerveza en la cafetería.
Los caballos vuelven a boxes después de pasar por una ducha fría que les refresca los cascos, eso es fundamental, tanto como los mimos que los jinetes les procuran.

La hípica es un deporte precioso que "engancha". En esta pequeña ciudad donde vivo se celebra, durante el mes de mayo, un concurso hípico nacional que va por su sesenta y ocho edición. Soy asidua desde hace muchos años, desde que era estudiante, así es que, lógicamente, en las gradas, en las cuadras o en la pista, encuentro recuerdos en forma de imágenes mentales de diferentes etapas de mi vida:la adolescencia, los embarazos, los bebés y sus biberones, la sillita plegable, los hijos(ya autónomos)que siguen acompañándote porque les gusta y porque lo han hecho siempre...

10 comentarios:

La utopía de Irma dijo...

Preciosas fotos y la verdad según lo has descrito, mi utopía también se perdió un ratín por lo establos.

Besines utópicos, Irma.-

Sergio DS dijo...

El caballo es una animal maravilloso, majestuoso, quizá de las estampas más preciosas que existen, y tengo entendido que también muy miedoso, pero su nobleza es tan grande que con su entrega puede con todo.

¡Cuánto disfrutas...!, se ve, preciosas fotos.

Un abrazo.

raúl fdz pacheco dijo...

buenos ejemplares parecen, sí, yo no entiendo mucho, pero lucen magníficos en tus fotos, preciosas fotos, como siempre.

ñOCO Le bOLO dijo...


Como siempre... serie en ByN excelente para acompañar esa semblanza del mundo del caballo.
Recoges muy bien 'tú' paso del tiempo por ese mundo.

· un beso

· CR · & · LMA ·


Ginebra dijo...

Me gustan tanto los caballos... No puedo evitarlo.
Gracias a vosotros por estar ahí.
Besos y feliz tarde.

Nómada planetario dijo...

Se nota tu pasión por los caballos. Supongo que se necesitarán muchas horas de entrenamiento para conseguir un salto "limpio". Tiene que sentirse una descarga de adrenalina encima de la silla.
Saludos.

Sara dijo...

Sigue disfrutando de estos momentines de la vida tan placenteros, que tan buen rollo nos producen y que tan buenos recuerdos afloran en nosotros. Sigue disfrutando de la vida mi estimada Maribel. Mi abrazotedecisivo

virgi dijo...

Hermosa afición.
Tengo un amigo que tiene un caballo precioso y no ve la hora de encontrar tiempo libre para estar con él.
Un besote, chica guapa y gran fotógrafa.

Gizela dijo...

Una belleza esta entrada!!!
Bellas fotos y noble relato, muy merecedor de tan nobles animales

Besotessss niña linda

Ginebra dijo...

Todo deporte necesita un aprendizaje, conocer la técnica es esencial, luego necesita entrenamiento, práctica. El salto es difícil, se trata de enseñar al caballo y aprender el jinete con él (yo lo he practicado poco o casi nada, así es que no puedo hablar de esta disciplina ecuestre).
Montar a caballo lo hace cualquiera, montar bien a caballo no lo hace cualquiera. Además de técnica y preparación física, se requiere una comunicación especial con el caballo (digamos que es un deporte en equipo: jinete y caballo) que no todo el mundo logra.
Por otra parte, como nos ocurre a las personas, los caballos son muy distintos unos de otros, tienen sus fobias y sus miedos también y hay que conocerlas para dominar cada situación.
Es complicado, pero es emocionante... A mí, como al amigo de Virgi, me falta tiempo para estar con mi caballo, pues también yo tengo ya mi propio caballo:).
Besos