08 junio 2014

"El mar es azul"

Redes. Foto de Ginebra
No soy de "Días Mundiales" (hoy se celebra el Día Mundial de los Océanos) en el sentido de que en cuestiones medioambientales, sociales, humanitarias o de otra índole, la fecha es lo de menos; pues opino que hay enormes problemas que se deben  atajar sin tregua y, por supuesto, sin días marcados en el calendario, y en ese sentido, nuestros mares y océanos mueren convertidos en basureros y esa muerte es una carrera a contrarreloj.

El viernes proyecté en clase de geografía el documental "Océanos de Plástico", con la intención de informar y concienciar a los alumnos sobre la necesidad de proteger y valorar los ecosistemas marinos (de paso también los fluviales, que es lo que tenemos en Extremadura). Entre otros muchos efectos negativos de la acción humana en este medio acuático, está el abandono de restos de redes de pesca que suponen un peligro mortal para miles de especies animales, las cuales sufren mutilaciones o mueren atrapadas en estas basuras flotantes.

Existen iniciativas individuales o locales muy positivas, que podríamos encuadrar en ese amplio y difícil marco que denominamos economía sostenible y que se relaciona, en este caso que nos ocupa, con el reciclaje de las redes de pesca. En algunos municipios de Galicia, las redeiras, como se denomina a las mujeres que se encargan de confeccionar las redes, se vienen reciclando las que ya no se utilizan. Es una forma de conseguir un beneficio económico en épocas en la que la pesca escasea o los barcos no faenan,al mismo tiempo se evita que las redes rotas se lancen al mar, como se ha hecho sistemáticamente, pues no debemos olvidar que una red en el mar "no deja nunca de pescar".

5 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

Es muy difícil de entender esa forma tan negligente de actuar con la naturaleza que nos sostiene. Es increible que convirtamos la que debería ser nuestra despensa en un basurero...
Ojalá sepamos convertirnos más en redeiras recicladoras!

Bicos

raúl fdz pacheco dijo...

bien por la concienciación, profe, hay que enseñar a los pequeños que debemos respetar este mundo nuestro, hacerle el menos daño posible. un hurra por tu maravilloso cometido. tus fotos en color son geniales también, me encantan :)

ñOCO Le bOLO dijo...


Me gusta tu visión. El día de X es siempre todos los días del año, ni más ni menos. Los aldabonazos hay que darlos a diario.
Una economía sostenible comienza siempre por un consumo sostenible. Ahí todos tenemos arte y parte.
Me gusta eso de que una red en el mar nunca deja de pescar.
Creo que tú eres una red en un aula. Me encanta.

· un beso M.

· CR · & · LMA ·


Ginebra dijo...

Chousa, buen juego de palabras con el verbo "sostener", está claro quien sostiene a quien, pero la estupidez humana o su avaricia es incapaz de verlo (seguimos considerándonos el ombligo del mundo, esa vieja visión mecanicista del Universo tan pasada de moda como la monarquía:)
Besos

Raúl, opino que la educación en el tema medioambiental es la base o son los cimientos. No se puede proteger lo que se desconoce. Es una labor que tenemos que hacer desde la escuela y desde casa, en plan "todos a una, Fuenteovejuna"... eso hacen en los países nórdicos, en Países Bajos o en Alemania, en países dónde a priori sí importa este tema.
Mis chicos son adolescentes, algunos desconocían muchos de estos problemas... espero que se acuerden de mis consejos y mis desvelos, aunque sea por "pesáaa".
Besos

Ñoco, desde luego estoy de acuerdo en eso de que una economía sostenible comienza por un consumo responsable y ¡qué mal nos aplicamos el cuento!. Consumir y consumir hasta morir... Se nos ocurrieron, tras visualizar el docu, algunas cosas cotidianas que podemos hacer para evitar las bolsas, por ejemplo, dejar al panadero una bolsa de tela colgada en la puerta para que nos deje el pan, o en caso de no tener, reutilizar diariamente la misma bolsa que pondremos en la puerta antes de salir de casa.
El mar es un lecho de bolsas de plástico.

Besos

Gizela dijo...

Qué bueno que divulgas estas urgencias entre tus alumnos
No sé puede exigir cuido, sin enseñar, y los niños, no solo aprenden a valorar, también son muy buenos multiplicadores...hasta para los adultos.
Buen post, y mejor actitud de profesora!!!
Besosssss niña linda!