12 agosto 2014

"cardos por violetas"

Caballos de vapor. Foto de Ginebra
Camino despacio bajo una lluvia de estrellas y miro atrás por si se me despista mi sombra porque ya no quiera seguirme. Viajo por carreteras secundarias con el viento del oeste soplando en mi cabeza, como queriendo arrebatarme las palabras  o invadir y apropiarse de mis vivencias, robarme lo que llevo dentro... Miro a mi alrededor y soy capaz de cambiar los cardos por violetas; el cielo azul por un fondo esmaltado de gloriosas nubes; el color por monocromo y la distancia por besos...

5 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

Ojito con el viento, que es muy osado y se cuela por donde le viene en gana sin pedir permisos ni solicitar visados...

Bicos (minimalistas)

Ginebra dijo...

A mi amigo Chousa le gusta el viento:)
Mirar alrededor y poder transformar la realidad que se percibe es, tal y como están las cosas, una especie de virtud. Así lo veo yo.
Cada día nos despertamos con una noticia más triste aún que la de ayer y hay que hacer verdaderos ejercicios para no desmoronarse... Ese es el sentido, cambiar cardos por violetas y tragedias por momentos agradables.
Mini-besos, Chousa:)

La utopía de Irma dijo...

Entre todos tenemos que cambiar muchoss cardos por violetos y de vez en cuando hacer realidad alguna que otra utopía.

#Ubuntu

Abrazote utópico, Irma.-

Alí Reyes dijo...

foto contraste, paisaje agreste y una maravilla de la tecnología automovilística

Ginebra dijo...

Irma, una tarea importante la que tenemos, sí... y claro que "Podemos" cambiar esos cardos de siempre por violetas, si nos ponemos a ello con decisión...

Alí, doy fe de esa maravilla tecnológica porque este es mi coche, el que me trae y me lleva a todos los sitios:)
Besos