02 octubre 2014

"Esa España nuestra"

Reflejos, autorretrato.

Una mujer posa ante un espejo. Lo que vemos es, únicamente, el reflejo que el cristal nos devuelve, pero la mujer en sí es inaccesible, en el sentido de que apenas podemos intuirla, es prácticamente una silueta sin rostro, aunque muestre su boca.
No sabemos nada de ella, como no sabemos lo que abarca esa tupida red de corrupción que campa a sus anchas en España. Conocemos nuevos datos y sospechamos de la gran cantidad de ellos que quedan ocultos e impunes, pero la realidad como tal se nos esconde todavía.

Una abre un periódico o escucha las noticias y se atiborra de casos de latrocinio de dinero público y se sacia y se empacha, como si se hubiese comido una caja  entera de mazapanes navideños, aunque el regusto que le queda en la boca no es dulce, sino completamente amargo.

España es el paídonde más ha crecido el número de pobres y dónde "una minoría muy mínima" se ha enriquecido asquerosamente a costa del trabajador y/o contribuyente. España es ese sitio de "tarjetas fantasmas y de fantasmas con tarjetas", dónde, aparentemente, todo vale. España es, también, ese sitio dónde muchas familias sobreviven haciendo malabarismos, dónde crece el número de parados, de dónde salen en tropel centenares de jóvenes preparados y formados, donde crece la angustia y la desesperación, como dice el bolero de turno.

Intentar un cambio, en estas condiciones, ya no es una utopía, sino más bien una necesidad.

9 comentarios:

Sergio DS dijo...

Apenas una silueta pero muy sexy, oiga.

Era por endulzar, el panorama es desesperante, y no poco.

Cambios, por favor.

Saudades8 dijo...

Son los políticos los que borraron de su diccionario la palabra "decencia", esos que se cargaron la independencia del Poder Judicial, un tal Felipe, ahí se acabó la justicia para los delincuentes de guante blanco, como está ocurriendo desde hace muchos años lo mismo en Andalucía, que en Cataluña, Valencia o Madrid, de todos los colores se han hecho amantes del dinero ajeno, de todos y en muchos casos, como en muchas Cajas de Ahorros o en Banca Catalana de Pujolandia, entre otros se han hecho multimillonarios mientras todos miraban para otro lado, no sea que más adelante les tocara a ellos.

Ginebra dijo...

Saudade lo ha descrito perfectamente. Además de cargarse la independencia del poder judicial, los políticos de este país anclado en el pasado hoy más que nunca, se han cargado o no comprenden el concepto Soberanía Popular (siempre me gustó más que el de Soberanía Nacional,tiene un matiz más social). El poder está en el pueblo, no en ellos.
En España hace mucho que gobierna una mafia bipartidista que se venden a las grandes empresas y que no respetan ni escuchan el clamor de los ciudadanos trabajadores que sostienen el Estado a base de sus impuestos y de mucho sacrificio y privaciones sanitarias, educativas y de otra índole.
Pero somos los ciudadanos los que PODEMOS cambiar las cosas, sin duda. Ellos no quieren el cambio porque no les conviene acabar con sus prebendas, pero el cambio se lleva a cabo siempre que la sociedad esté dispuesta, así ha sido siempre a lo largo de la historia.
Besos y gracias a los dos por venir, que este blog está cada día más solitario, debe ser que no interesa nada de lo que digo:)

La utopía de Irma dijo...

Ohhhh cieloss has dicho PODEMOS, palabra que estos y los otros "cabrones" quieren borrar incluso de los diccionarios.

Nos empeñamos en echarles la culpa a los políticos, banqueros y todas esas garrapatas que tenemos chupándonos la sangre, pero estoy convencida que toda la culpa, simplemente no sabemos defendernos, salir a la calle y decir hasta aquí hemos llegado, seguimos agazapados y calladines, ainssss joder que impotencia y esto ya no es una utopía, es una realidad del día a día.

Muy guapiii la utópica de la foto.

Besines utópicos, Irma.-

Chousa da Alcandra dijo...

En la letra está impreso que la Soberanía radica en el pueblo; pero la realidad nos viene aclarando que donde en realidad radica es en los sacos escrotales de la clase que gobierna en "pacífica" alternancia.

Bicos y que viva el trípode de tu cámara!

( Los bloguers (libres) estamos siendo una especie en extinción. Me gusta saber que algunos resistentes continuamos bailando al son que nos viene en gana con la cadencia que nos apetece. Y que tu seas una de nosotros eleva el nivel. Y mucho!. Que lo sepas, extremeña

virgi dijo...

Llevan esquilmando el país desde hace años y ahora hemos de pagarlo nosotros y toda esa generación de jóvenes que a ver cuando tendrán una vida digna.
Una vergüenza, un asco, una podredumbre total.
Y ellos tan campantes, con sus sonrisas de no romper un plato.

Ginebra dijo...

Pues sí, Irma, no te falta razón en cuanto a que nosotros tenemos mucha culpa por haberles consentido tantos delitos, por haber mirado para otra parte cuando sabíamos que se enriquecían a nuestra costa, que nos robaban... ¿cada cuál tiene lo que se merece?. No estoy muy segura de esa frase, en este caso puede que sí.
Lo que está claro es que debemos imponer nuestra voluntad, destituir a corruptos, pedirles responsabilidades, castigarles y cambiar muchas leyes. Creo que "Podemos" hacerlo:))

Chousa, no sabes como te agradezco tus palabras. Ciertamente cada vez somos menos, pero bueno, aguantaremos aquí porque los blogs son medios de expresión y algunos necesitamos lanzar al mundo nuestros pensamientos y mensajes.
Gracias por tus bonitas palabras, eres todo un gentleman:)

Virgi, llevan esquilmando todos los años que les hemos consentido que lo hagan. La pregunta es ¿seguiremos dejando que lo hagan?
Lo de la tasa de paro juvenil es un atraso para este país muy grande. Que emigren centenares de ingenieros, médicos, investigadores, es una sangría demográfica y compromete el futuro de nuestro país porque son cerebros que seguramente no recuperemos.
Besos

ñOCO Le bOLO dijo...


Hacen falta muchos posts como éste. Por la foto, donde subscribo a Sergio, y por el texto, donde comulgo (joer) con el sentir general.
Leyes tenemos de sobra, dicen. Carecemos de la voluntad política de aplicarlas dado que el mundo de la política corrompe todo lo que toca.
Queremos verlos a todos en la cárcel porque podríamos conseguir, porque podemos.

· un beso

· CR · & · LMA ·


Ginebra dijo...

Pues sí, Ñoco, se merecen pena de cárcel, como nos harían a los de a pie ante cualquier infracción de esa calaña, pero ahí siguen: en sus puestos o devolviendo una mínima parte de lo robado (no en todos los casos) y con su patrimonio inalterable...
¡ayyy Dios, me gustaría exiliarme de aquí e irme a Mongolia a vivir con los kazajos, como poco!
Besos