03 diciembre 2014

"No es lo mismo"



Hoy se cumplen 30 años de un fatídico accidente sucedido en la región de Bhopal, en India, en donde se produjo un escape de gas en una fábrica de pesticidas de nacionalidad estadounidense Union Carbide, una empresa que fue absorbida en 2001 por la multinacional Dow Chemical, la segunda empresa química del mundo.

Ninguna de estas empresas ha indemnizado a las familias de las 25.000 víctimas de la catástrofe, ni tampoco a las víctimas de infertilidad, malformaciones, enfermedades crónicas, etc que aún hoy sufren las consecuencias... Se niegan incluso a pagar un duro para potabilizar el agua contaminada que, todavía en 2014, consumen miles de personas.

El gobierno de EE.UU ha apoyado, a pesar de las protestas de un alto porcentaje de sus ciudadanos, a las multinacionales químicas y, debido a este apoyo, estas "grandes ballenas industriales" han eludido juicios y responsabilidades.

Si el accidente hubiese ocurrido en este país desarrollado ("la primera democracia del mundo contemporáneo") seguramente el resultado no hubiese sido ni parecido. Las empresas extranjeras habrían procedido como se debe: asumir responsabilidades, indemnizar a las víctimas ,mejorar  su tecnología (también de paso las condiciones laborales de sus empleados) para tratar de que este tipo de accidentes no se repitan .
Pero no es lo mismo India que EEUU, como no es lo mismo un niño estadounidense que un hindú a ojos del capital.

12 comentarios:

Saudades8 dijo...

Lo peor de todo, aparte de que no se han pagado indemnizaciones y los culpables se han ido de rositas, es que la tierra sigue contaminada, envenenada al igual que el agua, pero que más da si es el tercer mundo para los todopoderosos.

ñOCO Le bOLO dijo...


Los gobiernos siempre apoyan a las grandes empresas porque las grandes empresas son las dueñas de los gobiernos.
Al parecer, 47,27 millones de españoles (2012) no somos suficiente empresa como para comprar al gobierno y de ahí la razón que no nos apoye.
Claro ¿no?
La foto refleja el drama visible... y detrás queda el invisible.

· Un beso

· LMA · & · CR ·

Alí Reyes dijo...

¡Dios mío!

Gabriela dijo...

el otro día vi un film, con este tema, también en la India.
No es lo mismo, no para ellos, lejos de sus hogares, el fin justifica los medios.

(esto realmente me trae tan profunda tristeza...)

raúl fdz pacheco dijo...

no es lo mismo, está claro, deben pensar que allí ya hay mucha gente, total, ¿qué importan unos cientos, uno miles, menos? es muy triste

Möbius el Crononauta dijo...

Y aquí si indemnizan es porque les obligan. Al fin y al cabo, como bien señaló un documental, las multinacionales no son sino sicópatas sin rostro.

Ginebra dijo...

No había oído nunca la comparación de una multinacional con un sicópata sin rostro, y la verdad es que es lo más parecido a la realidad. Me encantó la definición.

Las multinacionales expolian, explotan y empobrecen. Son empresas sin alma que dirigen países enteros. En los espacios subdesarrollados son dueñas y señoras de todo, controlan la política de Estado y su economía. En el mundo rico lo hacen más solapadamente, claro está, pero sufragan campañas políticas y evaden capital, es decir, no contribuyen en absoluto al sostenimiento del estado a pesar de sus pingües beneficios.

Creo que el sistema justo pasaría por obligar, al menos, a pagar impuestos acorde con sus beneficios y a proteger a los trabajadores de los despidos caprichosos de la gran empresa.

Lo de India, como cualquier zona del sudeste asiático o África es de traca... que aún hoy sigan pagando el pato los de siempre me parece intolerable. Así, los organismos internacionales como la ONU demuestran su ineficacia y su incompetencia en tanto en cuanto no obligan a los gobiernos a que sus empresas cumplan un código moral que debería ser obligatorio.

Triste e injusto, como sólo la vida puede ser en muchos sentidos.

Besos y gracias por compartir.

a volvo dijo...

Si en la "primera democracia del mundo contemporáneo" la desigualdad campa a sus anchas y los derechos brillan por su ausencia, no hace falta mucha imaginación para interpretar el termómetro del resto del mundo. Las grandes empresas saben donde montar el chiringuito para eludir la responsabilidad de sus más que probables catástrofes.

tD1b, Ginebra.

PD: para suavizar el mal sabor de boca te diré que probé las "Patatas colorás" y están... riquísimas!

Sara dijo...

Malditos ojos los del capital.
Mi abrazotedecisivo preciosa

Nómada planetario dijo...

Muchas loas y piropos a Obama en los medios occidentales, pero siguen los grandes holding empresariales haciendo de las suyas en EE UU.
Buen puente.

virgi dijo...

Oía el otro día en la radio, mientras iba en coche, un reportaje sobre el desastre ya olvidado en esta parte del planeta.
Poco hemos caminado si los parias siguen siéndolo desde hace siglos y los poderosos siguen creyendo en que hay vidas (y pueblos y países y derechos y culturas y...y...)) que nada significan.

Ginebra dijo...

Nada cambia y esas mismas empresas que, como dice, A Volvo, saben dónde montar el chiringuito, se maquillan de dulces corderitos ahora que viene la "empachosa" Navidad (dónde todo el mundo es bueno) y nos sacan publicidad de qué buenas son y cómo colaboran para el bienestar social. Un ejemplo: Coca-cola...

¡¡¡A saber quién sufraga la campaña electoral a Obama!!!
A los políticos les interesa mantenerse en el poder , aunque quienes realmente tienen el poder son las grandes empresas y multinacionales que ponen y deponen gobiernos según los intereses económicos, esto lo sabemos todos y aún así, la cosa continúa igual y así seguirá,sin cambios.

en fin, que todo es terriblemente deprimente, sobre todo si piensas en esta gente que malvive y enferma sin que los culpables apechuguen con su responsabilidad.
Todo, absolutamente todo, funciona igual: mal.

Besos y buen puente:)