17 diciembre 2014

Personas normales y corrientes

Foto de Mary Maccartney

Las personas normales y corrientes no podemos cambiar los terribles hechos que suceden en el mundo, como la matanza de los más de ciento treinta niños y varios profesores en una escuela de Peshawar en Pakistán, ocurrida hace un día o los escalofriantes datos de la OIT sobre los millones de personas esclavas en este Planeta, muchas de ellas menores de edad.
Estos sucesos y muchos más que no he nombrado, nos llenan de ira y de impotencia, de tristeza, de rabia... ¡de todo!.

Pero las personas normales podemos cambiar las leyes que nos parecen injustas y hacer que nuestra sociedad sea menos egoísta e insolidaria. Esto no cambia en absoluto nuestra sensación de impotencia de la que he hablado en el primer párrafo, pero viene a atenuar un poco tanta injusticia perpetrada por los hombres.

Las personas normales como tú y como yo podemos ayudar cada día con pequeños y con grandes gestos, que  vienen a demostrar que la empatía es un valor innegociable que debe estar siempre en alza, porque, entre otras cosas, es el eje de la convivencia pacífica en torno al cual giran otros valores morales. 

Desear un mundo mejor en estas fechas cuajadas de deseos no deja de ser un "tópico-utópico", pero debemos hacerlo y no sólo eso: estamos obligados a  creer en ello y hacer lo posible porque los cambios se realicen y mejoren la vida de personas anónimas que se merecen algo diferente a lo que les ha tocado en suerte.
¡Feliz Navidad!



13 comentarios:

Alí Reyes dijo...

¡Qué terrible!
y lo peor es que todavía hay algunos que los consideran unos héroes

Saudades8 dijo...

Muy aleccionador todo lo que se puede hacer por los "olvidados" o "excluidos" por la sociedad pero muchas cosas nos siguen indignando, un ejemplo es ver ese nido de estómagos agradecidos como es la ONU y su pasividad ante los grandes exterminios como ocurren en el mundo, ocurrió y ocurre en montones de países africanos, como Libia, como ocurrió en Siria y tantos otros lugares mientras la Sociedad de Naciones miraban para otro lado.

Por no hablar del régimen de esclavitud en que viven millones de niños y que ya has comentado.

Aún así mis deseos de una Feliz Navidad.

Sergio DS dijo...

Lo más normal y corriente que conozco es la tensión a 240 V, por lo demás todos tenemos nuestras taras, claro que alguno se llevan la palma, ya que los dotes de empatía ni los verán ni los conocen, el caso es que hay, creo creer, que un porcentaje elevado que sigue creyendo y lucha por lo utópico fuera de tópicos.

Feliz Navidad, aunque suene a lo de siempre; no es lo mismo cuando se pronuncia con cariño.

Ginebra dijo...

Me temo que la normalidad, Alí, en estos tiempos parece una heroicidad, y eso es terrible, sí.

Estos dramas no se nos olvidan, por muy lejanos que estén, Saudades, tienes razón, aunque cuando ves casos como los del vídeo en los que sólo pusiste una simple firma, pues te reconforta mucho. Aspiramos a que se cumplan los derechos recogidos en la bonita e inoperativa Declaración de Derechos del Hombre, pero nuestras aspiraciones nos estallan en la cara en forma de crueles imágenes.

Lo de la tensión a 240V como norma ha estado bien, jejejejejejeje.
También creo yo que hay un importante porcentaje de gente que cree que las cosas pueden mejorar y que incluso aportan su granito de arena. Que este porcentaje crezca es un reto en el que todos tenemos un compromiso, pienso yo.

En fin, besos a los tres y buena tarde

raúl fdz pacheco dijo...

las pequeñas victorias, como los logros de las personas corrientes del vídeo, son las que posibilitan un mundo mejor, pasito a pasito, no hay otra manera. feliz navidad, amiga.

ñOCO Le bOLO dijo...


Claro que podemos hacer mucho. Plataformas como Avaaz,Change.org, participación en manifestaciones, concentraciones... claro que tienen efecto. Por eso,no debemos cejar en ello. Hoy por ejemplo, contra la ley Mordaza.

Un beso Maribel. Compartir conciencia es hacer mucho.

· LMA · & · CR ·


a volvo dijo...

Las personal corrientes ya hacemos muchas cosas, enumerarlas ahora sería repetir los comentarios de mis antecesores comentaristas.
Probablemente podríamos hacer más pero entonces quedaría demostrado que no necesitamos gobernantes y eso es algo que muchos no están preparados para asimilar.

¡Feliz solidaridad!

tD1b, Ginebra.

Ginebra dijo...

Pues eso: pasito a pasito.
Las historias que aparecen en el vídeo son, sencillamente, de justicia.
Me gustó mucho, por eso cuando lo enviaron a mi correo, decidí escribir al respecto y colgar el reportaje.

Raúl, Ñoco, A Volvo, un placer disfrutar de vuestra compañía.
Besos y buen día

Gabriela dijo...

Bella! Aqui te dejo un sabio rioplatense...
"Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo". Eduardo Galeano.

Lo tengo pegado en mi trabajo, donde cada día llegan historias de niños, que esperan pequeñas acciones, como un abrazo, una escucha, un techo, una escuela...

Sumar es la una manera de transformar, amorosamente!

Antonio Torres Márquez dijo...

Felices fiestas amiga.
Un saludo.

fernando serrano dijo...

Felices Fiestas, Ginebra. Como ya te comenté, el próximo sábado 27 inauguramos en la casa de cultura a las 19h. la primera expo de lo que espero sea un ciclo de fotógrafías de la Naturaleza. Las obras son de Jorge Pascual, un ornitólogo bien comprometido con las avifauna de nuestro valle. Te esperamos, y así podremos hablar de futuros proyectos. Un saludo. Fernando Serrano.

Ginebra dijo...

Gaby, nos dejas una reflexión preciosa de Eduardo Galeano. Este escritor comprometido me atrapó con "Las venas abiertas de América Latina", decirte que me parece muy sabio.
Besos

Sonrisa, felicidades también para ti.

Fernando, si estoy, estaré encantada de asistir, cuenta conmigo. Gracias.
Espero verte antes, ya hablamos:).

Buen día

Gizela dijo...

Querida niña linda! Alejada por realidades de la virtualidad, tenía mucho tiempo sin pasar por este espacio tan especial, peo hoy no podía faltar, por a pesar de todo...hoy te deseo a ti y los tuyos una linda, amorosa y muy feliz Navidad!!!

Besosssssss