23 febrero 2015

Alma

Retrato accidentado. Foto de Ginebra

Cuando me topo con un espejo de este calibre no puedo reprimir el impulso de "inmortalizarme", bien a solas o acompañada, como es el caso.
Esos espejos decimonónicos de gran tamaño son como un imán poderoso que me atraen por varios motivos.
Uno de ellos es la curiosidad de observarme desde el otro lado y desde un soporte centenario e imponente como éste. ¿Cuántos de nuestros antepasados  y de qué manera se habrán inspeccionado en él?.

No siempre una puede mirarse al espejo francamente. En este acto tan aparentemente cotidiano hay todo un mundo oculto de impresiones que pueden reflejar lo que uno teme ver.
Lo que nos devuelve este objeto tan usual puede que no se corresponda con la percepción de lo que somos y pienso que hay que tener valor para aceptar lo que desconocemos de nosotros mismos, nuestras sombras, así podría denominarse.

Quien vive un tiempo en las sombras puede sonreír sinceramente al sol, ahora lo sé. Han sido cuatro duros meses en los que el dolor ha sido un" compañero" inseparable. Una sombra compacta y alargada que asfixiaba cualquier atisbo de luz. Un tiempo en el que, confieso, me ha costado reconocerme, ahora puedo hablar de ello.También sé que tras la tormenta siempre llega la calma, aunque algo haya cambiado durante el azote del vendaval, la esperanza es un buen timón contra el naufragio.

15 comentarios:

Erik dijo...

Mira pues no es mala idea.
No...
Tomo nota.

¡Bien. Si ha vuelto a salir el sol, es es maravilloso!

Me alegro por ti.

¡Beso!!

Gabriela dijo...

Bella!
Pienso en las transformaciones tras las tormentas, te vuelves a retratar, y sigues siendo tu!

Tus reflexiones me invitan tambièn a las mìas...

Y deliciosamente, que nunca nos falte el corte musical!

El cibermundo es tan extraño...hace años que te leo, y en tus palabras y fotos, te se de algùn modo, te quiero!

Saudades8 dijo...

Espero que pasada la época de sombras la luz entre a raudales en tu vida para que nos sigas dejando instantáneas llenas de vida.

Un abrazo.

raúl fdz pacheco dijo...

me alegra enormemente que te vuelvas a reconocer frente a un espejo, esa mismidad radiante es la que no debemos perder nunca del todo, aunque a veces se empeñe en dispersarse! fuera sombras, que viene la primavera... el caloret! :D

volvo dijo...

Esos artilugios son peligrosos, unas veces te hacen sonreír y otras te entran ganas de salir corriendo. Me gusta pensar que depende del día que tengan y de su calidad material, en una palabra... que ellos son los responsables ;)

Me encanta la foto, y celebro que te encuentres mejor.

t dejo un beso, Ginebra.

ñOCO Le bOLO dijo...


Sean lo que hayan sido esos cuatro meses lo importante, ahora, es que llega la calma, algo de lo que me alegro. Eso es más importante que una buena foto.
Y la foto lo es, dentro de un marco inteligente, al dejar solo un ángulo. Y me gusta la profundidad adivinada.

· un beso

· CR · & · LMA ·

Alí Reyes dijo...

Que el Señor te conceda las fuerzas para sobreponerte...Así será pues ya lo estás haciendo aunque sea de a poco

Ginebra dijo...

Jajajaja, Raúl, lo del caloret no tiene nombre, como comprenderás me lleva, como no podía ser de otro modo a la imagen de "La Barberá" en las fallas, por si no tenía bastante con lo que tiene (por si no tenemos bastante los ciudadanos) le da por poner nubarrones a su lengua natal, el Valenciá...¡es increíble!.

"Nubarrones y sombras nos rodean, pero sé que espera la luz al otro lado,conocemos el camino hacia ella, y sabemos que sólo es una cuestión de tiempo".
Acabo de escribirlo y me gusta como suena, pero sobre todo es una certeza válida para cualquiera.

En fin, besos y feliz noche para tod@s. Gracias.

Gaby, es mutuo:)

Alí Reyes dijo...

Me encanta saber que te gustó el comntario que escribí acerca de Lin Yutang ¿Por qué? Por que en uno de esos momntos de capa caida de mi vida (que son varios por cierto) estaba muy desmoralizado y lo peor es que cuando vienen las cosas malas llegan todas de golpe. Pues bien, en una de esas etapas cayó el libro "La importancia de vivir" en mis manos. al principio comencé a leerlo, para no tener que pensar, pues cada pensamiento era para mí un martirio, pero poco a poco el libro me fue ganando y me aferré a él como un naúfrago desesperado a la única tabla que consigue a flote. El caso es que para mí fue un manjar de cosas bellas que alimentaron mi alma. De verdad que estoy agradecido de este sabio chino al publicar su libro. De hecho, ya sabes que soy escritor y en este momento estoy tratando de tomar un extracto de la vida de Lin Yutang para escribirlo en las diez cuartillas de uno de mis cuentos para mi próximo libro.
Espero que lo consigas y lo leas. Luego me cuentas

Aristos Veyrud dijo...

Inmortalizarse frente a un espejo mediante el arte de la fotografía tiene un resultado exponencial, más cuando se tantea en ver lo que no se ve de uno mismo luego de una inmersión hasta su mismo centro gravitacional. Centro que generalmente sin remedio solo se manifiesta como única verdad luego de un periodo de dolor. Los renacimientos son toda una aventura, proceso inverso a la ironía del Retrato de Dorian Gray.
Besos Artista!!!

Ginebra dijo...

Alí, voy a hacer una incursión por la biblioteca y voy a buscar ese libro, tengo la impresión de que no me dejará indiferente. Te lo agradezco mucho.
Intentaré adquirir ese libro de cuentos, es un estilo narrativo que me gusta mucho. Suelo intercalar lecturas de novelas con otros relatos cortos o cuentos.
Un beso y gracias

Aristos, a eso me refería cuando dije que ha habido momentos en los que no me reconocía. No se trata de la imagen física, esa siempre es la misma; me refería a la forma de mirarme y tratar de comprender por qué me estaban ocurriendo todas esas cosas negativas a la vez, como dice Alí.
Sí, estoy convencida de que los renacimientos son toda una aventura y pienso tomarlo así.
Besos y decirte que me alegra mucho tu vuelta.

Gizela dijo...

AYYYY niña linda!!
¡Vaya escrito! Como un espejo biselado de la existencia de muchos
Hermosa forma de describir sombras existenciales y ese renacer con un timón tan importante como la esperanza
Timón que de perderse, siento que nos perderíamos todos los humanos.
Una entrada bella y sabía.
Ciertamente a causa de los azotes de la tormenta, siempre cambiamos.
Bueno, rectifico, solo logran cambios positivos las personas inteligentes y sensitivas Cambios a mejor. Lo contrario es darse siempre con la misma piedra ...y eso no es inteligente
Me alegro que el azote mayor, haya pasado y hoy distingas sombras y toda la luz que mereces

Besosssssssss niña linda!!

P.D
Te dejé una respuesta muy larga, pero como te dije allá, realmente no es una respuesta a tu comentario...más bien, me aproveché de ti, para dejar ahí guardadas realidades tristes.

La utopía de Irma dijo...

Cuídate mucho, ya sabes que los espejos son reflejos que a veces no reflejan todo lo que queremos ver.

Muy bonita la foto y tilín utópica que lo sé yo.

Besines utópicos, Irma.-

Chousa da Alcandra dijo...

Incluso hay espejos especializados en remarcar la escasez de luz. Los muy cabrones son implaclables también en el reflejo de las ojeras...
Y aún rompiéndolos aquella imagen captada queda impresa en el negativo de nuestros recuerdos.

Bicos animosos

Ginebra dijo...

Gracias, Giz.
También yo te dejé una buena parrafada, jejejejeje.
A pesar de nuestras diferencias "ideológicas", decirte que te admiro, aunque ya lo sepas, quiero decírtelo.

Irma, jajajajaja, es que usted sabe más que los ratones coloraos, eso se nota.

Chousa, ¿qué tal estás? te eché de menos, hasta pensé en enviarte un correo, pero ya sabes que soy vaga, vaga, vaga y cada vez más...
A mí, me gustan bastante los espejos y suelo mirarme en ellos muy a menudo. Y pintarme los labios de rojo si me veo con ojeras... pero creo que a ti no te quedaría muy bien:)))

Besos para tod@s