02 febrero 2015

De ventanas

La ventana. Foto de Ginebra
La claridad de la calle se cuela en la estancia a través del inmenso ventanal. Penumbra y claridad como dos fuerzas contrapuestas que pugnan entre sí.
El chiquillo se ha sentado a contemplar el jardín pleno de árboles. Se me antoja una pantalla en la que se proyecta una película de cine mudo.

Es un lugar propicio para la reflexión, un sitio que nos invita a viajar dentro de nosotros mismos, embarcarnos en esa aventura siempre arriesgada  que es el descubrimiento del Yo y en la ardua tarea de poner en orden nuestra cabeza.

El otro día yo misma estuve ahí sentada un buen rato, observando, agazapada en esa atmósfera de claroscuro, repasando recuerdos, "ordenando" emociones o simplemente mirando hacia el jardín sin más. 
Pensé en mis aciertos (más numerosos que las equivocaciones, por fortuna). Aciertos y errores, como dos caras de una misma cosa, acaso la vida.

Hay ventanas que atrapan como tela de araña, que invitan a zambullirse en el paisaje exterior sin ni siquiera mover los pies, y frente a ellas, el tiempo se detiene en un instante y unos simples minutos se convierten en una eternidad de la que no se es consciente. 

Ventanas como venas que fluyen hacia el corazón,  y que nos permiten imaginar otra cosa diferente a lo que tenemos delante, divisar, acaso," el infinito y más allá".

13 comentarios:

Saudades8 dijo...

El cerebro o el corazón ven más allá de lo que alcanzan nuestros ojos en ese mirador que nos invita al pasado y deja correr nuestra imaginación por campos ya trillados, o nos envuelve en sueños prestos a realizarse, un bonito rincón para dejarnos volar.

Un abrazo.

raúl fdz pacheco dijo...

al infinito y más allá como gata panza arriba! :D
la fotografía es de una claroscuridad magnífica, barroca, caravaggiesca. me encanta.

volvo dijo...

En ventanas como esa de tu foto me gusta contemplar sin más el paisaje.Hoy, sin embargo, el placer es doble porque quiero mirar el fondo pero se me queda la mirada en la silueta, en el banco y en los reflejos. Es muy bonita, y con la música de fondo me ha parecido que en esa cabecita rulaba una cierta melancolía.

tD1b.

ñOCO Le bOLO dijo...


Te entiendo a la perfección. Dedico algo del día a esa contemplación, que algunas veces parece ser inversa, que es el paisaje quién me observa.
Esas son las verdaderas ventanas, no las de Windows... o Mac...
Preciosa foto para una excelente reflexión.

· un beso

· LMA · & · CR ·

Alí Reyes dijo...

"Lugar propicio para la reflexión" sin duda

Ginebra dijo...

Se trata de la estancia principal de una casa (hoy museo) de principios de siglo XX.
Un jardín extenso la rodea y, como se aprecia en la fotografía, los árboles se alzan majestuosos.

Es un sitio para sentarse a mirar, a pensar, o a dejar la mente en blanco (para gustos, los colores).

Quizá Ñoco tenga razón: a veces es el propio paisaje el que nos observa a nosotros, no lo había pensado, pero tiene su coherencia esta frase.

Me alegra que os gustase la imagen.

Besos y buen día

Sara dijo...

Esos lugares para la reflexión son arropadores, esas ventanas abiertas a la naturaleza, a los recuerdos que nos hacen bien son una delicia.
Mi abrazotedecisivo con la ventana abierta de par en par.

Chousa da Alcandra dijo...

Es curioso que sea precisamente la ventana la que nos atrapa, cuando ella es la que aporta libertad.

(Ya veo que has tomado asiento en el blanco y negro. Se te nota cómoda).

Bicos policromáticos

Ginebra dijo...

Otro tipo de ventanas abiertas de par en par en la red, Sara, nos dejan ver paisajes distintos a los que tenemos cerca, como los tuyos.

Pues sí que estoy cómoda en el blanco y negro, Chousa, es más: diría que cada día estoy más a gusto:)))

Besos y buen día

Gizela dijo...

Bonita foto y bonitas letras.
Una descripción que invita a sentarse en esa ventana y viajar por el alma
O simplemente deja que los pies se balanceen con esa canción tan tierna
No tan tierno el susto que me dio el gato jajajaja!!!!!

Besotessssss

Antonio Torres Márquez dijo...

El ocaso y la mañana, nos lo hemos ganado a pulso, desde la mirada por la ventana.

Saludos.

Ginebra dijo...

Viajar con el alma me parece una perfecta descripción para esta foto, Giz, gracias.
¿el gato? ¿qué gato, oiga???:)
Besos

Y que no nos falten el ocaso y la mañana, Antonio, esos que hemos ganado a pulso.
Besos

volvo dijo...

Como no veo un correo donde enviarte la información, contesto aquí a tu petición:
Utilizo un programa de retoque fotográfico que se llama Fotor, una aplicación para Mac que no sé si está disponible para otros sistemas operativos.

te dejo un beso.

(puedes borrar este comentario :)