14 febrero 2015

Del suelo al cielo





Del suelo al cielo, serie árboles. Fotos de Ginebra

Sobre el césped los árboles me hablan
del divino poema del silencio.
La noche me sorprende sin sonrisas,
revolviendo en mi alma los recuerdos.

¡Viento! ¡oye!
¡espera! ¡no te vayas!
¿De parte de quién es? ¿Quién dijo eso?
Besos que yo esperé, tú me has dejado
en el ala dorada de mi pelo.

¡No te vayas! ¡alegra más mis flores!
Y sé, tú, viento amigo mensajero;
contéstale diciendo que me viste,
con el libro de siempre entre los dedos.

Al marcharte, enciende las estrellas,
se han llevado la luz, y apenas veo,
y sé, viento, enfermo de mi alma;
y llévale esta «cita» en raudo vuelo.

...Y el viento me acaricia dulcemente,
y se marcha insensible a mi deseo...

(Gloria Fuertes)


Encontré este artículo que habla del verdadero amor, de lo irónica que puede ser la vida y de la situación en la que se encuentra el sistema de salud pública en nuestro país, concretamente en la Comunidad de Madrid, a pesar de las costosas campañas de lavado de imagen por parte de sus gobernantes, la realidad es otra bien distinta. ¿Qué cómo es posible que hable de tantas cosas dispares en un mismo texto? Pues es posible y además lo hace fantásticamente bien, "desde el fondo y desde la forma".

"Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta" (Sam Keen, escritor, profesor y filósofo norteamericano)

11 comentarios:

La utopía de Irma dijo...

Esta larga espera nos está matando a todos, incluso nuestras propias utopías ya no quieren ser utopías, pero lo curioso del caso es que cuantas más mentiras nos cuelen mejor coladero tenemos.

Besines utópicos, Irma.-

ñOCO Le bOLO dijo...


También... te gusta Jethro Tull. Usté si que sabe.
Preciosa historia la de tus abuelos. Y de acuerdo, se cansó de esperar. De todos modos, que la Sanidad Pública ha tenido recortes que nos afectan lo sabe todo en mundo menos esperanza Aguirre.
Me gustan las fotos y más, especialmente, la última.

Un beso

· LMA · & · CR ·

volvo dijo...

Está claro que a los estados no les viene bien eso de la calidad de vida de los ciudadanos; lo que no consiguió una (más que cruel) guerra entre hermanos lo está consiguiendo el sistema de salud.
El artículo es una bella historia de amor, escrita desde el corazón, que muchos quisiéramos para nosotros aunque no pudiéramos leerla o escucharla.

Bonitas fotos, Ginebra, "desde la tierra al cielo".

te Dejo un beso.

Gizela dijo...

Hermosas tus fotos...pero siempre son así. Tienen alma
Bello el poema !!
Triste y tierno el artículo
Una bella historia de amor, enlazada con realidades
En resumen, una entrada digna, bonita y solidaria

Besossss niña linda!

raúl fdz pacheco dijo...

en muchas ocasiones nuestros dirigentes son como el viento, insensibles a nuestros deseos! maravillosos esos árboles infinitos, tocando el cielo, me encantan.

Ginebra dijo...

Gracias, amig@s por venir, leer, mirar y opinar.

Cuando nosotros ya no estemos, seguirán los árboles tocando el cielo (si no son talados antes...) y seguirán existiendo bonitas historias de amor.

Besos y buen día

Antonio Torres Márquez dijo...

Demasiado irónica, puede resultar la vida...

Saludos y un abrazo.

Gabriela dijo...

Me encantaron tus fotos, y el poema, y mas aùn la cita al final, sobre la manera de aprender a amar!
Eres una riqueza!
estos pequeños detalles, brillan en los dìas!
quien pudiera abrazarte para devolverte estos gestos!!!

Ginebra dijo...

Gabriela, me encantaría ese abrazo, claro que sí!.
Besos y gracias siempre.

Antonio, irónica por no decir perra.
Besos

Sergio DS dijo...

Leer a Gloria Fuertes es escuchar su voz.

Otras voces preferiría dejar de oírlas. Irónica que es la vida.

La cita final te la rapto, la reutilizaré. ;)

Un beso.

Ginebra dijo...

Reutiliza, reutiliza, que de eso se trata.
Sí, efectivamente, hay voces que es mejor no oír y en este país las hay a "patás", en todos los ámbitos además.
Besos, Sergio