26 marzo 2015

Tatareando una de Billie

Gato en la ventana. Foto de Ginebra
Recorro el exterior del palacio y su laberíntico diseño  me conduce directamente a un precioso claustro que imita la arquitectura renacentista del siglo XVI. Apoyado en el alféizar de una de las ventanas acecha un gato con modales de centinela que no se fía de la presencia de un humano parapetado con un artefacto que hace clic.
Me mira desconfiado y altivo y ,al principio, le respondo con una mirada similar, aunque consigo acercarme, retratarle e incluso brindarle una caricia. Se queda quieto y me permite que le toque las orejas y le rasque la nuca y la cabeza.

Me alejo tatareando una de Billie que queda prendida en el pico de un pájaro. Volando se lleva esa melodía hacia las nubes y se la entrega al viento con un mensaje implícito que sólo él sabe interpretar.

La lluvia me sorprende atravesando el portalón de entrada y salida. Guardo la cámara en la mochila y abro el paraguas plegable.Me sonrío a mí misma por haber sido tan precavida. Bajo la calle deprisa, al compás de las gotas que se rompen en el adoquinado de la acera. Huele a café en la pastelería de Eloísa. Huele a café y a bollos de chocolate con nata en la pastelería de Eloísa. El mundo se detiene en este sitio y en este instante, y yo me detengo con él.

14 comentarios:

Sergio DS dijo...

Buen sitio para dejar que se el mundo se detenga además de muy buena compañía musical, mejor prestar atención como ronronea un precioso gato común que atender las noticias que agitan a este loco mundo.

Hay días que uno no entiende nada.

Besos.

Alí Reyes dijo...

El primer párrafo me encantó, el den gato...Como para un libro ¿verdad?

ñOCO Le bOLO dijo...


Una delicia, de principio a final. He acechado el "acecha", precisamente ahora, que vengo de ver 'El Quinto Poder', recomendable. Por otra parte, esa *.org cuenta con todas mis simpatías.
Y todo ello aderezado con la imprescindible Billie Holiday. ¿Hay quién de más?
Ah, sí. La estupenda foto. Ese gato sabe que pasará a la historia.

Un beso

· LMA · & · CR ·

Gizela dijo...

¿Sabes a lo que huele hace rato?
¡A libro!!!
Porque las fotos son preciosas siempre...pero a mi las letras cada vez me huelen más a libro, a escritora...

Besossssssssss

PD
Me encanta esa canción

Ginebra dijo...

Es que Billie cautiva. En mi opinión es la mejor en su estilo musical. A mí por lo menos es la que más me gusta y tengo bastantes discos suyos que me pongo en casa frecuentemente.

Sergio, desde luego que no se entiende nada. Las noticias nos arrastran a un abismo cada día que enchufamos la tele o leemos la prensa. ¿Tiene sentido el fatídico accidente de avión? ¿el hacinamiento en los CIE? ¿las desigualdades económicas o la brutalidad de la guerra, por citar algunos hechos?.
Besos

Alí, gracias.

Ñoco, y el poder siempre intentando controlarnos, de una forma u otra, a través de los siglos y en todos los espacios posibles... cuando uno piensa demasiado o da signos de inteligencia ya es peligroso, muy peligroso...
Gracias y besos

Giz, quizá sea la tarea de escritor una de las que más respeto me infunde en el sentido de intentar adentrarme en ella. Será porque me gusta mucho leer por lo que no me atrevo a escribir:)) aunque me encantaría poder hacerlo.
Besos y gracias siempre por tus elogios que agradezco mucho.



volvo dijo...

Ojalá todos los controles fuesen como las intenciones de ese precioso animal.
Y después de pasear por tus letras me dejo llevar por la melodía que suena en el aire porque, lejos de querer dejarte, mi olfato me lleva hasta ca' Eloísa donde, desde la ventana, te veo saboreando tu paseo y como no quiero eludir la ocasión de compartir aromas y palabras... entro y...

tD1b.

Gabriela dijo...

Divino!
El clima, el tema, y la exquisita idea de entrar a un café tan fragante!!
Y te veo en la sentada en la mesa, bebiendo ese café, mientras al son de la melodía hamacas tu cabeza!

Belleza escrita si!!!

Ginebra dijo...

Volvo, pues si hubieses entrado, te hubieses sentado a mi lado y creo que hubiésemos tenido "conversa" para rato, yo soy muy parlanchina y me da que tú también. Además, temas interesantes de conversación no nos hubiesen faltado, a buen seguro... ¿quién sabe? Tal vez tengamos una ocasión real de conocernos y compartir un té o café con bollitos en casa de cualquier Eloísa en cualquier ciudad:))
Besos

Gaby, ¿a qué esperas para unirte a la tertulia entre Volvo y yo?. ¡No seas tímida, mujer, pasa y siéntate con nosotras!:))))
Besos

Aristos Veyrud dijo...

Donde hay café caliente ahí empieza el día y la vida, publicación con respiración blues mientras un gato (tengo una idéntica que hace 14 años me acompaña)detiene el mundo pero este no toma café. Diferentes situaciones que se atan en el hilo mágico de tu relato y que con plena libertad vuelan hasta desvanecerse en la belleza de la contemplación y de la vivencia.
Besos Artista!!!

Robrasta dijo...

Un laberíntico y enriquecedor paseo por la arquitectura renacentista del ‘Cinquecento’ y otro de tus estremecedores alardes de narrativa poética, esta vez, con gato, cámara y paraguas de por medio. Por un momento, dada tu naturaleza un tanto “dispersa”, llegué a pensar en un desenlace “montypythiano”: que olvidarías la cámara en el alféizar de la ventana, guardarías el paraguas en la mochila y abrirías el gato para resguardarte de la lluvia. No fue así (mi gozo en un pozo); el idílico paseo solo era una argucia retórica envolvente con el fin de espetarnos: ¡“Hoy me jarté de bollos de nata y chocolate”!... ¡Qué arte tienes, jodía!

Ginebra dijo...

Pues estoy de acuerdo, Aristos, sin un café no soy nadie a primera y a segunda hora de la mañana:).
Es bonito que esa gata lleve tanto tiempo contigo, seguro que ha habido veces que sí que paró el mundo: tu mundo.
Besos y gracias

Robrasta, podría haber pasado algo así: olvidarme de la cámara, abrir el gato y guardar el paraguas en la mochila, ciertamente, hay cosas más difíciles o "imposibles", seguro que en tu cabeza ya tienes alguna situación más complicada aún, como por ejemplo, asaltar con salto de cama incluido a un tipo ataviado con un arnés en la entrepierna que acaba de entrar por la ventana de mi habitación:).
Besos de nata y chocolate.

Enrique dijo...

Excelente cortometraje.
Me encanta esa combinación de elementos.
El claustro, el gato (soy un enamorado de estos felinos), la lluvia (quizás por la ausencia de ella que hay por mi tierra), el café y, por supuesto, la maravillosa Billie haciéndose cargo de la banda sonora.

Abrazos, Ginebra!!

Ginebra dijo...

Gracias, Enrique, un abrazo.

Outsider dijo...

Si hubiera sido mi gato, te habría dicho pru. Yo creo que piensan que nos perdemos el mundo de tanto que nos movemos.