07 abril 2015

Extiende tus manos

Foto de Ginebra

Extiende tu mano sobre mi rostro y cólmalo de caricias
Balancea los dedos en el claroscuro del cuarto y átame con tus palabras.
Inventa una nave de cáscara de nuez y naveguemos hacia un mar de la lujuria.
Luego, bucea y explora lo que quede de mí.
Ayúdame a revolver entre los secretos de este corazón.
Dibújame flores con sombras chinescas y ponlas a mis pies.
No te marches cuando se ponga el sol.
Bebamos el tiempo a sorbos hasta que nos sorprenda otro amanecer.
Crucemos todos los puentes que nos separan, hoy, mañana,
y cualquier día que venga después.

13 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Me encanta el texto. Es una especie de oración laica que a todos nos gustaría 'rezar'.
La foto... la expresión de ese deseo en un buen blanco y negro.

Un beso

· LMA · & · CR ·

Gabriela dijo...

ojala uno pueda cruzar los puentes para encontrarse tan bellamente, y entrarse en manos!

Tema que invita!

Ginebra dijo...

Lo de "oración laica" me ha gustado mucho, Ñoco, jajajajaja, es el tipo de oraciones que me van (más incluso que las coordinadas y subordinadas:)).
Gracias y un besote

Gaby, hay puentes que parecen insalvables, pero con tesón y ganas, yo creo que pueden cruzarse.
Besos

Enrique dijo...

Una fotografía excelente para unas propuestas más que sugerentes, unas peticiones que todos desearíamos escuchar.

Abrazos, Ginebra!!

dernier dijo...

En los tiempos que aburren a los relojes es grato encontrar una mano tendida, nos hace recuperar la fe en el horizonte y en quienes saben descifrar los secretos del corazón y escuchar los problemas a ras de suelo.

Beso.

Gizela dijo...

¡Un poemazo!!
Felicitaciones!! Por la foto y este hermoso poema-petición!
ME ENCANTÓ!!

Besossss niña linda!

volvo dijo...

Veo aquí una receta excelente que curaría más de un mal, o uno sólo que se manifiesta en unos cuantos.

Te dejo un beso.

Ginebra dijo...

Bueno, gracias a tod@s. Se ve que estaba yo un poco "tontorrona" con eso de la primavera, me puse a pensar en "el amor" y me salieron unos versos certeramente dirigidos a su destinatario y aderezados con el rock and roll del Thorogood, que, por cierto, ¡qué bueno es el tío este y el tema que he enlazado, xD!.
Besos.

Aristos Veyrud dijo...

Convocar el mar de la lujuria es romper los crisoles de la lógica tradicional y darle toda la holgura al corazón y al amor que se merecen. Gracias por compartirnos esta vibración existencial tan íntima donde el triunfo y el apoteosis son clara muestra de la felicidad y alegría del todo. No había de otra había que versar!!!
Grandes Besos querida Ginebra!!!

Sara dijo...

Simplemente maravilloso Maribel...hoy esta entrada invita a quedarse un ratito más de la cuenta y disfrutar...me imagino estos versos delante de ese Jerte florido y oloroso por sus cerezos en flor, y siento un verdadero disfrute, de esos que te transportan al cielo... si es que existe.
Mi abrazotedecisivo poetisa

Ginebra dijo...

Aristos, gracias a ti por "degustar" las palabras que escribo.
En cuanto a la felicidad, se sueña con ella, pero sigue siendo tan escurridiza como una trucha de río:)
Besos

Sara, gracias amiga. Puede que la primavera nos inspire, para bien o para mal:).
Besos

g dijo...

Y me da que, a esas palabras, lo que mejor le sientan es el calor de una piel, la luz en blanco y negro de sus caricias.

Ginebra dijo...

Por ahí van los tiros, G, exactamente.
Besos