28 julio 2015

"Entre las cuerdas"



 De  Guitarras. Fotos de Ginebra

Su primera guitarra fue un regalo de sus padres cuando tenía siete años. Rasgaba sus cuerdas con sus pequeñas manitas y no se cansaba de acariciar ese objeto tan deseado. Creció y vinieron otras guitarras acompañadas de profesores y  clases particulares. Las horas se vestían de notas musicales y se encerraban con él en su habitación. Después vinieron las chicas con cuerpo de guitarra y sus manos se posaban en la curva de la cadera y ensayaba allí una pieza antes del concierto.

Por último llegó el éxito en forma de premios y de discos. Cumplió su sueño porque fabricó su vida a partir de un mástil, cajas y trastes, puentes y clavijas... pero me confesó que siempre estuvo solo, porque su guitarra era celosa y requería de todo su tiempo. En realidad no había conocido a nadie tan profundamente como para amarlo y, así las cosas, esperaba morir igual que había vivido: Entre las cuerdas de una guitarra.

13 comentarios:

tecla dijo...

Buscamos y buscamos, pegados al mástil, o al pincel o a la pluma y por más que buscamos no llegamos a encontrar la piedra filosofal que definitivamente nos cuente la auténtica Verdad y nos libere.
Es un escrito magnífico y un blog con un gusto extraordinario.
Te felicito, Ginebra.
Me gusta hasta tu nombre.

Saudades Ricardo dijo...

Preciosa manera de sentir pasión por algo, y esa pasión es lucha por conseguir metas.

Me ha gustado mucho tu forma de contarlo, se ve que también le has puesto pasión.

Un abrazo.

Ginebra dijo...

Un músico que creía en lo que hacía, dedicado en cuerpo y alma a la tarea de tocar la guitarra... Un hombre solitario que careció de otras. Eligió, entonces fue afortunado.
Gracias, Tecla y Ricardo.
Besos

Chousa da Alcandra dijo...

Nada mejor que percibir la vibración de cada cuerda en los dedos con callo, saltando de traste en traste para elevar la melodía los tonos que requiera en cada momento hasta alcanzar el clímax de la canción...

Y ese cuerpo de mujer/guitarra, que te devuelve acordes con cada caricia, logra musicalizar con tan solo seis cuerdas las siete notas. Porque el "SI" lo dice la guitarra/mujer ante de iniciar le melodía/abrazo.

Bicos en Fa (sostenido)

Alí Reyes dijo...

¡Bellísimo! y todo lo que tenga que ver con música y guitarras es algo que me encanta. De hecho, uno de mis últimos cuentos se llama "Una guitarra en la selva" y el libro con los nueve cuentos se titula "El laud en llamas"

Ginebra dijo...

Chousa, te hemos echado de menos mi Utopía y yo:). Hemos echado de menos tus bonitos comentarios y tu forma de expresar una idea.
Besos y bicos musicales

Alí, pues "Una guitarra en la selva" me parece un buen título para un cuento. Es original, porque lo último que espera uno encontrarse en la selva es una guitarra, pero qué sorpresa de hallarla!!!
La música siempre nos salva. Es la gasolina del espíritu. Estoy convencida de ello y hablo desde la experiencia.
Besos

Amapola Azzul dijo...

Las cuerdas de una pasión. Besos.

La utopía de Irma dijo...

¡¡Qué bonita historia!!

Besines utópicos, Irma.-

Gizela dijo...

Hermoso post niña linda!!
Las fotos, la historia
Eres una ARTISTA!!
Espero estés pasando un super lindo verano

Besosssssss

Ginebra dijo...

Amapola, Irma, gracias por vuestra visita.
Querida Giz, me alegra verte (bueno, leerte para ser más exactos). Estoy pasando un delicioso verano, tranquilo, lejos de playas atestadas, en mi pequeño pueblo en la sierra, con una naturaleza y unos paisajes majestuosos, con mis niños, en fin... genial! ¿y tú? ¿cómo estás? seguro que fenomenal.
Besos

Gizela dijo...

Yo? Bueno, un revés de salud impide ese "fenomenal" y ha impedido disfrutar del verano...
Pero ahí vamos, con paciencia.
Me preocupan las noticias. Espero que ese pueblo lindo de la sierra, esté lejos de la zona que sufre el incendio

Besosssssssssss

Sara dijo...

Hola Maribel, mucho tiempo hace que no me asomo a estas ventanitas...primero por unas cosas y después por otras...pero todo ya ha pasado y ha vuelto todo a su ser...asi es que después de una época rara, extraña y de estar un mes casi sin ordenador...vuelvo por tu rincón de utopias, de esas preciosas utopias a las que me uno siempre...te comento aquí porque en tu entrada de estaciones no me deja comentar...en estaciones quedan esas historias sin cerrar, esas historias que me suelen atrapar siempre.
Me voy a mi paraiso de vacaciones, por finnnn, cuando ya hemos consumido más de un mes...a la vuelta por supuesto por aquí estaré, impregnándome de tus utopias lindas.
Mi abrazotedecisivo y sigue disfrutando del veranín

Ginebra dijo...

Querdia Gizz, espero que ese contratiempo de salud haya remitido. En cuanto al fuego en Sierra de Gata ha sido una pasada, no me he acercado desde el Valle del Jerte a ver el desastre, no voy a hacerlo porque han sido cuatro días en las que las llamas han devorado una importante masa forestal. Fuego intencionado que se repite en muchos puntos de nuestro país. Hasta que las penas y condenas no se endurezcan el problema continuará.
En fin, recupérate pronto.

Sara, me alegra verte por aquí, ya sabes que esta es tu casa. Espero que disfrutes mucho de tu querida Llanes:))
Un abrazo.