20 octubre 2015

SOS Saharauis






Campamentos de refugiados saharauis en Tindouf, Argelia


Desde el pasado fin de semana los campamentos de refugiados saharauis en Tindouf  han sufrido  el azote de fuertes tormentas y lluvias que se han llevado por delante jaimas, casas de adobe, enseres domésticos, ropas,y artículos de primera necesidad en general.
Dice un refrán que "a perro flaco, todo son pulgas", y así es. No les sobra nada y lo poco que tienen lo pueden perder en cuestión de minutos si llueve de forma torrencial, debido fundamentalmente a las pobres construcciones que conforman las wilayas y barrios. Auserd ha sido el lugar que ha corrido peor suerte, aunque todos los campamentos se han visto afectados hasta el punto de que el ejército argelino ha tenido que intervenir para evacuar a parte de sus residentes.

En la prensa nacional española o en las noticias no he oído absolutamente nada al respecto. A España su antigua colonia le importa un rábano y sus refugiados menos todavía. No importó dejarlos tirados a merced de Marruecos y Mauritania en 1975 y tampoco le interesa cualquier asunto que tenga que ver con estas personas de los que en la actualidad aún es responsable hasta que se celebre el boicoteado referéndum de autodeterminación.

Me pregunto si de haber sucedido la catástrofe en otro lugar, incluso más lejano que Tindouf, los medios de comunicación españoles hubiesen informado del suceso e incluso organizado galas benéficas para recoger artículos de primera necesidad, ahora más necesarios que nunca, en esta parte del mundo tan olvidada y tan árida, donde hasta la lluvia cuando cae o hace con mala leche... 

Entre la serie de fotos que me han ido llegando por whatsapp hay algunas donde se les ve con el bañador puesto y literalmente bañándose en ese amasijo de agua y lodo. No he podido dejar de sonreír pensando en Mohamed, en lo que le gustaba bañarse este verano;en lo que les gusta aquello de lo que carecen; tanto que incluso en los momentos más difíciles sacan partido, tiran de sonrisa y se zambullen "en el problema" como si no fuese con ellos.Lo que para nosotros es un drama, ellos lo consideran un mal sobrevenido, otro más al que hay que enfrentarse.

Si eres una de esas personas a las que el refrán de "Perro flaco" te incomoda porque te repatea que siempre se repita lo mismo, puedes aportar tu pequeño grano de arena y hacer un donativo (no importa la cantidad, sino la voluntad) puedes hacerlo en el número de cuenta que aparece en el cartel informativo.

9 comentarios:

Erik dijo...

Cierto. Ni una sola frase he leído ni oído.

A lo peor es que por allí ni llueve.

Un abrazo

Sergio DS dijo...

En general "nos" importa un carajo el vecino, imagina al otro lado del estrecho.

...todo son pulgas.

Un beso.

Alí Reyes dijo...

Situación terrible, aunque debo admitir que el fotógrafo hizo de este desastre algo artístico. ¡En fín! Gracias por poner en evidencia la precariedad de estos refugiados

Ginebra dijo...

Ayer, por fin, apareció en algunos medios impresos como El Mundo la noticia de la tragedia en los Campos de Refugiados Saharauis de Tinduf. También en las noticias de Telecinco. Tarde, pero remitiéndome a otro refrán, diré que "nunca es tarde si la dicha es buena". Supongo que estamos acostumbrados a engullir tragedias cercanas y lejanas desde el sofá, de tal forma que éstas ya no nos causan sensación. Quizá no sea culpa nuestra, sino del sistema económico en el que vivimos a escala planetaria que es injusto y causante de casi todas las desgracias que tienen que ver con los más débiles.
No obstante, existe lo que viene llamándose "activismo de sofá",que yo misma practico en la medida de mis posibilidades y que es necesario para según qué asunto.
El caso es que se puede aportar un granito de arena con una firma que defienda los derechos humanos o se puede hacer unas transferencia bancaria con un pequeño donativo que supone una gran ayuda. En este caso que nos ocupa, las riadas en Tinduf, ese donativo mejoraría la vida de muchas personas.

Allí sigue lloviendo, diluviando mejor dicho y la situación es grave. Yo no he podido contactar todavía con Mohamed y su familia, mi niño saharaui de acogida. Ni les llegan mis mensajes de móvil ni las llamadas ni nada de nada.
No tengo noticias de daños personales, pero sí de enormes daños materiales que vienen a dificultar la ya precaria y dura vida de estos olvidados... en fin, que si podéis, que colaboréis económicamente ingresando la cantidad que consideréis en la cuenta que pongo a vuestra disposición en el cartel de ayuda urgente.
Gracias y buen fin de semana para todos/as

Sara dijo...

Hecho Maribel...es harto necesario ya que erradiquemos la pobreza, nos corresponde a nosotros, a todos los que estamos vivos ahora, a esta generación/es... hay recursos necesarios para todos pero también hay demasiados avariciosos.
Mi abrazotedecisivo guapa.

Ginebra dijo...

Gracias por tu colaboración, amiga Sara.
Un beso para todos y todas

ñOCO Le bOLO dijo...


Estaba totalmente convencido de haber dejado un comentario en este post.
Por si acaso, lo intento de nuevo.
Todo lo que le pasa al pueblo Saharaui es siempre doloroso. Son víctimas inocentes (aunque no las haya culpables, si son víctimas) de políticas cobardes e irresponsables. Son políticas que nos hacen avergonzarnos de pertenecer a un país desarrollado con graves responsabilidades históricas.
Ahora llueve sobre mojado, lo que no es más que una expresión, y tienen que soportar, también los rigores de las inclemencias del tiempo, para las que no están preparados.
Nosotros poco podemos hacer, ayudas esporádicas y... exigir a nuestros gobiernos que actúen con sensibilidad y, sobre todo, con justicia.

Un beso Ginebra

· LMA · & · CR ·

Ginebra dijo...

creo que el comentario lo has dejado en el post anterior, Ñoco:)))
Pues sí, habría que obligar a los políticos que cumplan con sus compromisos y el Referéndum sobre el Sáhara Occidental ya hace décadas que se debería haber efectuado.
Mientras tanto, mucha gente colaboramos sin creer en los políticos y sin esperar nada de ellos. De esta colaboración en la que nos organizamos como Federación que somos, hay trabajo e ilusión y de esto viven muchos refugiados olvidados. Y eso es la realidad. Lo de los políticos es el surrealismo del que hablaba Dalí.
Besos

Ginebra dijo...

Hay más gente solidaria de lo que creemos, ahora soy consciente. Ante el abandono del Estado en cualquier causa justa interna o externa, el personal suele responder y eso es muy positivo.