04 noviembre 2015

La canción de Lagi

Granos de arena. Foto de Ginebra
Comparo la solidaridad con la desembocadura de este río. Miles de granos de arena han sido transportados por el viento, el cauce fluvial y las olas y mareas. Toda esa arena se ha ido depositando en la playa  y el agua, que fluyó lenta y dulce, ha venido a morir a ese mar del que habló Manrique en sus Coplas.

Cuando se desata un desastre natural o de otra índole, una guerra, por ejemplo, y miles y/o millones de personas sufren, hay cientos y miles de personas, también, que deciden ayudar y son como el viento o las olas porque aportan su grano de arena en esa desembocadura que es la vida misma...

7 comentarios:

Ginebra dijo...

Dedicado a todos los refugiados políticos del Planeta, a la gente que colabora como puede y no les olvida, a ese ser individual y único que me regaló algunas canciones de Aziza Brahim... en fin, dedicado a todas y todos los que miran de frente y son conscientes de lo que hay y les molesta, precisamente, que lo que hay es injusto y debe cambiarse.

ñOCO Le bOLO dijo...


Ginebra, todos somos granos, pequeños, muchos... pero insuficientes.
Los dueños del gran granero, de alimentos que no de arena, lo guardan a cal y canto.
Tal vez toda la esperanza radique en que la suma de pequeños granos de arena se dirijan, como un Simún del desierto, en busca de los poseedores de las llaves de los grandes graneros.

Un beso

· LMA · & · CR ·

Alí Reyes dijo...

Y gracias a los países que acogen a esos refugiados

Ginebra dijo...

Sumar granos de arena salva a muchos, aunque es preciso combinarlo con otras formas de acción. Besos para los dos. Gracias por venir

Sara dijo...

Tenemos una obligación muy grande de ser granos de arena...somos la generación que debe terminar con estos y tantos problemas de esta índole...pero al mismo tiempo y para conseguir lo deseado... debemos luchar contra la codicia de tantos y tantos.
Mi abrazotedecisivo Maribel.

Gabriela dijo...

bellisima !!!
suelo creer en la pequeña predica, el trabajo de hormiga, ya no creo en los cambios políticos , los intereses hacen perder el foco, sin embargo, los pueblos están mas cerca y la trama es mucho mas efectiva en la acción!

Gracias por compartir!

Ginebra dijo...

Reivindico, pues, la "pequeña prédica" (¡qué expresión argentina más bonita!), el trabajo de hormiga y la obligación moral de ser granos de arena.
Sara, Gaby, feliz noche:)
Besos