13 diciembre 2015

El Cielo en un Infierno cabe

Mariposa muerta. Foto de Ginebra

Si supiera la mariposa lo efímera que es su andadura, tal vez decidiera no haber salido de su capullo. Si conoció la mariposa la explosión de su belleza y la magia de su vuelo, tal vez sopesó su condición de ser leve y optó por formar parte de esa esencia de belleza que nos regalan los días. La naturaleza.

Dijo Lope de Vega que el Cielo en un Infierno cabe, refiriéndose al amor, pasajero y voluble como el vuelo de la mariposa. Los amantes los saben y aún así, no ponen remedio a enamorarse y a sufrir ,después,el desamor del que hablan poetas y cantantes; hombres de ciencia y filósofos, hombres incultos y mujeres que no han aprendido a leer...

El caminante no sabe con quien cruzará el camino, y desconoce las sorpresas de un viaje incierto, y aún así, se arriesga a entablar conversación, a abrir su alma a un desconocido o desconocida que deja de serlo por un tiempo y que, finalmente, se pierde en otro sendero buscando, tal vez, su propio rumbo.

12 comentarios:

Aristos Veyrud dijo...

Cerca de donde vivo hay un mariposario donde regularmente voy a meditar, es una sensación de estar dentro de un acuario. El ciclo de las metamorfosis es una de las metáforas del universo más maravillosas del universo donde uno es testigo de ese dejarse ir a la deriva en las armonías de la vida, mientras se produce sin cesar el renacimiento. Ahí uno es consciente de esa otra facultad universal, de esa otra inteligencia universal de la que uno puede ser partícipe...y todo mediante la estética. Es como darse cuenta que sin la flor la mariposa no puede ser y sin la mariposa la flor tampoco. Dos estructuras de vida siendo una sola!!! y uno en el medio tiritando de emoción!!!!!!!!!!
La foto y su escrito esquematiza en sus blancos y sus sombras la geometría de una invitación al riesgo de abrir el alma y a la maravillosa aventura de flotar...en la levedad de la inmensidad?
Besos Artista de la Fotografía, una publicación de evocaciones existenciales muy delicadas y decisivas.

Ginebra dijo...

Bueno, es un lujo tener ese sitio cerca de casa para poder visitarlo con frecuencia. Los demás "hemos de conformarnos" con visitar los parques o los montes y ver alguna que otra mariposa. Tenemos suerte de poder vivir en un entorno no muy alejado de la naturaleza...
Estoy de acuerdo contigo en lo que dices sobre ese ciclo de la metamorfosis, ciertamente es como un milagro, todo explosión de color y belleza a raudales. Así es.
Gracias por venir.
Besos

Sara dijo...

Y...no es nuestra vida tan efímera como la de las mariposas???
Mi abrazotedecisivo guapa

Ginebra dijo...

Sí, de alguna forma lo es, Sara,aunque la vida de las personas es distinta, igual q sus actos o su huella. Las hay q viven muchos años y no aportan nada, su existencia pasa desapercibida incluso para la gente de su alrededor, otras en cambio viven poco tiempo y " les cunde mucho". Besos y gracias por tu visita:)

Chousa da Alcandra dijo...

También los humanos metamorfoseamos, aunque en ocasiones ocurre el proceso inverso (hay quien de adulto se trasnforma en capullo).

Y si, siempre merece la pena enamorarse. Aunque solamente sean dos horitas. O una noche. O un verano...Así, en esas horas felices disfrutaremos de la música de la canción. Luego, si llega el desamor, comprenderemos la letra.

Bicos vivos

Ginebra dijo...

Chousa, estoy completamente de acuerdo en cuanto a esa metamorfosis humana, ¿quién de nosotros no se ha topado con un capullo adulto o una capulla?. Creo que incluso en los últimos tiempos prolifera ese tipo de transformación... puede que se deba al cambio climático...
Bonita canción la de Bárbara, ¿no crees?.
Besos, muchos:)

Gabriela dijo...

no somos tan diferentes con las efímeras mariposas....
si pudiéramos verlo,
seguro andaríamos por otros rumbos!

Ginebra dijo...

Hablando de rumbos, Gaby, te deseo un buen rumbo para el nuevo año. Feliz solsticio de verano:)

ñOCO Le bOLO dijo...


Y también un Infierno en un Cielo cabe. Tal vez nuestro paso por esta efímera existencia, tanta como la de una mariposa o una efímera, no sea más que una sucesión de cielos e infiernos, unos dentro de los otros. Y tal vez la Nada no sea más que la ausencia de todo ciclo o metamorfosis.

Los mejor para ti y los que quieres y quieras. Unos nuevos tiempo que mejoren los pasados.

Un beso, Ginebra

· LMA · & · CR ·

Ginebra dijo...

Un comentario que se presta, como poco, a la reflexión, Ñoco. Muy bonito. Tb te deseo yo esos nuevos tiempos de mejoría, en los que sigamos juntos para comentarlos. Un abrazo muy fuerte, amigo.

g dijo...

No es fácil resistirse a la tentación del amor. Siempre cabe la posibilidad de que a nosotros no nos toque sufrir, al final.

Ginebra dijo...

Claro, estoy de acuerdo, además creo que es imposible resistirse, uno se enamora y no puede evitarlo. Además, mientras el amor dura las vivencias son maravillosas (si se es correspondido, claro) y si acaba, pues mira, "que nos quiten lo bailado", lo vivido, vivido está... Hay gente que dice que nunca se le acabó el amor, mi caso no es, desde luego...
Besos