02 febrero 2016

En medio de la tragedia


Esta foto representa un drama reconocido por todos y todas, aunque algunos se nieguen a ver lo que hay detrás, lo saben perfectamente. Hasta esta alambrada coronada de concertinas han llegado miles de personas huyendo de una vida indigna y cruel en la que está presente la guerra, el hambre,la trata de personas, las persecuciones a causa del pensamiento religioso, ideológico o la orientación sexual.
Prendidos en este alambre quedaron muchos sueños e ilusiones, vidas y restos cotidianos manchados de sangre, como muestra la imagen.

A otros no les cercenó sus miembros o sus inquietudes unas concertinas, sino que fue el mar quien les engulló de golpe. Hombres y mujeres, niños y ancianos que están sepultados en el mar Mediterráneo, un mar que es hoy un cementerio humano, que se sacia y que, quizá algún día, vomitará cadáveres hacia las playas atiborradas de turistas. Muertos a los que nuestros ineficaces dirigentes no han prestado ayuda. Refugiados de guerra. Gentes venidas de un infierno tras otro.

Pero bajo las aguas de un mar o de un océano hay también belleza natural, todo un ecosistema que trata de sobreponerse a la inmundicia que le enviamos desde la superficie. Debajo del agua puedes ver, entre otras maravillas, un museo creado por el británico Jason Taylor. Lo hizo en el Caribe y ahora quiere hacer algo parecido en Playa Blanca,Lanzarote, que será el primer museo sumergido de Europa. 
El artista ha tomado como modelos a los habitantes de la isla y ha construido sus figuras con un cemento especial , ecológico, que puede durar más de trescientos años sin descomponerse. y que el propio hábitat marino irá transformando en coral, en refugio de peces y algas, en fin, digamos que decidirá adoptarlo (no sabemos si con resignación o no).

La idea es original y, francamente, nos arranca una sonrisa en medio de la tragedia

10 comentarios:

Sara dijo...

Me quedo con "Un refugio entre tanta tragedia"...sabes Maribel, últimamente pienso que a mi me faltan ya las fuerzas para seguir asimilando tanta tragedia, y es que han dado donde más duele...tengo el alma saturada ,y yo también busco refugio en la montaña, en la más alejada de noticias y realidades...el otro día vi un documental de una familia, que se aisló tanto que no se enteró ni de la segunda guerra mundial...impresionaba...y es que todos creo que siempre buscamos refugio y que todos tenemos derecho a ese refugio...TODOS.
Te mando mi abrazotedecisivo de guerra a tanta tragedia. Besos.

Gabriela dijo...

Pienso que es maravilloso ese aire de creatividad en estos días que corren...
Porque este mundo esta subido a un monstruo que se fagocita todo, inclusive a nosotros. Aqui en Argentina, han llegado tiempos difíciles y hay que respirar hondo ante tanto atropello y abuso de poder. Ciertamente creíamos que eso había terminado x estos pagos... Nos unen ciertas tragedias tejidas siempre por las mismas manos. Gracias x la belleza que nos une en la profundidad!
Un abrazo!

Ginebra dijo...

Sara, la anécdota de esa familia, por decirlo de alguna forma, es alucinante. Pues eso, que a mí también me dan ganas de aislarme la mayoría de los días y, como tú, y como mucha otra gente, tengo mis refugios, esos sitios necesarios. Uno podría ser esta casa, y la tuya, y la del otro... Estos sitios que nos ponen en comunicación y en los que no dejamos de crecer.
Besos

Gaby, pues sí que parecía que la cosa por allá iba mejor, pero esa es la percepción que podemos tener desde aquí. Además de que siempre son los mismos los que manejan los hilos (o tejen las tragedias) es que también son los mismos los que informan y al hacerlo manipulan y dan la vuelta a las cosas. Aparecen unas noticias y desaparecen otras más importantes... en fin: "la objetividad informativa":)...
Pero la belleza, como vemos, se escapa por cualquier resquicio y nos sorprende en medio de tanta brutalidad...
Besos

Chousa da Alcandra dijo...

Imprescindibles los refugios ante tanta incomprensible barbarie. Sin ellos nuestra cordura se tambalearía.
Yo también quiero quedarme (y no solo por mirar hacia otro lado) con la belleza que nos une. Ojalá que a través de ella alcancemos el sentido común que parece absolutamente perdido en este mundo acotado entre tipos de interés y tipos nada interesantes que nos gobiernan...

Un bico

Ginebra dijo...

Chousa, genial ese juego de palabras en tu última frase. No me van nada ni los tipos de interés ni los tipos nada interesantes:)))) .
Besos

virgi dijo...

Sabía algo de ese museo submarino, muy interesante.
Lo que sí es un drama espantoso es lo de tanta gente queriendo mejorar su penosa y triste vida, sin posibilidades de comprensión y aceptación, ¡qué poca memoria tenemos, como si todos no hubiéramos sido emigrantes alguna vez, desde que empezamos a salir de África, hace tantísimo!

La utopía de Irma dijo...

Desgraciadamente la hipocresía del ser humano nunca ha tenido ni tiene límites.

Besines utópicos, Irma.-

ñOCO Le bOLO dijo...


Una obra bien curiosa que, tal como dices, nos arranca una sonrisa, que pronto se transforma en mueca de asco y dolor ante la inmensa tragedia a la que estamos asistiendo. Dentro de trescientos años, tal vez alguien valore, si existen, esos museos submarino pero, y eso es seguro, nadie podrá comprender el horror de una guerras que creímos superadas después de la 1ª y 2ª Mundiales.
A veces creo que toda esperanza es imposible. El hombre siempre encontrará justificaciones y mezquindades por las que seguir matándose.
Me gusta verte beligerante. Es bueno remover conciencias, por si sirve de algo.

Un beso, Maribel

· LMA · & · CR ·

volvo dijo...

La idea de este artista me parece fantástica y bien podría ser un sentido homenaje que ha querido hacer a las víctimas de tanta barbarie: el hombre sentado en el sofá, consumiendo televisión con una hamburguesa en el regazo, es una metáfora terrible de la parsimonia con que nos tomamos los (horribles) acontecimientos de la actualidad, nuestro pan de cada día.

Hablando de sonrisas... La plantilla ha quedado preciosa, con esa orquídea en B&N; la que tengo, ayer, me regaló su primera flor.

Te dejo un beso, Ginebra.

Ginebra dijo...

La idea de Jason Taylor me pareció muy original, no sólo el planteamiento, también el lugar elegido para exponer su obra y la propia obra en sí, porque los retratos, lo cotidiano que hay en ellos, está muy logrado...
No me importaría sumergirme hasta el fondo y ver con detenimiento estas escenas.

Muy buena observación la de Volvo sobre el señor que ve la televisión mientras engulle comida basura. Un retrato magistral del individuo de nuestro tiempo.

En cuanto a lo demás, pues todos estamos de acuerdo en la crueldad y en la falta de esperanza. Incluso en la violación sistemática de los derechos humanos por aquellos países denominados del Norte y Democráticos que los crearon y ratificaron allá por 1948. La gestión que se está haciendo del tema Refugiados sirios es vergonzosa, esto tendrá que escribirse en los libros de historia para que nuestros descendientes sientan la misma vergüenza que sentimos la gente de a pie ahora mismo.

Besos para todos y todas.
p.d. Pues mis orquídeas están muy reticentes esta temporada, no sé si están bajas de ánimo, creo que necesitan un poco de abono líquido rico en hierro. El caso es que tienen botones que no acaban de abrir. Esa orquídea en blanco y negro es de mi propia cosecha, tanto la flor como la foto:).