17 febrero 2016

Magnolia

A punto de caramelo

El parque ya ha florecido. Fotos de Ginebra

En enero, entre los matices grises peinados de frío, florece un magnolio en nuestro parque. Su talla es pequeña, pero está cuajado de brotes. De un día para otro decide abrir sus pétalos y ofrecernos como regalo "una acuarela" de intensa gama cromática que pasa del morado al blanco de una forma equilibrada y serena.

Los paseantes deambulan y algunos  no parecen darse cuenta de que Magnolia les saluda desde su lecho de tierra. La belleza más sencilla y natural puede pasar desapercibida, entiendo. Abrazo su fino tallo, paseo mis manos por su dulce tacto. Me encantaría prenderme una flor en el pelo.. En cambio, lo artificial, pienso, se cuela cada día en las parrillas informativas o en las portadas de las revistas y se vende como una estética imperecedera a la que en realidad le quedan horas o días para caducar.

19 comentarios:

Sara dijo...

Adoro los magnolios...me encanta abrazarlos y fundirme con ellos, cuando su talle es pequeño o es colosal...me da igual...son maravillosos.
Mi abrazotedecisivo Maribel.

Camino a Gaia dijo...

No hay mundo mas feo que aquel en que no se mira la belleza.
Un abrazo

volvo dijo...

Se me ocurre que (casi) es mejor que no todo el mundo "vea" este tipo de maravillas porque no todo el mundo es respetuoso con ellas y podrían llevárselas sin pensárselo dos veces.
La música es una delicia; me la llevo en los oídos a la cama, que iba camino de ella.

Te dejo un beso, Ginebra.

Ginebra dijo...

La belleza nos humaniza, es una corriente espiritual que nos socializa, nos educa y nos hace hombres, por ende.
Es terapéutica, al menos para mí. Me gusta mirar lo que nos ofrece cualquier paisaje en cualquier momento, sea éste natural o artificial.

León Brigdes es una auténtica maravilla, su música es belleza también y el vídeo me encantó. Está lleno de imágenes y fotogramas muy interesantes.

En fin, que vivan la belleza y los magnolios,su flor, en este caso:).
Besos para todos y todas

ñOCO Le bOLO dijo...


Mi palabra...
Comenzando por el vídeo, un agradable tema, pero me han gustado más las imágenes. Muy bien conseguido ese viaje al pasado.
Una flor es siempre un milagro pero, si tienes a tu alcance algún árbol a seguir con detenimiento, mayor milagro es cuando ves asomarse unos pelillo entre una cáscara quitinosa, como preludio de ese esperado milagro. Yo vigilo a un liquidámbar.
Tus flores son bien hermosas, por lo bien fotografiadas, también.


Un beso

· LMA · & · CR ·

Ginebra dijo...

¿Liquidámbar? No había oído ese nombre nunca, voy a buscar qué es un liquidámbar (tiene un nombre precioso, por cierto).
Gracias por fijarte en mis fotografías. Besos, querido Ñoco.

Chousa da Alcandra dijo...

Son esas maravillas inadvertidas las que nos advierten de la hermosura en grado superlativo.
Las flores siempre me evocan delicias supremas...Por eso entiendo que tus manos se escapen a acariciarlas. A mi me pasa exactamente lo mismo!

Bicos florais

Alí Reyes dijo...

¡QUÉ BELLO DETALLE! Veo que ahora estás trabajando con el color y hasta le distes un toque elegante al texto de comentario. Muy bien

Ginebra dijo...

Lo inadvertido es, entonces, lo que advierte, Chousa:))) bonito juego de palabras (y de intenciones:).
Besos

Bueno, Alí, de vez en cuando hago fotos en color, sobre todo si las hago desde el móvil, como esta magnolia. Si llevo la cámara no suelo hacerlas en color, la tengo en modo monocromo por defecto...
Gracias

virgi dijo...

Precioso y delicado contraste.
Y estupenda la foto de la entrada anterior.
Un besote

Libellus dijo...

Como el olor de un buen guiso atrae al viajero hambriento, así me he sentido yo atraído por los aromas perfumados de primavera que emanan de este valle. Me quedé un buen rato paladeando sus productos. La música y las narraciones amorosas me parecieron lo más exquisito.

Ginebra dijo...

Gracias Virgi y gracias también a ese "viajero" atraído por aromas perfumados de primavera y tal... Me recuerda mucho a alguien que conocí hace tiempo.

Libellus dijo...

Pues ese viajero atraído por aromas perfumados y tal… solo pretendía ser cortés con el autor o autores de un blog que me había parecido exquisito, en especial por la redacción de textos. Desconozco qué es lo que te ha hecho recordar a otra persona. Desconsolado me quedo, pues siempre me había creído en posesión de una singularidad única e intransferible.

Ginebra dijo...

Me temo que, aunque lo pensemos, nadie es único e intransferible, he de decir que en realidad creo que somos prescindibles todos y todas para los demás, excepto para nosotros mismos. Por ello se nos suele confundir con tal o cual persona... Esa es la realidad, desde mi punto de vista, y si se asume no hay motivo para el desconsuelo...
No hable en pretérito pluscuamperfecto (me "había parecido") si los textos le parecen exquisitos al principio, siguen siendo exquisitos después... No quise herir su sensibilidad de ningún modo.

Libellus dijo...

Yo sustituyo el pluscuamperfecto por el verbo en modo complemento directo (el blog ‘me parece’ exquisito) y tú dejas de marcarme las distancias con el tratamiento de usted ¿Te parece justo? Mi intención no fue dar entender que, tras ser recordado o confundido como/con otra persona, los textos hubieran dejado de ser exquisitos. Supongo que la tuya, con el ‘oiga, mire usted’, tampoco haya sido la de desdeñar o ‘mirar por encima del hombro’.

Ginebra dijo...

El verbo parecer es copulativo, por lo tanto no lleva CD, contiene atributo. Había Parecido en español es modo indicativo y tiempo pretérito pluscuamperfecto. Me parece justo no marcar distancias, evitaré el tratamiento de usted.

Libellus dijo...

Ahora creo que prefiero las distancias del ‘usted’ a las clases de pluscuamperfectización sintáctica que me has largado.

Chousa da Alcandra dijo...

Riiiiiiiiiiiiinnnng.
Niños: el recreo!!!

Gabriela dijo...

Belleza extraordinaria
Eres afortunada