10 marzo 2016

Detrás de las fotografías








Todas estas fotografías muestran una misma realidad, una durísima realidad, para ser exactos: la que viven miles de personas refugiadas que huyen de la guerra. Todos conocemos el drama de los refugiados sirios, pero no todos somos sensibles al sufrimiento que estas personas están pasando, esas calamidades que no tenían que haberse producido jamás.

Estamos ante una cifra de exiliados comparable a la ocurrida tras la II Guerra Mundial y ante un drama humano de enormes dimensiones, que parece invisible para los dirigentes europeos. La enorme falta de sensibilidad, las leyes injustas en materia de inmigración, la violación sistemática de los derechos humanos y de la convención de Ginebra por parte de la UE es vergonzosa y la gestión política es un enorme fracaso. Eso es lo que vemos a través de las noticias cargadas de imágenes como las que he seleccionado aquí.

Detrás de las fotografías están las personas, y también los datos.Ayer, sin ir más lejos, escuchaba un espacio informativo en el que se presentaban unos porcentajes sobre lo que preocupa a los españoles y en los primeros cinco puestos nadie mencionó el drama de los refugiados sirios. Eso me entristeció profundamente. Soy consciente del momento político que vivimos, he sido víctima, como millones de españoles, de los cuatro últimos años del gobierno de mayoría absoluta del P.P, del turno de partidos, del "más de lo mismo" y todo lo demás, pero, ¿es posible que entre los encuestados nadie tuviera en cuenta la situación que viven estas personas desesperadas?. Nuestra situación, aunque grave, no se aproxima en absoluto a la de miles de seres humanos que cada día se aferran a supervivencia, nada más y nada menos que eso...

Acto seguido de los datos,se informaba que muchos refugiados quieren volver a Siria, a pesar de la guerra y del coste económico y humano que habían pagado para llegar a Europa. Su nivel de sufrimiento, pensé, debía ser tan abrumadoramente alto que estaban dispuestos a volver a un país fantasma atrapado en la barbarie de la guerra y la desolación.

Esta semana que acaba hemos asistido a otra reunión de los trajeados y ocupados dirigentes comunitarios y el resultado ya estaba claro de antemano: cierre de fronteras, desmantelamiento de campamentos, deportaciones y el uso de la fuerza si es preciso para que los refugiados respeten las fronteras. No hay palabras para cuestionar esta injusta e inhumana decisión.

La esperanza está en los voluntarios, en las Organizaciones No Gubernamentales, en la sensibilidad del ciudadano anónimo... Nunca en los políticos ni en las cifras macroeconómicas. Nunca.

Puedes firmar aquí para evitar el vergonzoso acuerdo de la UE y Turquía que, básicamente, viola el Convenio sobre refugiados y que tienen pensando firmar esta semana.

11 comentarios:

Ginebra dijo...

He enlazado una fantástico trabajo de MSF titulado "la ruta de Siria a Europa", merece la pena visualizarlo entero y también merece la pena hacer un pequeño esfuerzo económico y aportar un donativo o hacerse socio de esta ONG que está justo en el meollo del problema con un personal formidable.
La única esperanza, insisto, de miles de personas está en el trabajo de voluntarios y organizaciones no gubernamentales como MSF y otras.

ñOCO Le bOLO dijo...


Mi voz...
¿Y que te puedo decir que tú no hayas dicho tan acertadamente? Tienes razón, la poca fe que hayamos tenido en los politicos se ha ido desvaneciendo con el paso de los años, con el paso de 'orden democrático de la vieja Europa'
Nos tenemos que agarrar a las ONGs, en mayor o menor medida, dado que son las únicas que permanecen en la brecha, en muchos casos con el simple apoyo económicos de algunos de nosotros, apoyo siempre insuficiente en lo personal... y en lo económico.
Me gustaría ver un mundo en el que la conducta de los políticos, en algunas de sus decisiones, fueran condenadas como crímenes de lesa humanidad, dado que sus decisiones no son humanas.

No me olvido de las fotos, que son magníficas. Y si que es triste que sean magníficas por retratar sus miserias, solo superadas por las nuestras, en lo moral.

Un beso M

· LMA · & · CR ·

Libellus dijo...

El sueño de una vida mejor los impulsa hacia el alambre de púas. Concertinas made in Spain: la macabra aportación española a la crisis de los refugiados.

Ginebra dijo...

A mí también me gustaría ver a los políticos nacionales y europeos sentados en el banquillo de los acusados por delitos de lesa humanidad, es que yo creo que ya han demostrado de sobra no sólo su inoperancia (eso no es un delito, es otra cosa) sino también sus sistemáticas violaciones de la Convención de Ginebra, Ñoco.

Desde luego España sabe mucho de concertinas, no me extraña que las fabrique y las exporte, Libellus, ya tenemos experiencia con las que nuestro gobierno tiene en Ceuta y Melilla...
No obstante, en este asunto de refugiados sirios tienen culpa absolutamente todos, me parecen una pandilla de hipócritas por decirles algo suave... por lo que me toca como española siento vergüenza de los que me representan (ahora en funciones, a ver si se van a tomar por ... de una ... vez).

Gabriela dijo...

La verdad es que es terrible. Me lleva a reflexionar sobre porque estos engendros políticos nos representan... La falta de solidaridad y compromiso, creo que excede a la clase gobernante, por aquí, cualquier vecino muestra la hilacha, y siento que todos estamos involucrados en estos desmanes. Las minorías parecen lo alcanzar con su voz para las protestas, y es más ya tenemos "regulación" de las manifestaciones en Argentina.

Ginebra dijo...

Vaya, parece que "los malos usos" se exportan y se imponen en cualquier parte del Planeta, en realidad, Gaby, la falta de democracia es algo común en todos los continentes, comenzando por Europa. Aquí este gobierno impuso la Ley Mordaza, por la cual las personas que se manifiestan (no importa que sea por un hecho justo) serán multadas y pueden tener pena de cárcel... Eso, dicen, para mantener el orden y la seguridad en la vía pública, ¡es increíble!. El gobierno argentino, el español, el de aquí y el de allá, en realidad impone su propio orden violando el derecho de reunión y manifestación...

En cuanto a la falta de solidaridad clama al cielo. Nuestro gobierno en funciones aún titubea si contar con los otros grupos políticos en este vergonzoso acuerdo contra los refugiados. El PP ha dicho sí al acuerdo UE y Turquía y así lo hará saber en Bruselas, aunque casi todas las fuerzas del Congreso están en contra... ¿democracia?.

Os dejo aquí el enlace de Amnistía Internacional para que firméis en contra del vergonzoso acuerdo que la UE y Turquía van a firmar inminentemente

Besos, Gaby.

Alí Reyes dijo...

Qué triste, de verdad

Ginebra dijo...

El acuerdo UE-Turquía se ha firmado y eso es un golpe a los derechos humanos. Europa ha perdido sus valores éticos y ahora es un desierto moral. Ese acuerdo, según MSF y Amnistía Internacional hará más difícil la situación de los refugiados y dará alas a los traficantes de personas. Turquía consigue 6000 millones de euros ( dicen q para ayudar a lis refugiados, !por favor, no se lo creen ni ellos!!! Así como vía libre para una posible adhesión a la UE. Un país que viola los derechos humanos será otro futuro socio. Mercadeo e hipocresía... Eso es lo que tenemos. Las personas asiladas enferman o mueren. Esta deuda histórica con los refugiados es demoledora....

Chousa da Alcandra dijo...

Cada imagen es una denuncia ante la faltal más básica de Humanidad por parte de esta Europa que presume de cuna de civilizaciones y maestra de la democracia. Tremendo

Hai un sinfín de imágenes cargadas con el dolor y la tragedia de estas personas; en estos días me ha quedado en mi mente la de una niña que llora con la cabecita hundida en el barro, porque su padre le ha tenido que afeitar el pelo para prevenir los piojos.
De verdad es posible que no seamos capaces de contener tanto dolor?

Ginebra dijo...

La imagen de la niña a la que su padre afeitaba la cabecita es desgarradora. Supongo o puedo entender lo que una niña siente cuando le rapan la cabeza y pierde su cabello.La vergüenza.
Pues se ve, querido Chousa, que No, que no somos capaces de contener este inmenso dolor, creo que más bien es todo lo contrario...
Besos

volvo dijo...

No sé qué podría añadir, Ginebra, lo único... que siento una gran pena y muchísima vergüenza, y también que creo que éramos más solidarios cuando éramos "más humildes". A este respecto, dada la creciente inseguridad que se vive en el mundo, el miedo , tal vez, esté jugando su baza más potente entre la población.
El actual gobierno de esta comunidad ha querido contribuir a esta causa y no se lo han permitido los de arriba.

Te dejo un beso.