12 abril 2016

De monstruos






Terroríficamente buenos. Fotos de Ginebra

Podrían dar miedo, pero no es el caso. Estos niños, por mucho que se empeñen, no infunden esa emoción negativa; todo lo contrario, con sus caras pintadas, sus gesto, poses o miradas; su expresión en una palabra, nos acercan a ese mundo infantil que está a punto de esfumarse para conducirles a la pubertad, y de ahí, directamente, a la adolescencia... ¡otra vez!.
Les (nos) esperan cambios físicos y psicológicos, así como conductuales. Con eso contamos...

Lo que da miedo, de verdad, son los tinglados políticos y económicos que envuelven el panorama nacional: Los Papeles de Panamá, la vida y "milagros" de la Barberá, los desatinos del gobierno en funciones (sobre todo respecto de su actitud en el tema de los refugiados sirios en Europa), la corrupción, etc... Todo esto da miedo lo mires por donde los mires... La ineptitud, la incertidumbre, la vergüenza, la desfachatez, la falta de moral en una palabra y  la inquietud que todo esto  nos genera...

Ojalá todos nuestros "monstruos" fueran como estos que aparecen en las fotos... sería alentador y reconfortante, francamente, pero me temo que la realidad es otra... (¿debería cambiar el nombre a este blog?).

13 comentarios:

Sergio DS dijo...

Me encanta el miedo que dan.
;)

Gabriela dijo...

transformar los miedos...

(Geniales!)

Alí Reyes dijo...

¡Uy! no me quiero ni asomar

Libellus dijo...

Con el tiempo, muchos de esos “monstruos adorables” llamados niños perderán el adjetivo y se quedarán en ‘monstruos' a secas. Los futuros portadores de la ineptitud, la desvergüenza, la desfachatez...
Así que no me parece mala idea esa de cambiar el nombre del blog.
¿Qué tal “La morada de las ilusiones”?

"El Gruñu" dijo...

¿Cómo es que, siendo tan adorables los niños, son tan estúpidos de mayores?
Debe ser fruto de la Educación (Pública:)

"La Chancalaera" dijo...

Entro, deposito un haiku de Kobayashi Issa...

Mientras nos mudamos
de una cuna a un ataúd…
¡Cuánta palabrería inútil!


Y me voy por donde he venido.

volvo dijo...

Antes de llegar a la adolescencia, el 80% (por poner una cifra) somos adorables. Después de esa etapa... el porcentaje, misteriosamente, se invierte.
Yo no cambiaría el nombre, siempre aporta algo de esperanza encontrarse de vez en cuando con esa maravillosa palabra.

Te dejo un beso.

Chousa da Alcandra dijo...

A ellos se les ve a las leguas que son "monstruiños". Será una pena que crezcan?

En mi opinión, cuantos más tinglados políticos se vislumbren, cuantos más papeles panameños podamos leer, cuantos más desatinos gubernamentales conozcamos de nuestros gobiernos (en funciones o en ejecuciones)...más me mola y más razón de ser tiene el nombre de tu blog.


Bicos

Ginebra dijo...

Rousseau, filósofo ilustrado del siglo XVIII, habló de la bondad innata del hombre y de cómo la sociedad era la causante de que éste, el hombre, pierda su humanidad y se convierta en un ser depravado, cruel, malo, etc... También habló de la necesidad de educar a los niños prestando atención a la autonomía de éstos y a la libertad personal para tratar de que esa bondad innata no se perdiera y crear una sociedad justa y solidaria formada por ciudadanos educados, conscientes y moralmente buenos...

Siempre me han gustado las ideas de este hombre, un gran pensador, y estoy de acuerdo con él. Nacemos buenos y justos y empeoramos según la educación y las vivencias, según las circunstancias y el contexto en el que nos vemos inmersos desde la más tierna infancia, habrá excepciones, claro, estoy generalizando.

Yo veo cada día el modo de actuar de los adolescentes y se nota mucho, muchísimo lo que traen de casa. Algunos traen unas normas correctas para vivir en sociedad, otros todo lo contrario; algunos traen "pesadas mochilas" o cargas familiares, cicatrices, difíciles de superar.
Intuyo desde el principio lo que puede haber detrás y, cuando consigo que me cuenten, no me he equivocado mucho en según qué casos...
Somos lo que hemos vivido y lo que seguimos viviendo, por eso es necesario que los niños tengan una infancia feliz. Evitaríamos monstruos y esa inversión porcentual negativa de la que habláis si los niños no sufrieran porque muchos de ellos viven en sus casas verdaderas "películas de terror".

Gracias a todos y todas por venir y comentar.
Buena semana para tod@s

ñOCO Le bOLO dijo...


Mi palabra es que...
esos monstruos no pueden dar miedo, ni podrán si reciben una cuidada educación en valores. O sea, las estupendas fotos inspiran una sonrisa de envidia, añorando esos tiempos.
Tienes razón en la segunda parte de tu post. Miedo nos dan ahora, y más podrán darnos, los señores de la guerra y del comercio, los que manejan los hilos invisibles, que no invisibles, de nuestras existencias. Por eso, por nosotros, y por tus pequeños monstruos, la lucha y resistencia sigue en pie. Cada uno aporta lo que puede, pero muchos granos hacen granero.

Un beso

· LMA · & · CR ·

Sara dijo...

Totalmente de acuerdo Maribel contigo en todo, en todito... sólo una apreciación , da tanto miedo, idéntico miedo... la nueva casta que llega para suplir a la que ya está instalada, no te olvides nunca de mencionar esto, que también mete mucho miedo, al menos a mi, me da miedo la instalada y la que llega, ya han demostrado a que vienen y por quien vienen pagados, a quienes apoyan y por quienes son apoyados...que gracias a los momentos que vivimos tenemos información FIDEDIGNA de todos, de lo que hacen unos y de lo que hacen otros. A mi me dan terror tod@s, pero también te digo una cosa...estoy convencida que en política gente buen la hay, en todos los partidos...sólo tienen que exigir llegar a los que tan bien están instalados desde hace tiempo o pretenden instalarse para HACER LAS COSAS DE OTRA MANERA PERO IGUAL DE MAL.
Sabes el otro día me llegó Galeano a las manos y me acordé mucho de ti, con su frase:La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.
Sigamos caminando Maribel sigamos. Te dejo mi abrazotedecisivo guapa Jerteña.

Ginebra dijo...

Muchos granos hacen granero, eso es, Ñoco y por ese mensaje seguimos ahí, haciendo lo que nos dicta nuestra conciencia, que en la mayoría de los casos no se corresponde con lo que hace la mayoría.
En fin... besos

Sara, claro que en todos los partidos políticos, como en todos los ámbitos de la vida y de la sociedad hay gente buena...Menos mal que están ahí, que estamos ahí... Yo critico a los que han demostrado su inoperancia y, sobre todo, su mal gobierno y corrupción porque han estado gobernando muchas legislaturas. Lo que tenemos hoy ya existía en el bipartidismo del siglo XIX, es más de lo mismo. Cuando el gobierno cambie y haya una relevancia y hagan las cosas mal, como ahora, les criticaré igualmente. Pero hasta ahora no han tenido oportunidad de gobernar, por lo tanto no puedo hacerles una crítica y tampoco puedo probar su modo de financiación. Yo llevo votando al mismo partido desde que cumplí 18 años y aún no ha gobernado (con el sistema electoral actual no creo que puedan hacerlo),así es que tienen toda mi confianza, Si la cagan no les votaré y les criticaré.

Besos y buenas noches.

Sara Alonso Rodríguez dijo...

Muchos besos preciosa...y no me cabía ninguna duda en lo que dices.
Abrazotedecisivo otra vez