06 mayo 2016

El Bosque Envenenado II

Roble El Acarreadero. Foto de Álvaro M

Aquí estoy yo, minúscula, a los pies de D. Roble, como le llamamos en mi pueblo, junto al Acarreadero, que es su nombre propio; un roble de más de quinientos años que está catalogado por la Junta de Extremadura y que forma parte de esas joyas naturales que tenemos en la región, y concretamente entre el término municipal de Cabezabellosa y El Torno.

Es un árbol robusto, enorme, magnífico, imponente, mágico, vetusto, impresionante ... que guarda bajo sus ramas la historia de una zona geográfica, de sus gentes, de una cultura que agoniza, pero que aún conserva algunas de sus tradiciones.

Cuando era pequeña, recuerdo ir hasta ahí montada en la yegua de padre, con mi hermano. Era el sitio para festejar una especie de feria de ganado, de fiesta, en la que se tendían unas mantas y comíamos, bebíamos, bailábamos, dormíamos y lo que hiciese falta. Ahora es el límite para el paseo de los paisanos, suele decirse: "me voy hasta el roble" y todo el mundo sabe hacia dónde va (no hace falta que lleves el móvil).

Esta semana ha muerto un hermano menor del roble Acarreadero. No ha sido una muerte natural, lo han asesinado. Un arboricidio más en la lista negra. Ha sido en Barrado, el Roble  De La Solana, de trescientos años de edad, y catalogado también como árbol singular. Sus hojas no han brotado en primavera y esto ha alertado a sus vecinos que lo han comunicado al Seprona. Los habitantes de Barrado están tristes y abatidos, porque se ha ido un habitante singular de su municipio, una parte de su historia. Como se ha ido el oso Scarface en el parque de Yellowstone,  de 25 años de edad, abatido posiblemente por un cazador furtivo.

Es difícil asimilar este hecho, digerir la noticia. Es duro asumir que hay gente que puede hacer daño a un árbol así; a otros árboles, a todos los árboles; a cualquier ser vivo... con esa mala leche y esa sinrazón.

Ya hace tiempo hablé de la práctica homicida que suele ser común en este Valle: el envenenamiento de los árboles con herbicidas utilizados en el monocultivo del cerezo. La sutil muerte lenta que no cesa. La sinrazón.
He pensado mucho en el hecho, en las maneras y también en el castigo que impondría al causante, si llegara a conocerse: La misma muerte que tuvo su víctima, ni más ni menos...


12 comentarios:

Alí Reyes dijo...

¿Se puede saber cuàl fue la causa de que cortaran el hijo del roble aserradero?

Ginebra dijo...

Lo dice claramente el enlace que he puesto: NO HAY CAUSA ALGUNA, LO HA HECHO POR HACER DAÑO. Aserradero NO, Acarreadero, el nombre aserradero sería inapropiado para un árbol, ¿no crees?.
Saludos

ñOCO Le bOLO dijo...


¡Que tristeza! No me extraña tu indignación, a la que me sumo. Cuesta trabajo creer que no se pueda hacer nada, en los pueblos pequeños se saben los movimientos de todos los vecinos. Existe una falsa solidaridad entre ellos que es para nosotros una plaga.
Tal vez la autoridad competente pudiera sancionar con la pérdida de ayudas a la agricultura en las zonas donde se produzcan este tipo de desastres. Soluciones tendrá que haber... o habrá que buscarlas.

Un beso

· LMA · & · CR ·

Ginebra dijo...

Pues sí, Ñoco, es un hecho que reviste una enorme tristeza. A mí me parece que habría que endurecer las penas contra el asesinato de seres vivos, también con el maltrato.
Por otra parte, Medio Ambiente en Extremadura ha dado alas en los últimos cuatro años para talar robles en fincas particulares que estuviesen en una cota de altitud dónde antes se prohibía la tala... Si los poderes públicos no se interesan por la naturaleza, pues al final estamos como estamos.
En fin, ojalá encuentren al culpable, pero lo dudo, entre otras cosas por lo que apuntas.
Por cierto, creo que había otro comentario tuyo que no se ha publicado, le he dado a publicar y parece que se ha eliminado. Tal vez haya sido culpa mía, lo siento, amigo.
muchos besos

Transgénico dijo...

Bonito castaño (la autora de este blog siempre ha tenido serias dificultades para distinguir las diferentes especies de árboles caducifolios) y magnífica, imponente, mágica e impresionante, la minúscula inflorescencia que se adivina (porque ver, lo que se dice ver, ná de ná) bajo sus ramas. No me extraña que la hayan rodeado con una cerca como se hace con las obras de arte en los museos.

Ginebra dijo...

Desde luego, no te tomas en serio nada, no???
Lo minúsculo no sólo era para hacer más presente la magnificencia del roble, también para apartarme de las miradas indiscretas:))
Besos

Gabriela dijo...

que tristeza enorme....
Aquí, sin ir mas lejos, en mi propio jardín la última primavera mi Ginkgo biloba no reverdeció... hubo una gran sequía el año anterior y propicio un hongo que lo liquida rápidamente, no erra tan longevo como el que cuentas, perro 35 añitos tenía.
Amo los árboles añosos, aquí en Sudamérica,ya se hizo un desastre irreparable.

No sé si estaremos sin cerebro, pero a veces parece...

Ginebra dijo...

Pues sí, eso parece, que el homo sapiens sapiens no es tan sapiens como su nombre indica, Gabriela... hay algunos especímenes que se quedaron en el principio de la evolución homínida o ni eso.
Un fuerte abrazo

Chousa da Alcandra dijo...

Son magníficos esos árboles. Majestuosos y llenos de vitalidad. Irradian vigor y fuerza, a la vez que ofrecen protección y emanan una suerte de ternura.
El castaño que es mi avatar quiere hermanarse con el roble del Acarreadero. Preparamos los trámites fotográficos para el evento?

Minúscula pero acentuada, que se te ve muy lozana sobre la valla. Vaya que si!. La próxima vez que poses para nosotros hazlo con una cria de árbol y que sea ella quien se sienta minúscula. Puedes ponerle las gafas de sol.

Ginebra dijo...

Los castaños me gustan incluso más que los robles, y ¿qué me dices de una gran encina o un gran alcornoque?... Bueno, un árbol sería mi avatar si no existiesen los caballos :)))
Siempre seremos minúsculos al lado de estos vetustos árboles, si les dejan seguir cumpliendo años, claro...
Muchos besos, Chousa

Sara dijo...

Los árboles son seres sagrados para mi, grandiosos, bondadosos, especiales, superiores, ¿y sabes?, hace poquito me enteré que al llegar la noche se inclinan un poquito hacia adelante y duermen, ¿lo sabias Maribel? ellos duermen y necesitan descansar también, los adoro, pediría mil vidas para poder abrazarles a todos.
Esta entrada me ha entristecido, somos seres ruines.
Mi abrazotedecisivo

Ginebra dijo...

Pues no sabía ese dato tan interesante, Sara.Es curiosísimo.
También yo abrazo a los árboles para intentar contagiarme de su energía siempre positiva.
Besos