16 octubre 2016

"Galopa y se aleja"

Paisaje tormentoso. Foto de Ginebra
El pasto, la encina, alambre de espino, las nubes corpóreas y, al fondo, la sierra.
Me espera un caballo esquivo que galopa y se aleja. Miro al cielo e intuyo que se avecina tormenta.No me gusta su juego.Consigo, sin demasiado esfuerzo, calmar su ímpetu y, aunque receloso, me deja que me acerque. Le hablo despacio, imprimiéndole cierta confianza.Intuyo sus dudas.

Le cojo la crin con la mano izquierda y, muy despacio, le acaricio el cuello y la frente.Nos miramos a los ojos y, rendido, bufa.Resopla como hago yo cuando estoy cabreada o no me sale algo en lo que he puesto mi empeño.
Al trote salgo en busca de la lluvia... Por fin la encuentro. Por fin, llueve.Va calmando su bravura inicial, supongo que se va relajando a medida que el paseo se alarga. Trotamos, a ratos galopamos y me paro y, desde la grupa, me acerco a su oreja y le digo que, a pesar de todo, le quiero.

14 comentarios:

Alí Reyes dijo...

La relación del hombre y el caballo es más que intuitiva

ñOCO Le bOLO dijo...


Regresando… poco a poco
La tristeza de la foto se acompasa con la intimidad del 'diálogo' con el caballo.
La relación del noble animal y su dueño va mucho más allá que la relación con una simple mascota. Creo entenderte.

Un beso, M.

· LMA · & · CR ·

Ginebra dijo...

No sé como serán las relaciones entre un humano y una mascota. No tengo mascotas, no porque no quiera (que me encantaría)sino porque las circunstancias hacen que sea imposible (como los amores imposibles o platónicos: una quiere pero no puede... de los platánicos, pues a veces también se quieren y no se puede).
De lo que sí puedo hablar (por eso hablo) es de la relación entre humanos (en mi caso yo misma) y caballos (puedo hablar de mi caballo concretamente) y es una relación especial que tiene mucho de "tira y afloja"... Hay que tener en cuenta que cada humano es diferente y , como tal, se relaciona de una forma personal y distinta a los demás...A los caballos también les pasa eso: no todos son iguales y , por tanto, el comportamiento cambia; aunque siguen o pueden seguir unos patrones similares, en eso también se parecen a nosotros(la especie algo en común tendrá, digo yo).

Una foto triste para unas expectativas no cumplidas... eso pasa por tener expectativas, me digo a mí misma... pero "dándole la vuelta al calcetín", he de decir que nuestra relación progresa o evoluciona, de un modo distinto del que tenía en mente, pero progresa y eso ya es algo...

No voy a confesar qué me dijo cuando le susurré "te quiero" a la oreja (esas orejas móviles que tienen los equinos, que es su sentido más desarrollado , en mi opinión)... eso queda en la más profunda intimidad en esta relación... porque los caballos no hablan, pero es que no les hace falta:)...

Besos

Torcuato dijo...


Bello y noble animal el caballo... bueno, en realidad todos los seres lo son. El humano también aunque con los disfraces que siempre
viste es difícil darse cuenta
Besos Ginebra











Ginebra dijo...

Bueno, Torcuato, yo tengo mis dudas sobre que todos los "seres humanos" sea buenas personas, con el panorama tan lamentable que abre nuestros noticieros, no me atrevería a responder que todo el "mundo es bueno", pero es reconfortante observar que no todo el mundo piensa igual...:)
Besos

Bueno, Eólico, no creo que haya respondido con ninguna arenga, quizá tú lo has percibido así, pero yo también trataba de poner mi clave de humor... será que tenemos "humores" distintos, y "sentidos del humor" distintos también...
Yo creo que montar a caballo se te daría bien: sabes utilizar la fusta, clavas bien la espuela y , además, sabes lo que es dar coces:))).
jijijiji

Ginebra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gabriela dijo...

Una delicia la secuencia en tu relato, la ternura de la caricia y aún así demora para confiar.
Tira y afloja es la verdad de las relaciones, para mi.
La música se hizo mágico detalle.
Gracias!

Ginebra dijo...

Ciertamente lo del "tira y afloja" está presente en casi todas las relaciones personales y/o interpersonales.Debemos asumirlo, aunque sea una práctica un tanto agotadora psicológicamente. Ese "estar en guardia" constante tiene sus más y sus menos. ¡Cuántas relaciones se han ido por el desagüe por este motivo!.... y algunas causan más pena o tristeza cuando se van o desparecen que otras...

El tema musical es brillante, en mi opinión.
Besos

Sara dijo...

IMPRESIONANTE Maribel, el caballo es mi animal preferido y me iré con una pena muy grande de este mundo, no haber sido una estupenda amazona,aunque bien pensado no tiene porqué ser así...aún estoy a tiempo...los adoro!! cada vez que voy de ruta al monte y los encuentro en sus pastos, libres, con esas crines al viento, no puedo por menos que acercarme y acariciarles, me parece el animal más bello y extraordinario de este mundo.
Precioso tu post de hoy por todo, por lo que cuentas, trasmites, y haces sentir.
Mi abrazotedecisivo guapa

Ginebra dijo...

Pues claro que estás a tiempo, para montar a caballo siempre se está a tiempo y tú estás en forma (sólo hay que ver las rutas que haces) así es que no lo pienses más y apúntate a una escuela de equitación para aprender manejo y técnica, no te llevará mucho. Luego, cuando hayas aprendido lo básico y la postura correcta que tienes que tener, un poco los mensajes del caballo, etc) puedes montar en el campo, como hago yo, incluso tener tu propio caballo, como tengo yo... El coste no es alto, el mantenimiento casi nos lo brinda la propia naturaleza con la lluvia, el pasto, etc) si te conformas con un caballo normalito y con una buena doma (ya se encargará él o ella de irla perdiendo a medida que esté en su entorno natural y lo montes mucho menos de lo que quisieras), y entonces disfrutarás verdaderamente de los caballo y , de paso, verás la naturaleza desde otra óptica (o desde una grupa;), Lánzate a este reto, no te arrepentirás.
Hay buenos precios en el mercado, sólo hay que acertar...
Besos

virgi dijo...

Un hermoso placer el que disfrutas, Ginebra. Imagino que un paseo a caballo debe ser maravilloso. Y también imagino que con la fama que tiene de noble, será muy interesante la relación entre los dos.
Y preciosa la foto, sugiere mucho: soledad, misterio, libertad, relajación, vida...
Un fuerte abrazo.

Ginebra dijo...

Imaginas bien, Virgi: es maravilloso. En otoño diría que "sublime", más si ha llovido o llueve. Las grullas ya están aquí.
Y la relación con los equinos siempre es positiva (a menos que te caigas o te lleves una coz) no en vano son utilizados en terapias para síndromes de asperge, discapacidades varias, etc...
Besos

Sergio DS dijo...

Me encantaría saber montar a caballo y ser capaz de vivir esa sensación, esa conexión.

Besos.

Ginebra dijo...

Siempre estás a tiempo, Sergio. Y si te es imposible tener caballo porque vivas lejos de un entorno rural, monta en moto:))) no es lo mismo, pero seguro que también tiene su puntito.
Besos