08 octubre 2016

"Tiene la magia"

Patti Smith, Horses- Foto de Robert Mapplethorpe
(...) Nunca cupo la menor duda de que Robert fotografiaría mi retrato para la carátula de Horses, mi espada acústica envainada en una imagen suya.
Yo no tenía idea preconcebida de cómo sería, sólo sabía que debía ser auténtica. Lo único que prometí a Robert es que llevaría una camisa blanca sin ninguna mancha.
Fui al Ejército de Salvación de Bowery y compré un montón de camisas blancas. Algunas me estaban grandes, pero la que más me gustaba estaba muy bien planchada y tenía un monograma debajo del bolsillo. Con ella puesta me recordaba una fotografía de Jean Genet sacada por Brassaï...).

Robert quería fotografiarme en el ático de la Quinta Avenida donde vivía con Sam Wagstaff porque estaba bañado de luz natural. La ventana del chaflán proyectaba una sombra que dibujaba un triángulo de luz y Robert quería utilizarlo en la fotografía.

Me levanté de la cama y me di cuenta de que era tarde. Me di prisa en realizar mi ritual matutino (...) Robert vino a buscarme. Estaba preocupado porque había muchas nubes. Terminé de vestirme: pantalones pitillos negros, calcetines blancos de hilo y zapatillas de ballet negras. Añadí mi cinta preferida y Robert me limpió las migas de la chaqueta negra.

Salimos a la calle. Robert tenía hambre, pero se negó a comerse mis bocadillos de anchoas, así que terminamos comiendo gachas con huevos en el Pink Tea Cup. El tiempo fue pasando sin apenas darnos cuenta.

Estaba nublado y oscuro y Robert miraba continuamente el cielo por si salía el sol. Al fin, por la tarde, comenzó a despejar. Cruzamos Washington Square justo cuando el cielo amenzaba con volver a oscurecerse. Robert temió que se desvaneciera aquella luz e hicimos el resto del trayecto hacia la Quinta Avenida corriendo.

La luz ya estaba desapareciendo. Robert no tenía asistente. No habíamos hablado de lo que haríamos ni de cómo debía ser la fotografía. Él la haría, yo posaría.
Yo tenía pensada mi imagen. Él tenía pensada la luz. Nada más.

El apartamento de Sam era espartano e íntegramente blanco, estaba casi vacía y tenía un alto aguacate junto a la ventana que daba a la Quinta Avenida. Había un prisma enorme que refractaba la luz, descomponiéndola en arco iris que se proyectaban en una pared con un radiador blanco enfrente. Robert me colocó junto al triángulo.Las manos le temblaban mientras se preparaba para disparar. Me quedé quieta.

Las nubes iban y venían. A su fotómetro le ocurrió algo y él se puso un poco nervioso. Hizo unas cuantas fotografías. Dejó el fotómetro, pasó una nube y el triángulo desapareció.
-Sabes, me encanta la blancura de la camisa. ¿puedes quitarte la chaqueta?, dijo.
Me eché la chaqueta al hombro, como Frank Sinatra. Estaba llena de referencias. Él estaba lleno de luz y sombra.
-Ha vuelto, dijo.
Hizo unas cuantas fotografías más.
- La tengo.
-¿Cómo lo sabes?
-Lo sé.

Ese día sacó doce fotografías.
Unos días después me enseñó la hoja de contactos.
"Esta es la que tiene la magia", dijo.
Cuando ahora la miro, no me veo nunca a mí. Nos veo a los dos.

(Patti Smith, "Éramos unos niños", editorial Lumen, 2010)

7 comentarios:

Sergio DS dijo...

No quiero conocer el relato de su serie de hombres desnudos bien dotados, aunque sabiendo de las últimas burdas "proezas" futbolíticas... Penita.
:)

Bromas aparte, ambos, retratada y retratista, fueron unos adelantados a su tiempo.
Un beso.

Ginebra dijo...

Dos enormes artistas, aún nos queda Patti, impresionante su concierto homenaje a Horses este verano en julio, en el Botánico de Madrid, por cierto... Una pareja excepcional. El libro me lo recomendó un buen amigo y no me ha defraudado en absoluto. Patti es una estupenda poeta y narradora y Mapplethorpe fue un fotógrafo atrevido y atraído por la luz. Me encanta esta pareja. El libro totalmente recomendable.
Besos

Ginebra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La utopía de Irma dijo...

Me ha encantado, de hecho creo que siempre me han encantado los dos, me quedé con ganas de ir a ver "a la Patti" este verano, pero bueno...

Besines utópicos, Irma.-

virgi dijo...

Una mujer increíble, fuera de modas y corrientes. Admirable.
Y precioso el texto, veré si lo encuentro.
Besitos

Ginebra dijo...

Sí, ciertamente eran tal para cual, hacían buena pareja, y por lo que comenta Patti en su biografía, eran muy buenos amigos.
Te hubiese encantado, Irma.

Virgi, acaba de sacar una especie de "segunda parte", sin ser una segunda parte al uso. Éste lo encuentras en la biblioteca pública, seguramente, al menos yo lo encontré, pero me lo voy a comprar para tenerlo.Me gustó.
Besos
p.d. También tiene un pequeño libro llamado "El Mar de Coral", es prosa poética, también me gustó.

ñOCO Le bOLO dijo...


Sin duda... ¿como iba a dudarlo? una excelente fotografía.
La luz lo es todo y las fotos hay que verlas antes, días antes. Lo demás es llegar y aprovechar el momento.
Pues si... éramos niños y tratamos de seguir siéndolo.

Un beso

· LMA · & · CR ·